Afirmaciones positivas para la autoestima infantil

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Las afirmaciones positivas son una gran herramienta para moldear nuestros pensamientos. Repetirlas a diario puede ayudar a los niños a desarrollar una buena autoestima.

Las personas interpretamos la realidad en función de nuestros patrones de pensamiento. Estos se van formando desde nuestra infancia con base en la forma en que nos hablamos a nosotros mismos. Por ello, en este artículo vamos a explicar el beneficio que pueden suponer las afirmaciones positivas para la autoestima infantil.

El diálogo interno

Ha quedado demostrado que los seres humanos no vemos la realidad como es, sino como somos. Nuestros pensamientos son un filtro entre lo que verdaderamente ocurre y lo que nosotros sentimos.

De esta forma, si una amiga no me coge el teléfono y yo pienso que estará ocupada, me sentiré bien.En cambio, si pienso que ha visto la llamada y no la ha cogido porque le caigo mal, me sentiré triste y traicionada. El hecho objetivo ha sido el mismo pero la interpretación y el sentimiento consecuente no. El diálogo interno que se produce en nuestra mente nos ayuda a interpretar la realidad y a tomar decisiones.

¿Cómo se desarrolla?

Nuestro patrón de pensamientos comienza a crearse desde que somos pequeños en función de lo que vemos en otros y lo que experimentamos. Y, una vez establecido, nos acompaña durante toda la vida. Es, por tanto, imprescindible ocuparnos de ayudar a nuestros niños a desarrollar un diálogo interior sano y beneficioso. Para hacerlo, son necesarios tres aspectos:Niña vestida de superhéroes con una gran autoestima infantil.

  • Ser un modelo, permitir que los niños observen cómo nos tratamos a nosotros mismos con amor e indulgencia. Cómo mantenemos una actitud flexible y optimista.
  • Proveerles de palabras de amor, aliento y confianza para que puedan incorporarlas a su propio diálogo interno. Los niños aprenden a hablarse según les hablamos nosotros.
  • Darles las herramientas necesarias para moldear sus pensamientos. Todos nos sentimos desbordados en algún momento, pero tenemos el poder de decidir a qué pensamientos les damos fuerza y para cuáles no dejamos lugar. Es en este punto donde las afirmaciones positivas constituyen un gran recurso.

Afirmaciones positivas para la autoestima infantil

Las afirmaciones son frases o declaraciones que formulamos sobre un aspecto de la realidad. Estas pueden ser negativas («la gente es muy egoísta» ,»todo me sale mal») o positivas («soy valiente y capaz», «estoy rodeado de personas que me quieren»).

Cuando estas afirmaciones están presentes con mucha frecuencia en nuestro vocabulario, influyen nuestra forma de vernos a nosotros mismos y a la vida. Por ello, hemos de ser conscientes de su importancia y del poder que nos otorga poder cambiarlas en nuestro beneficio.

Los niños se encuentran en una etapa crítica en la que su patrón de pensamiento está en plena formación. Y es ahora cuando acostumbrarlos a usar afirmaciones positivas puede tener un impacto beneficioso en su autoestima¿Cómo hacerlo?

Define las afirmaciones positivas para la autoestima infantil

Se han de elegir unas pocas frases que, de forma concisa, definan lo que queremos interiorizar. Han de escribirse en presente y en primera persona, como si fuera un hecho que está teniendo lugar en este momento. Para trabajar la autoestima infantil se pueden utilizar afirmaciones como:

  • «Soy inteligente, tengo muy buenas ideas».
  • «Soy divertida».
  • «Tengo buenos amigos«.
  • «Soy capaz de lograr lo que me propongo».
  • «Me siento feliz».Niña en un columpio muy feliz.

Establece recordatorios

Es necesario que el niño se acostumbre a pensar en estos términos en su día a día. Por tanto, transmítele la importancia de dedicarse palabras amables y de aliento cuando se sienta mal. Que no permita que se instalen en su mente pensamientos negativos, puede combatirlos con sus afirmaciones.

Además, podéis colocar notas con estas afirmaciones por la casa. Ubicarlas en lugares estratégicos como el espejo o la mesa de su habitación les ayudarán a tener las afirmaciones presentes sin esfuerzo e irlas convirtiendo en parte de su diálogo.

Dedica unos minutos cada día

Para que las afirmaciones calen en el inconsciente del pequeño, es necesario que las repita a diario durante varias semanas. Los momentos más apropiados son justo antes de dormir y al comenzar el día. Además, es muy beneficioso que mientras las repite se mire al espejo. 

Trata de hacerlo como un juego en el que participe toda la familia, repitiendo cada uno sus propias frases. Establécelo como una rutina, que se convierta en hábito irse a dormir tras dedicarse esas agradables palabras. Y comenzar el día recordando todo lo bueno que tenemos por ofrecer.