Cómo enseñar a aceptar un no a los niños

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
3 junio, 2019
Si siempre satisfaces los deseos de tu hijo, este crecerá con una baja tolerancia a la frustración y no sabrá enfrentar las dificultades.

Todos conocemos la amarga sensación que produce no poder lograr tus metas o que las cosas no salgan como tú esperabas. Si a nosotros, ya adultos, aún nos cuesta gestionar estas situaciones, imagina lo que supone para los pequeños. Enseñar a los niños a aceptar un no les prepara para la vida. 

Tolerancia a la frustración

El concepto clave a la hora de saber aceptar un no es la tolerancia a la frustración. La frustración puede considerarse como el cúmulo de sentimientos (tristeza, decepción, desilusión) que nos provoca la imposibilidad de satisfacer nuestros deseos. Pero ¿por qué algunas personas se desenvuelven mucho mejor que otras con estas emociones? Principalmente, por las experiencias vitales.

Desde que somos pequeños, vamos haciendo frente a situaciones de la vida con los recursos que nos enseñan nuestros padres. Si estos no nos proporcionan unas herramientas adecuadas, no sabremos gestionar las dificultades.

Los niños con poca tolerancia a la frustración simplemente son seres que no han contado con unas normas claras y coherentes en su vida. Han tenido siempre lo que han querido de forma inmediata, no han experimentado los límites ni el fracaso. En el fondo, son niños inseguros y con baja autoestima, pues se necesita superar obstáculos para ir forjando un autoconcepto positivo.Cómo enseñar a aceptar un no a los niños.

Niños con baja tolerancia a la frustración

  • Tienen dificultades para controlarse emocionalmente.
  • Son impacientes e impulsivos.
  • Pueden presentar una ansiedad inapropiada para su edad, especialmente ante situaciones conflictivas.
  • Son egocéntricos, sienten que el mundo gira a su alrededor y que lo merecen todo. Por ello, perciben cualquier límite como injusto.
  • Son exigentes y quieren ver satisfechas sus necesidades de forma inmediata. De no ser así, reaccionarán con llanto y rabietas.
  • Son rígidos e inflexibles. Les cuesta adaptarse a los cambios.

¿Cómo enseñar a aceptar un no a los niños?

No lo sobreprotejas

Muchos padres, con la mejor intención, tratan de evitar a sus hijos toda decepción, frustración o dolor. Piensan que ya tendrán tiempo para sufrir y desean que disfruten su infancia lo más posible. De esta forma, tratan de resolver todas las situaciones y dificultades de los niños. Les llevan la mochila, les hacen las tareas escolares y ceden a todos los caprichos del pequeño.

Sin embargo, debes pensar que llegará un momento en el que tu hijo se hará adulto y tú no podrás estar ahí siempre. Lo mejor que puedes hacer por él es enseñarle a aceptar un no, enseñarle a manejar la frustración y a verla como un proceso más de la vida. Si le complaces siempre, no sabrá enfrentar de forma sana las dificultades que puedan venir.

Potencia su autonomía para enseñar a aceptar un no

Es a través de las experiencias propias como vamos formando una imagen de nosotros mismos. Por ello, es importante que trates de fomentar la independencia de tu hijo en todas las tareas que sean acordes a su edad.

Un niño que desde pequeño ha enfrentado retos pequeños y ha sabido solventarlos, tendrá más desarrollada la capacidad de solucionar problemas. Además, tendrá una imagen positiva de sí mismo y se verá capaz de gestionar las situaciones difíciles.

Ayuda a superar el miedo al fracaso para enseñar a aceptar un no

En ocasiones, la parte más difícil de aceptar un no es aceptar que no hemos podido lograr lo que esperábamos, que hemos fallado en el intento. Es necesario que los niños crezcan viendo el error como parte del proceso de aprendizaje y que pierdan el miedo a intentarlo.Cómo enseñar a aceptar un no a los niños.

No cedas ante sus rabietas

Has de tener siempre presente que enseñar a aceptar un no es un gran regalo que le estás haciendo. Por tanto, no desesperes si al principio no lo acepta, chilla y patalea. Y, por supuesto, no cedas, no refuerces ese comportamiento. Piensa, simplemente, que esa es su forma de expresar su frustración y que con el tiempo podrá gestionarlo de mejor manera.

Habla con tu hijo para enseñarle a aceptar un no

Cuando le niegues algo, no caigas en el autoritarismo ni en el «porque lo digo yo». Habla con él, explícale los motivos por los que no puede conseguir lo que desea. Puede que te parezca que no lo entiende, pero entenderá que su madre se toma el tiempo de hablarle con calma y con cariño.

Además, un no acompañado de una explicación siempre será mucho mejor aceptado y evitará que se genere rencor por parte del niño hacia ti.