Cómo hacer papillas de cereales caseras

A la hora de elaborar una papilla de cereales, es importante elegir correctamente los ingredientes principales. De lo contrario, puede sufrir la salud metabólica del niño.
Cómo hacer papillas de cereales caseras
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 19 marzo, 2021.

Última actualización: 19 marzo, 2021

Las papillas de cereales son un alimento que puede reportar muchos beneficios a los niños. Cuentan con una buena cantidad de nutrientes esenciales, aunque hay que prepararlas de manera adecuada para sacarles el máximo partido posible.

Ten en cuenta que existen varios tipos de cereales diferentes y no todos gozan de la misma calidad. Por ello, vamos a darte los puntos clave para preparar papillas de cereales de la mayor calidad posible, de forma que complementen la alimentación de los más pequeños.

Elegir bien los cereales en las papillas

El paso clave a la hora de preparar adecuadamente las papillas de cereales es elegir de manera óptima cuál será el ingrediente mayoritario utilizado. En este sentido, recomendamos utilizar siempre avena, ya que cuenta con una elevada calidad.

Niño comiendo una papilla de cereales.

La fibra que contiene la avena ha demostrado ser capaz de actuar a nivel intestinal favoreciendo el crecimiento de las bacterias que habitan en el tubo. Por ello, está categorizada como un alimento prebiótico. De hecho, se aconseja a cualquier edad para evitar problemas digestivos.

Por otra parte, hay que destacar que la avena es uno de los cereales que aporta carbohidratos de mayor calidad. A diferencia del trigo, se comercializa con un bajo nivel de procesamiento, lo que repercute positivamente sobre la velocidad de asimilación de los azúcares, siendo esta más lenta.

No obstante, hay que tener cuidado con este alimento si se padece celiaquía o intolerancia al gluten, ya que contiene avenina, una proteína con una disposición bastante similar al propio gluten.

Las frutas en las papillas de cereales

Los cereales serán los ingredientes principales, pero no nos podemos olvidar de la fruta. Estos alimentos cuentan con una gran cantidad de micronutrientes esenciales, además de antioxidantes necesarios para mantener el equilibrio en el medio interno.

Resulta óptimo introducir manzana y naranja de forma frecuente en las papillas de cereales. Si bien la manzana también es capaz de aportar fibra con carácter prebiótico, las naranjas suponen una dosis de vitamina C, que ha demostrado ser esencial para garantizar la buena función inmune, según un estudio publicado en Nutrients. Así, se reduce la incidencia de las patologías respiratorias de tipo vírico.

¿Qué lácteos incluir?

Ha llegado el momento de hablar de uno de los alimentos más conflictivos en la alimentación en general: los lácteos. Estos productos están recomendados por la mayor parte de los expertos en nutrición y de las guías elaboradas por organismos institucionales.

Cuentan con un elevado contenido en proteínas, necesarias para asegurar el correcto desarrollo del niño. Además, presentan en su interior micronutrientes esenciales como el calcio o el fósforo. Incluso algunos cuentan también con vitamina D.

En este sentido, se recomienda el uso de leche de vaca para la elaboración de papillas de cereales, salvo que el niño en cuestión presente una alergia a las proteínas del alimento o una intolerancia a la lactosa correctamente diagnosticada.

Por otra parte, es preferible siempre recurrir a las variedades enteras. En el caso de eliminar la grasa de la leche, se pierden también las vitaminas liposolubles que se encuentran en su interior, por lo que su densidad nutricional merma de forma significativa.

Papilla de cereales y manzana.

Evitar la adición de azúcares

Uno de los errores comunes a la hora de elaborar papillas de cereales para niños es incluir en la receta azúcar de mesa o alimentos que la contengan. Este ingrediente es capaz de impactar negativamente en el organismo, incrementando el riesgo de desarrollar diabetes y sobrepeso. Es por ello por lo que se recomienda utilizar cereales con el menor grado de procesamiento y de industrialización posible.

Hay que tener en cuenta que, por medio de la fruta, ya se está aportando una buena cantidad de fructosa. Esta debería ser suficiente para aportar un toque dulce a nivel de sabor sin que sea necesario incluir más cantidad de carbohidratos simples.

Elabora papillas de cereales para salvaguardar la salud del bebé

Por último, hemos de destacar que siempre es mejor idea elaborar las papillas de cereales de forma casera que comprar las de tipo industrial. Estas últimas pueden contener aditivos alimentarios en su composición que generen un efecto negativo sobre la microbiota intestinal, lo que puede repercutir negativamente en la salud a medio y a largo plazo.

Te podría interesar...
Aditivos alimentarios en niños: todo lo que debes saber
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Aditivos alimentarios en niños: todo lo que debes saber

Consumo de aditivos alimentarios en niños: ¿qué dice la evidencia sobre las alteraciones en el comportamiento y la reacciones adversas?



  • Jayachandran M, Chen J, Chung SSM, Xu B. A critical review on the impacts of β-glucans on gut microbiota and human health. J Nutr Biochem. 2018 Nov;61:101-110. doi: 10.1016/j.jnutbio.2018.06.010. Epub 2018 Aug 10. PMID: 30196242.
  • Carr AC, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017 Nov 3;9(11):1211. doi: 10.3390/nu9111211. PMID: 29099763; PMCID: PMC5707683.