Cómo es la obediencia del niño de 3 a 6 años

01 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
En este artículo te damos algunos consejos para que los niños de entre 3 y 6 años obedezcan.

¿Cómo es la obediencia del niño de 3 a 6 años? Los niños pequeños, hasta los 3 años, son “fáciles de manejar” a la hora de establecer las normas, y que ellos las cumplan resulta mucho más efectivo que con los niños de 3 a 6 años debido a su desarrollo evolutivo, pues los pequeños se muestran más reacios a cumplir dichas normas.

Así que, si queremos que nuestros niños nos obedezcan, tenemos que establecer unas normas y límites claros para ellos. En este artículo podrás encontrar algunos consejos para saber cómo hacerlo.

Obediencia del niño de 3 a 6 años

A estas edades, el lenguaje del niño ha sufrido un gran desarrollo y ya empiezan a sentarse las bases de su identidad, así que empiezan a aparecer las rabietas, responden a nuestras órdenes con “no me gusta”, “no quiero”, etc.

También empiezan a tener un mayor desarrollo social, pues comienzan a ir al colegio. Por eso, las normas y límites ya no solo deben limitarse a las de casa, sino que también han de estar enfocadas al ámbito social.

Los niños desobedientes deben ser atendidos, pero también educados con firmeza.

Por ejemplo: “no se corre cuando esperamos a entrar en el médico”, “comemos sentados y no nos levantamos hasta que terminemos de comer”, “no se puede gritar en ningún sitio público”, etc. Siempre explicaremos qué consecuencias habrá si no cumple estas normas y, si las respeta, lo elogiaremos y reforzaremos de forma positiva el que lo haya hecho correctamente.

Más cosas acerca de la obediencia del niño

Aunque todavía su razonamiento no está desarrollado completamente, ellos entienden que, si no cumplen estas normas, obtendrán una consecuencia negativa (pérdida de un reforzador, una regañina, etc.).  Cuando establezcamos las normas, tenemos que tener en cuenta dos cosas:

  • Enseñarles las normas.
  • Ser congruentes y coherentes, es decir, que siempre debemos aplicar la consecuencia establecida si no se cumple y, además, hacerlo siempre que se dé la circunstancia para que el niño las interiorice.

Los niños de estas edades solo tienen en cuenta su punto de vista; es lo que se conoce como “egocentrismo infantil“, por lo que no va a tener en cuenta ningún punto distinto al suyo.

Siempre seremos los padres quienes tenemos que guiarlos y establecer unas normas sociales que tienen que cumplir cuando salimos a cualquier sitio público. Guiaremos su comportamiento y su conducta dándole explicaciones e indicaciones sobre lo que debe o no hacer.

Consejos para que los niños de 3 y 6 años obedezcan

Los niños, cuando se aburren, empiezan a portarse mal, y de eso seguro que todos los padres nos hemos dado cuenta. Tenemos que estar preparados para esta etapa que comienza, porque empiezan las rabietas. No debemos ceder ante sus deseos y tenemos que explicarles el motivo por el que no podemos hacer lo que desea. Ante todo, tenemos que ser firmes.

Por eso, es importante que tengamos en cuenta ciertas cosas para lograr que los niños obedezcan:

Niño con un buen comportamiento gracias a que ha aprendido que es la obediencia del niño de 3 a 6 años.
  • Ser coherentes y firmes siempre; aplicaremos refuerzos y consecuencias a sus conductas.
  • Empezar a establecer normas sociales para que sepan comportarse en sitios públicos.
  • Los padres debemos dar ejemplo, ya que los niños aprenden también de nuestras conductas.
  • Hay que tener paciencia. A veces es complicado, pero tenemos que ser pacientes, pues los niños están en pleno desarrollo de su persona, pero todavía les queda algún tiempo para su completa maduración.
  • Repetir varias veces, si hace falta, lo que queremos que haga.
  • Cuando el niño tenga el comportamiento positivo y se comporte bien, siempre hay que felicitarlo y decirle lo orgullosos que estamos de él.
  • No debemos gritarle. Las cosas hay que decirlas en un tono firme y seguro, pero nunca gritando.
  • Tenemos que tener cuidado con el lenguaje; no debemos decirle continuamente “no” o hablarle en tono imperativo.
  • Siempre que le indiquemos cómo tiene que comportarse, lo haremos mirándolo a los ojos y poniéndonos a su altura.

Sobre la obediencia del niño de 3 a 6 años

La obediencia del niño de 3 a 6 años es diferente a las de las edades posteriores pues, conforme el niño crece, su obediencia cambia. Así pues, en esta etapa debemos tener en cuenta que tenemos que ser firmes y, sobre todo, establecer y aplicar las normas sociales, cómo debe comportarse en lugares como el médico, un restaurante, una tienda, una cafetería, etc.