Cómo prevenir el resfriado en niños

Silvia Zaragoza · 11 octubre, 2019
Con la llegada del frío, es normal que los niños cojan un resfriado. Y, aunque existen todo tipo de remedios, no todos funcionan.

Con la llegada del frío, es más fácil que aparezca el resfriado en niños y también en personas mayores. El principal motivo es por una falta en el desarrollo o el funcionamiento del sistema inmune. A continuación, te contamos cómo funciona.

Conociendo más a fondo el sistema inmune

El sistema inmune está formado por un conjunto de órganos y células responsables de luchar contra el ataque de los virus y microorganismos. Al mínimo contacto con cualquier agente externo desconocido, se activa, desencadenando la reacción en cadena de distintas células. Nos referimos a los macrófagos, los linfocitos y los anticuerpos.

Algunas de éstas células generan sustancias para destruir a los virus y originar los síntomas característicos del resfriado, como:

  • Los mocos y la congestión nasal.
  • La fiebre.
  • El dolor de cabeza y cansancio.
  • El dolor de garganta y la tos.Niño resfriado sonándose la nariz con un pañuelo.

Vitamina C y resfriado en niños

Aunque la idea de que la vitamina C sea indispensable para evitar el resfriado esté muy extendida, no existe evidencia suficiente para suplementarse o aumentar su consumo. Lo que sí han podido demostrar es que esta vitamina reduce la duración del resfriado y de la severidad de los síntomas por el efecto antioxidante.

Además, los únicos que pueden evitar la aparición del resfriado al tomar una mayor cantidad de vitamina C son los deportistas por el alto estrés al que están sometidos.

Antioxidantes y resfriado en niños

Además de la vitamina C, existen otras vitaminas y minerales que intervienen en la lucha contra las infecciones y el resfriado. Estas son la vitamina E, el selenio y el zinc. Realmente, su función es neutralizar los radicales libres que se generan en el organismo a causa del estrés y las reacciones celulares producidas a lo largo del día. En este sentido, activan los anticuerpos y los linfocitos para atacar a los virus.

Alimentación y refriado en niños

Llegados a este punto, llevar a cabo una alimentación saludable basada en frutas, verduras y hortalizas es fundamental para evitar el resfriado en niños y en cualquier persona. Es la manera de que las defensas funcionen correctamente.Niña en la cama con un resfriado.

Otros grupos de alimentos que han de tomarse son los frutos secos sin sal, puesto que nos aportan selenio, vitamina E y magnesio. Incluso, complementar las comidas con una cucharada de semillas (sésamo y calabaza, principalmente). En este caso, os aconsejamos que las trituréis para poder asimilar mejor sus nutrientes.

Asimismo, recordamos que como fuente de vitamina C, aparte de las frutas cítricas (limón, naranja, mandarina y kiwi) tenemos el pimiento.

Tampoco te olvides de beber agua, caldos o sopas. ¿A que os apetece tomarlos cuando os encontráis peor? Es por la deshidratación generada por la falta de apetito, por lo que, de alguna manera, resulta reconfortante.

Y, por último, utiliza el aceite de oliva virgen extra para aliñar y cocinar, ya que es uno de los mayores antioxidantes que hay.

Como conclusión final, esperamos que pongáis en práctica estos consejos y os informéis previamente antes de recurrir a cualquier remedio casero que circule a través de internet.

  • K.Abbas, Abul; H. Lichtman, Andrew y Pillai, Shiv. Inmunología básica: funciones y trastornos del sistema inmunitario. El Sevier; 2014
  • Roitt, Ivan; J. Delves, Peter; J. Martin, Seamus y R. Burton, Dennis. Roitt Inmunología: fundamentos. Editorial Médica Panamericana; 2008.
  • Douglas, R.M.  y Hemila, H. 2005. Vitamin C for preventing and treating the common cold. PLOS Medicine 2: e168
  • Hemila, H. and Chalker, E. 2013. Vitamin C for preventing and treating the common cold. Cocrhane database of ssytematic reviews. 18(3).
  • Bucher, A y White, N. 2016. Vitamin C in the prevention of common cold. Am J Lifestyle Med, 10(3): 181-83.
  • Segurola Gurrutxaga, H., Cárdena Lagranja, G. y Burgos Peláez, R. 2016. Nutrientes e inmunidad. Nutr Clin Med, 10(1): 1-19.
  • Calders, PC. 2013. Feeding the inmune system. Pro Nutr Soc, 72 (3): 299-309.
  • Puertollano MA, Puertollano E, de Cienfuegos GÁ y de Pablo MA. 2011. Dietary antioxidants: immunity and host defense.  Curr Top Med Chem, 11(14): 1752-66.
  • Bonaventura P, Benedetti G, Albarède F, Miossec P. 2015. Zinc and its role in immunity and inflammation. Autoinmun Rev, 14(4): 277-85.
  • Maares M y Haase H. 2016. Zinc and immunity: an essential interrelation. Arch Biochem Biophys, 611: 58-65.
  • Barrett B.; Brown, R.; Rake, D.; Rabago, D.; Marchand, L; Scheder, J. et al. 2011. Placebo effects and the common cold: a randomized controlled trial. Ann Fam Med, 9(4): 312-22.