¿Cómo identificar si mi hijo tiene alergia o está resfriado?

En ocasiones, resulta complicado lograr diferenciar un cuadro de alergia respecto de un resfriado, ya que ambos comparten varias similitudes. Aquí te contamos todo lo que debes saber para diferenciarlos.
¿Cómo identificar si mi hijo tiene alergia o está resfriado?
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 25 agosto, 2023

Las afecciones de las vías respiratorias altas, como la alergia y el resfriado, suelen confundirse bastante en los niños. De hecho, los síntomas de ambos se superponen con bastante frecuencia, pero también existen diferencias contundentes para saber reconocerlos y tratarlas de la mejor manera. Para saber si tu hijo tiene alergia o está resfriado, aquí te detallamos todo lo que debes saber.

En primer lugar, es importante comprender que tanto la alergia como el resfriado son afecciones comunes en los niños y pueden manifestarse con síntomas similares, como congestión nasal, estornudos y secreción nasal.

Sin embargo, hay algunas características distintivas que pueden ayudarte a diferenciar entre ambos.

¿Cuáles son las diferencias entre la alergia y el resfriado?

La American Academy of Pediatrics señala como síntomas iniciales de las alergias o fiebre del heno los siguientes:

  • Picazón de los ojos, nariz, oídos o boca.
  • Secreción nasal transparente y acuosa.
  • Estornudos espasmódicos.

Por otro lado, el resfrío es provocado por diferentes tipos de virus. Si bien los síntomas y la gravedad pueden variar, los diferentes tipos de resfríos pueden compartir algunas características. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que un adulto sano promedio padece 2 o 3 resfríos por año.

El resfriado no suele provocar erupciones o picazón ocular, lo que permite su diferenciación rápida respecto a una alergia. El tiempo de duración de ambos cuadros también es diferente, ya que la recuperación de un resfriado suele ser más rápida, entre 7 a 10 días.

Por lo contrario, las alergias no desaparecerán a menos que se elimine el factor desencadenante o reciba el tratamiento. Entonces, tienden a provocar síntomas durante 2 o 3 semanas.

¿Cómo prevenir las alergias?

Las alergias suceden cuando el sistema inmunitario reacciona de manera adversa a determinadas sustancias, denominadas «alérgenos estacionales». Los más frecuentes incluyen los siguientes:

  • Polen de los árboles.
  • Ácaros del polvo.
  • Moho.
  • Caspa de animales domésticos.
  • Alimentos (maní, nueces, leche y huevos).

Las alergias no son contagiosas, ya que se debe tener sensibilidad a una sustancia para desarrollar la reacción. Mientras que los resfriados se transmiten por medio de las gotitas del virus que el niño arroja cuando estornuda o tose durante el resfrío.



Síntomas y tratamiento de las alergias y resfriados

Los resfriados y las alergias comparten algunos síntomas comunes, como los siguientes:

Lo más probable es que los resfriados provoquen fatiga, dolor de garganta, dolores corporales y nariz congestionada. Incluso, los cuadros más graves también pueden causar cefalea y fiebre. Mientras que las alergias también ocasionan picazón de ojos, sibilancias y erupciones cutáneas, como urticaria o eccema.

¿Existen opciones terapéuticas?

El resfriado se resuelve con el paso del tiempo. En este caso, los antibióticos no serán de utilidad, ya que eliminan bacterias y no virus. Por lo tanto, en la mayoría de las ocasiones, la única opción terapéutica es beber mucho líquido y descansar.

No obstante, algunos fármacos pueden contribuir a aliviar los síntomas mientras el cuadro sigue su evolución. El ibuprofeno, el paracetamol, los aerosoles nasales descongestivos y los jarabes para la tos pueden ser grandes aliados, siempre y cuando estén bajo prescripción del pediatra.

En el caso de las alergias, una forma efectiva de prevenir los síntomas es evitar los factores desencadenantes. Si esto no es posible, se puede tomar medicamentos bajo la recomendación del pediatra para disminuir los síntomas.

Los antihistamínicos y los niños

Siempre se debe consultar al médico antes de tomar cualquier fármaco de venta libre para el resfriado. Además, no se aconseja el uso de medicamentos para el resfriado durante períodos de tiempo prolongados.

Los antihistamínicos actúan bloqueando los efectos de la histamina. Si bien son considerados de venta libre, se debe tener en cuenta que la FDA no recomienda su uso en niños menores de dos años (en especial en recién nacidos), al menos sin la autorización de un pediatra.

De hecho, de acuerdo con una publicación de la Pediatric Allergy and Inmunology, faltan muchos estudios sobre la seguridad de los antihistamínicos en niños menores de 2 años. Asimismo, los bebés tienen un sistema inmunitario que aún no se encuentra desarrollado por completo, por lo que está más predispuesto a los efectos secundarios.



¿Cuándo se aconseja ir al médico?

En general, no se requiere acudir al médico por un resfriado. No obstante, cuando los síntomas de un resfriado duran más de 10 días, se aconseja hacerlo, ya que puede culminar en una infección más grave, como neumonía, sinusitis o bronquitis.

Tanto las alergias como los resfriados pueden hacer que las bacterias y los virus se acumulen en las vías respiratorias inferiores y en los senos paranasales, causando infecciones más severas.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades aconsejan concurrir con el especialista en los siguientes casos:

  • Los síntomas duran más de 10 días.
  • Niño de 3 meses o menos tiene resfriado con letargo, fiebre o ambos.
  • Síntomas graves o inusuales.
  • Existe un alto riesgo de complicaciones (enfermedad cardíaca o sistema inmunitario comprometido).

El resfriado y la alergia, tan diferentes y tan similares a la vez

Si bien algunos de los síntomas del resfriado y de la alergia son muy semejantes, se trata de dos afecciones de salud diferentes entre sí. Por esto, determinar cuál condición se tiene puede ayudar en la indicación del tratamiento adecuado, para sentirse mejor más rápido.

Si los síntomas no mejoran con el tratamiento, o si se desarrolla fiebre o sarpullido, se recomienda consultar a un especialista para descartar una condición médica severa.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.