Bookstagram o como potenciar la lectura en los jóvenes en Instagram

19 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la documentalista Arantza Martín Becerro
Las nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta esencial para el fomento de la lectura en el sector juvenil.

El sector juvenil es el que menos libros lee de todos. Esto se debe a que la etapa de la preadolescencia y la juventud es muy compleja y algunos hábitos que se han adquirido desde pequeños se pierden.

Por ello, es necesario potenciar en este sector, más que en el resto, la difusión de la lectura y los libros. En la actualidad, una de las formas más sencillas de hacerlo es utilizando las nuevas tecnologías y, más concretamente, las redes sociales.

¿Crees que hablamos de los booktubers? Pues estás realmente equivocada, ya que el avance y los nuevos descubrimientos en relación con las redes sociales se desarrollan tan rápidamente que este perfil está siendo desbancado por otro.

YouTube era hasta el momento la red social que más potenciaba la lectura en los jóvenes, sin embargo, la aparición y la utilización masiva en este sector de la red social Instagram ha hecho que esta se convierta en la nueva forma de potenciar la lectura juvenil.

Por ello, a continuación te contamos un poco más sobre el nuevo fenómeno Bookstagram o cómo potenciar la lectura en los jóvenes a través de Instagram.

¿Qué es el fenómeno bookstagram?

Con la llegada de las nuevas tecnologías hace ya varios años, la primera de las formas de potenciar la lectura en los jóvenes fueron los blogs literarios. El impacto que estos tuvieron en los jóvenes fue tan fuerte que, a continuación, llegaron otras similares.

Adolescentes viendo vídeos en el móvil a las personas que siguen en bookstagram.

Sin embargo, la plataforma de vídeos YouTube llegó para eliminar prácticamente en su totalidad los blogs literarios y ser el nuevo rey de la forma de potenciar la lectura en los jóvenes.

El éxito de YouTube reside en que estos vídeos son creados por personas de edades similares a los jóvenes que los visualizan. Además, el lenguaje que se utiliza y la forma de recomendar los libros y mostrarlos también son muy ventajosas. Todos estos motivos hicieron que los booktubers tuvieran, y sigan teniendo, a día de hoy, el éxito con el que cuentan.

Sin embargo, las redes sociales evolucionan y cada poco tiempo un nuevo tipo de red social se convierte en la favorita del público juvenil. Aunque YouTube sigue siendo una de las más destacadas, Instagram ha llegado para quedarse.

Esta nueva red social, en contraposición a YouTube, no se basa en vídeos, sino que, como la gran mayoría ya sabéis, se basa en subir imágenes o fotografías. Y, como no podía ser de otra manera, unido a Instagram, apareció el perfil de los bookstagrammers, personas que se dedican a fomentar la lectura a través de estas imágenes.

¿Qué características tiene esta nueva forma de potenciar la lectura?

Más concretamente bookstagram nace de la unión de los términos Instagram y libro en inglés (book). Estas publicaciones se basan en fotografías de libros cuidadosamente realizadas e incluyendo, en la gran mayoría de los casos, detalles alrededor del libro.

La gran ventaja de utiliza Instagram frente a YouTube para la potenciación del fomento de la lectura es que la primera de estas redes sociales permite una interacción entre usuarios mucho más rápida y familiar que YouTube.

Por ello, además de la fotografía del libro que se haya subido, también se está potenciando que usuarios con los mismos gustos o similares recomienden otros títulos y todos los demás los puedan ver.

Niña utilizando el móvil con acceso a internet para ver las novedades de bookstagram.

Y es que las interacciones son la base principal de esta red social de fotografía. Y todas las interacciones que se creen serán en torno a los libros y a la lectura para hablar sobre otros títulos, otras temáticas, otros autores o, incluso, de personajes.

Otro de los elementos destacados dentro de Instagram, aunque acuñado a raíz de su éxito en Twitter, es la utilización de hashtags o etiquetas. Con ello, las publicaciones tienen un mayor alcance y, por consiguiente, llegan a muchas más personas que, en la gran mayoría de los casos, están interesadas en los libros.

Bookstagram: reinventarse o morir

Como decíamos al principio de este post, lo realmente importante es que el sector que menos lee en España vuelva a introducirse en el mundo de la lectura y los libros. Para ello, hay que reinventarse y adaptarse a las corrientes que en cada momento llegan, en esta ocasión, de la mano del bookstagram.

Tal es el éxito de esta propuesta, incluso las editoriales realizan colaboraciones con estas personas de la misma manera que las marcas lo hacen con los denominados influencer, para que estos muestren sus libros en las redes.