Actividades para fomentar la lectura en el aula

8 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Los maestros tienen un importante papel a la hora de que los más pequeños lean por placer. Vamos a ver una recopilación de actividades para realizar en clase que pueden ayudar a fomentar el hábito de lectura en los niños desde Primaria.

Los profesores siempre se enfrentan a un desafío en sus aulas: conseguir que sus alumnos lean y, sobre todo, que lo hagan por placer. Aquí es donde entra la importancia de tener un amplio abanico de actividades para fomentar la lectura en el aula y saber cómo hacerlo.

Porque está claro que los alumnos van a leer los textos de las unidades didáctica, con unos contenidos concretos, pero ¿qué pasa con el resto del día? ¿Tendrán ganas de leer fuera del aula?

Para que una persona llegue a convertirse en alguien que lee durante toda su vida, debe desarrollarse, desde el comienzo de su capacidad lectora, el amor por leer. Si a un niño no le gusta leer cuando es pequeño, probablemente no lo hará cuando sea mayor.

El entorno familiar es muy importante para los niños en todos los aspectos y también en el que está relacionado con crear hábitos de lectura y el gusto por leer. La clave para que los niños lean suele ser que los padres también lo hagan. Si los niños tienen padres que leen en casa, es mucho más probable que se les inculque la idea de que leer es algo apetecible, algo que se hace porque se quiere hacer y que divierte.

¿Pueden hacer algo los maestros para fomenta la lectura en el aula? Hemos recopilado algunas ideas para motivar a los niños y ayudar a crear el amor por la lectura.

Actividades para fomentar la lectura en el aula

Los maestros leen

Los niños deben saber que todos los maestros, no solos los de lengua, leen libros. Una buena idea para fomentar la lectura en el aula es que, durante el curso, los maestros vayan trayendo algunos de sus libros favoritos al aula.Niños leyendo en clase poniendo en práctica algunas de las actividades para fomentar la lectura.

Antes de empezar con el comienzo de la lección, sin importar la materia que vaya a darse, el profesor leerá en voz alta a la clase unos cinco minutos de ese libro que tanto le gusta. Esto va a despertar en los niños el interés por esos y otros libros.

La paredes de la lectura

El entorno es fundamental. Se trata de crear un entorno en clase para tener el tema de la lectura siempre presente. Una buena idea para fomentar la lectura en el aula puede ser crear las paredes de la lectura. Es una idea creativa, divertida y fácil de hacer.

En estas paredes, cada vez que un alumno o un maestro empiecen un libro, irán dejando un dibujo, una frase, algo visual relacionado con esta nueva lectura. Es una gran forma de crear recomendaciones. Todos los alumnos querrán participar, leer y dejar sus aportaciones.

Retos de lectura

Los retos lectores son un gran incentivo para que los niños quieran leer. En estos retos habrá premios simbólicos al final del curso escolar, por ejemplo, medallas, diplomas e incluso algunos libros.

Lectura extrema

Es un buen reto para los más pequeños. Se les anima a que, a lo largo del curso, vayan haciéndose fotos leyendo en muchos lugares, desde atracciones de feria hasta en un barco en el parque. Una cafetería o en el césped en el campo pueden ser otros sitios.

Los niños van trayendo las fotos a clase y se van colocando en un pasillo donde todo el mundo las pueda ver. Como llevan siempre libros con ellos, acaban leyendo de verdad.

Nuestras 100 palabras para fomentar la lectura

Cada alumno escribirá una redacción de 100 palabras sobre un tema que le interese. Si no se les ocurren temas, el maestro puede tener una lista de propuestas y que de ahí vayan eligiendo.

Después, en clase, se entrega cada día una de las redacciones a los compañeros que la leerán (será fácil, son cortas) y tendrán que escribir comentarios sobre lo que han leído. Como argumento para los alumnos, el profesor expondrá que leer lo que ha escrito un compañero es apoyar a alguien que ha escrito algo, y que eso es valioso.Niño leyendo en clase para el resto de sus compañeros como parte de una de las actividades para fomentar la lectura.

Poco a poco, se irán acostumbrando a leer. Al ser pocas palabras, no se les presenta como algo difícil y, al estar escrito por un compañero, la curiosidad se despierta inmediatamente.

Los 16 antes de 16 para fomentar la lectura en el aula

Esta es una actividad para adolescentes. Se les plantea en 4º de la ESO, que es un reto para su edad: deben leer 16 libros antes de cumplir 16 años. El profesor presenta una selección de libros adecuados para su edad, que puedan despertar su interés.

Como es un reto, algo a lo que enfrentarse, se van a interesar por hacerlo. En clase, cada dos o tres semanas, iremos contando qué libros llevamos leídos del reto y viendo quién se acerca a los 16 libros y a los 16 años.

Ejemplos de libros para adolescentes:

  • Matar a un ruiseñor.
  • La conjura de los necios.
  • El guardián entre el centeno.
  • Los juegos del hambre.
  • Wonder, la lección de August.
  • Por 13 razones.

Con estas sencillas actividades, el amor por la lectura se desarrollará de forma natural en los alumnos desde niños. Poco a poco, los maestros y profesores harán posible que se conviertan en lectores por placer, con todas las consecuencias positivas que eso tendrá para su desarrollo personal a lo largo de su vida.

  • González Álvarez, Cristóbal. (2000). Estrategias y procedimientos para fomentar la lectura en la familia y en la escuela.
  • Braxton, Barbara. (2004). Encouraging students to read for pleasure. Teacher Librarian.