5 claves para un destete respetuoso

El destete respetuoso permite que el proceso de abandonar la lactancia materna sea más sencillo, natural y positivo tanto para la madre como para el bebé. Te contamos cómo llevarlo a cabo.
5 claves para un destete respetuoso
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 22 febrero, 2022

El destete es algo a lo que todas las madres y todos los niños se enfrentan en algún momento, pero no siempre se produce de un modo respetuoso.

En ocasiones, este tiene lugar por decisión exclusiva de la mamá y sin tomar en consideración las necesidades y las emociones del bebé, algo que resulta muy perjudicial para él. Por ello, queremos ofrecerte algunas claves para que este proceso sea lo más natural, sencillo y positivo para ambos.

Cabe mencionar que los expertos recomiendan mantener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y en combinación con otros alimentos al menos hasta los dos años. Sin embargo, no hay una edad determinada para realizar el destete. La leche materna se adapta día a día a las necesidades nutricionales del niño y sigue proporcionando alimento varios años después. Además, es una fuente de afecto, de protección y de seguridad emocional para el infante.

A pesar de los múltiples beneficios de la lactancia materna, puede llegar un momento en el que continuar con ella cause más perjuicio que ventajas. Es posible que la madre se sienta agotada por la demanda del niño y que esto afecte a su estado de ánimo. También, puede que deba destetar por motivos de salud o por necesidades laborales. En cualquiera de estos casos, lo más conveniente es realizar el proceso de una forma respetuosa.

¿En qué consiste el destete respetuoso?

El destete respetuoso es un destete organizado, programado y empático. Parte de la importancia que tiene la lactancia materna tiene para el niño y procura minimizar el estrés que supone abandonarla.

Así, se procede con cautela, con paciencia y con mucho amor. Se evita forzar y apresurar los tiempos y, por el contrario, se opta por actuar de forma gradual, con un acompañamiento cercano del niño durante la transición y siempre respetando sus sentimientos. De este modo, se limitan el estrés, las lágrimas y el sufrimiento de ambas partes.

lactancia materna complemento biberones formula dificultades destete precoz mama bebe
El destete respetuoso es organizado, planificado y considerado con las necesidades de la mamá y del bebé.

Claves para un destete respetuoso

Sea por las circunstancias que sea, cuando consideras que ha llegado el momento de abandonar la lactancia materna debes seguir adelante. Pero no dejes de tener en cuenta las siguientes claves.

1. Escoge el momento apropiado

La anticipación, la planificación y la organización son parte fundamental del destete respetuoso y esto implica escoger el mejor momento para realizarlo.

Lo ideal sería que este se produjera cuando el niño así lo decidiera, de forma voluntaria y espontánea. Sin embargo, probablemente no estés dispuesta a esperar la ventana de tiempo entre los 3 y los 7 años, que es cuando esto sucede.

Entonces, si decides destetar antes, es importante elegir el cuándo. Procura que el momento no coincida con otros cambios importantes en la vida de tu hijo, como el nacimiento de un hermano o el inicio del colegio. Pues la acumulación de transiciones puede ser muy estresante y complicada para él. Escoge un momento en el que el resto de su vida esté estable.

2. Sigue la regla del “no ofrecer, no negar”

Un destete respetuoso no puede ser forzado. Por eso, la clave consiste en no ofrecerle el pecho al niño, pero tampoco negárselo si lo pide. Es posible tratar de distraerlo con otras actividades, como leer un cuento o jugar a algo. También, puedes ofrecerle agua o fruta en lugar del pecho. No obstante, si la insistencia se mantiene, permite que lo tome.

3. Busca otros modos de reforzar el vínculo

No podemos olvidar que la lactancia materna no solo es alimento físico, sino también emocional.

Cuando amamantas a tu hijo este se siente amado, protegido y conectado contigo. Tu pecho es su lugar seguro, donde obtiene consuelo y amor. Por eso, es importante buscar nuevas formas de ofrecerle todo esto que recibe de él.

A partir de ahora las interacciones pueden consistir en besos, abrazos, caricias, canciones cantadas o juegos compartidos. Lo importante es no dejar de nutrir el vínculo entre ambos y mostrarle que todavía cuenta con tu atención, tu afecto y tu protección.

4. Respeta el ritmo del niño

Cada infante es un mundo y por ende, es posible que en algunos niños se logre completar el destete en pocos días y en otros se necesiten periodos más largos. En cualquier caso, es fundamental armarse de paciencia y de comprensión y respetar el ritmo del pequeño.

Lo más común es que el destete se produzca de forma gradual, es decir, que cada vez se reduzcan más las tomas. Esto también beneficia a la mujer, ya que permite que su cuerpo se acostumbre a las nuevas circunstancias y regule la producción de leche materna.

Abandonar la lactancia de forma brusca puede derivar en mastitis y en otras complicaciones, por lo que la calma es lo mejor para ambos.

5. Ten en cuenta la edad de tu hijo

madre e hijo lactancia materna en el parque pasto sentados amamantando
Pon en palabras lo que te sucede y permítele a tu hijo comprender la situación. Esto los ayudará a ambos en el proceso de destete.

Por último, ten presente que no es lo mismo destetar a un bebé de cinco meses que a un niño de dos años. En el primer caso, puede ser más sencillo sustituir el pecho por el biberón, especialmente si tú no estás presente y lo alimenta alguien más.

En el caso de los niños más mayores, estos son más conscientes de lo que ocurre y pueden sufrirlo y resistirse un poco. Sin embargo, también son más capaces de comprender que ha llegado el fin de una etapa. De esta forma, aprovecha para explicarle a tu hijo que lo amas y que te encanta estar con él, pero que ya no te sientes cómoda con amamantarlo. Aunque no lo creas, tu pequeño podrá comprender más de lo que imaginas.

El destete respetuoso se realiza mejor en compañía

Sean cuales sean las circunstancias, el destete suele ser un momento complicado para toda madre y puede ser muy conveniente contar con apoyo externo. No solo de las personas cercanas, sino también de los profesionales y otras madres en la misma situación.

Contactar a una asesora de lactancia, a tu matrona o a un pediatra con formación en lactancia puede ayudarte a afrontar el proceso. Pero, sobre todo, los grupos de apoyo (ya sean personales o virtuales) son un excelente recurso.

Compartir la experiencia te ayudará a eliminar el sentimiento de culpa y a vivir este proceso junto a tu bebé de una forma más positiva.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.