Tips para que tus hijos coman frutas y verduras

28 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Quizás ya conozcas la importancia de consumir frutas y verduras de manera regular. Te vamos a ofrecer una serie de tips para introducir estos alimentos en la dieta de tu hijo sin que generen rechazo.
 

Las frutas y verduras son los mejores alimentos que puedas suministrar a tus hijos. Son sanas y poseen un sinfín de nutrientes beneficiosos para la salud. Sin embargo, suelen ser evitados por niños y niñas, que prefieren en cambio comer chucherías y comida chatarra.

Incluso, las frutas y verduras suelen no aparecer en las dietas de los adultos tal y como deberían. No debemos olvidar que la Organización Mundial de la Salud aconseja consumir como mínimo, cinco raciones de este tipo de alimentos por día para ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades.

Ahora bien, ¿llega tu familia a consumir esa cantidad recomendada? No te preocupes, porque a continuación compartimos una serie de tips para que los más chicos cumplan esta sugerencia y ganen en salud.

La importancia de consumir frutas y verduras

Resulta imperioso animar a los más pequeños a consumir variedad y cantidad de frutas y verduras pues de esa manera les garantizamos vivir una vida más saludable. Incluso, en los mismos colegios pueden fomentar este cambio de hábitos que representa grandes beneficios.

frutas y verduras 2

Así resulta posible combatir y prevenir determinadas enfermedades que cada vez tienen más incidencia en la población infantil. Ejemplo de ello son la diabetes y la obesidad, entre otras. No debemos olvidar que existe evidencia científica suficiente como para afirmar que la ingesta regular de vegetales reduce la mortalidad por todas las causas durante la edad adulta.

 

Recuerda que lo más recomendable resulta siempre comer las frutas enteras, no en zumos. De este modo se aprovecha la fibra, sustancia importante para mantener una correcta salud intestinal, tal y como afirma una investigación publicada en la revista International Journal of Molecular Sciences.

Somos lo que comemos

-Feuerbach-

Tips para aumentar su consumo

  • Predica con el ejemplo. Tal como sucede con los modales, los hábitos alimentarios de tu hijo dependen de tu actitud frente a la comida. Esta es una buena razón para empezar a comer de manera saludable, a fin de contagiar este cambio de hábito. Comienza a consumir más frutas y verduras para ganar en salud.
  • Acércalas y ofrécelas siempre. Permite que los pequeños creen las macedonias, platos especiales y zumos especiales con frutas y verduras. Deja que el menor ayude en la compra, la cocina y preparación. Comparte con el niño curiosidades y datos importantes sobre aquellos alimentos tan beneficiosos.
  • Crea una práctica tabla informativa. Toma nota de las frutas y verduras que ingiere tu hijo durante el día. De este modo fomenta y chequea que consuma las cinco raciones diarias de estos alimentos.
  • En la variedad reside el secreto. Se recomienda aprovechar un gran surtido de frutas y verduras de estación. Evita ofrecer siempre lo mismo por el simple hecho de que le gusta. Apuéstale a los nuevos y desconocidos sabores y texturas. Puede que incluso estés aportando en tu hijo nuevos nutrientes ventajosos para la salud.
 
frutas y verduras variadas

  • Más temprano comienza a incorporarlos, correrás con ventaja. Si comienzas desde muy corta edad a incorporar en la dieta del niño frutas y verduras, conseguirás formar completas y saludables preferencias alimentarias. No tengas miedo ni te demores en ampliar la oferta del menú, posibilita que el pequeño experimente y conozca.
  • La comida entra por los ojos. Tornar más atractivos los platos es posible y tiene sus beneficios. Entonces, es recomendables realizar con las frutas macedonias, batidos, zumos y pinchos. Del mismo modo, se pueden llevar a cabo originales creaciones con verduras. Acompañadas por crema o sopa, incluidas en ensaladas o cosidas a la plancha son algunas alternativas. Otra opción para ambos alimentos consiste en presentarlas de forma divertida.
  • Más que un postre o guarnición. Bajo ningún punto reduzcas la verdura a mera guarnición escasa que acompaña a un suculento plato principal calórico. Mucho menos restrinjas las frutas al momento de terminada la comida. Pues estamos hablando de complementos ideales para desayunos, almuerzos, meriendas y cenas.
  • Cosecharás tu siembra. No hay nada como lo hecho en casa. Por ello, una gran iniciativa es justamente plantar frutas y verduras en tu hogar. Acudiendo a la creación de un huerto urbano en el patio de tu casa, incluyes al niño y lo vinculas con este tipo de alimentos. No hacen falta grandes parcelas de tierra, hablamos solo de pequeños huertos. Allí puedes incluir plantas que den piezas pequeñas y arómaticas, entre otras.
 

Incluye frutas y verduras en la dieta de tus hijos

Como hemos visto, es esencial que tus hijos consuman frutas y verduras de manera regular. Para ello debes de generar buenos hábitos de alimentación desde pequeños, de lo contrario será más difícil introducir estos alimentos durante la edad adulta.

Si sigues los tips que te hemos dado, la misión será mucho más fácil. Recuerda que en todas las comidas principales deben de aparecer frutas y verduras, independientemente de su variedad. Asegúrate de que esta premisa se cumple y verás como la salud de los niños se mantiene intacta durante más tiempo.

 
  • Aune D., Giovannucci E., Boffetta P., Fadness LT., et al., Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cancer and all cause mortality a systematic review and dose response meta analysis of prospective studies. Int J Epidemiol, 2017. 46 (13): 1029-1056.
  • Wong C., Harris PJ., Ferguson LR., Potential benefits of dietary fibre intervention in inflammatory bowel disease. Int J Mol Sci, 2016.