Acantosis pigmentaria en niños: características, causas y tratamiento

La acantosis pigmentaria es la manifestación cutánea de diferentes enfermedades que quizás aún no se han diagnosticado. En este artículo te contamos más sobre este signo.
Acantosis pigmentaria en niños: características, causas y tratamiento
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 29 junio, 2021.

Última actualización: 29 junio, 2021

La acantosis pigmentaria en niños es un signo cutáneo de una patología subyacente. No se trata de una enfermedad en si misma. A pesar de su aspecto, no es una lesión peligrosa ni contagiosa.

No es una manifestación muy frecuente pero cuando se presenta, el diagnóstico de la causa que lo genera suele ser dificultoso. En la actualidad se observa un alza en los casos de acantosis pigmentaria en niños debido a alta la prevalencia de la diabetes y la obesidad en esta edad.

¿Qué es la acantosis pigmentaria?

La acantosis pigmentaria es un signo cutáneo relacionado a los cambios hormonales producidos en ciertas enfermedades como la obesidad, el hipotiroidismo, la acromegalia, la enfermedad de ovario poliquístico, las enfermedades de Cushing y Addison o la diabetes resistente a la insulina.

Existen diferentes variedades de acantosis pigmentaria en niños y estas incluyen:

  • Acantosis nigricans benigna
  • Asociada a obesidad
  • Sindrómica
  • Maligna
  • Acral
  • Inducida por medicamentos
  • Unilateral
  • Mixta

¿Cómo se manifiesta la acantosis pigmentaria?

La acantosis pigmentaria suele desarrollarse en los pliegues cutáneos, como la axila, la nuca y la ingle. Su aspecto es el de una placa de color oscuro (hiperpigmentadas), que impresiona aterciopelada y con bordes poco definidos. En los niños el cuello es la localización mas frecuente (99%), seguido por las axilas (73%).

acantosis nigricans pigmentaria cuello nina obesidad

Los orígenes de estas zonas hiper pigmentadas son el engrosamiento de la piel, el prurito y las máculas aterciopeladas que progresan a placas que son fáciles de palpar.

Es infrecuente que se acompañe de síntomas, aunque en raras ocasiones puede aparecer picazón en la región afectada.

Resulta importante conocer que la acantosis pigmentaria puede ser un indicador de la presencia de tumores malignos, como el de estómago o hígado, aunque en niños esto es infrecuente.

Causas de la acantosis pigmentaria en niños

En los niños, la acantosis pigmentaria se asocia en la mayoría de los casos con los cuadros de diabetes y sindrome metabólico. Rara vez representa un signo de malignidad.

Otras causas son los trastornos hormonales o el consumo de determinados fármacos, como los anticonceptivos orales y los glucocorticoides sistémicos.

Los factores involucrados en la aparición de la acantosis pigmentaria se describen a continuación:

  • Aumento de la insulina en la circulación sanguínea, en el caso de la diabetes.
  • Defectos del Factor de Crecimiento de Fibroblastos, principalmente en variables hereditarias.
  • El Factor de Crecimiento Transformante (TGF) se considera ser el mecanismo de la acantosis nigricans vinculado a la malignidad.

Diagnóstico y tratamiento

Existen distintas formas de aparición de la enfermedad. Algunas con variables familiares y otras veces forman parte de síndromes, como la obesidad, la craneosinostosis y la hiperinsulinemia.

La acantosis pigmentaria en los niños se diagnóstica a través de la clínica y se puede confirmar con una biopsia de piel. Además se puede recurrir a distintas pruebas en sangre, radiografías o endoscopías, a fin de descartar algunas causas como el cáncer o la diabetes.

Quizás te interese: Diabetes tipo 2 en niños

Diagnóstico diferencial

  • Seborrea
  • Tiña
  • Candidiasis
  • Ictiosis
  • Eritrasma
  • Pelagra

En los niños, el diagnóstico diferencial de la acantosis pigmentaria incluye las dermatosis inflamatorias y las micosis superficiales. Para ello se requieren diferentes análisis de laboratorio o estudios agregados.

acantosis nigricans axila mujer obesidad resistencia insulina diabetes

Manejo de la acantosis nigricans en niños

Si bien la acantosis pigmentaria se puede tratar, desaparece con el transcurso del tiempo al tratar la causa que lo desencadena, como por ejemplo la resistencia a la insulina.

Por lo tanto, la correcta alimentación y el ejercicio frecuente contribuirán al control de la glucosa en sangre y así mejorarán también los signos y síntomas. En algunos niños, la sola pérdida de peso mejora la resistencia a la insulina y hace disminuir las lesiones hiperpigmentadas.

El objetivo del tratamiento es manejar y lograr controlar la enfermedad subyacente. De hecho, en la mayoría de las ocasiones, el tratamiento se lleva a cabo por razones estéticas.

Tratamientos tópicos

Uno de los tratamientos de primera línea para la acantosis pigmentaria en niños es el retinoide tópico, que provoca una disminución del tiempo de reemplazo del estrato córneo de la piel. Además, contribuye con la corrección de la hiperqueratosis y favorece que la piel retorne al estado normal.

El ácido tricloroacético es un agente exfoliante químico superficial que genera la destrucción de la epidermis con la consiguiente reparación y rejuvenecimiento.

Otra de las opciones terapéuticas beneficiosas para la acantosis pigmentaria en los niños es el calcipotriol.

Tratamientos orales

Los retinoides orales (acitretina, isotretinoína) pueden ser eficaces; sin embargo para observar mejorías se requiere el uso por ciclos prolongados y grandes dosis. El efecto de estos, además, es limitado y provoca una recurrencia temprana por la menor vida media de la acitretina.

Tratamiento cosmético

Existe la posibilidad del uso del láser alejandrita para tratar el oscurecimiento de las áreas afectadas en la acantosis pigmentaria en los niños. Puede ser un tratamiento seguro y eficaz para la hiperpigmentación de las axilas, luego de siete sesiones.

Acantosis pigmentaria en los niños

Los niños que presenten la forma benigna de acantosis nigricans podrán resolver esta condición con un tratamiento adecuado, y tendrán un bajo riesgo de presentar alguna complicación en la piel. Esta lesión presenta un buen pronóstico a futuro.


  • Higgins SP, Freemark M, Prose NS. Acanthosis nigricans: a practical approach to evaluation and management. Dermatol Online J. 2008 Sep 15;14(9):2. PMID: 19061584.
  • Katz RA. Treatment of acanthosis nigricans with oral isotretinoin. Arch Dermatol. 1980 Jan;116(1):110-1. PMID: 7352756.
  • Rosenbach A, Ram R. Treatment of Acanthosis nigricans of the axillae using a long-pulsed (5-msec) alexandrite laser. Dermatol Surg. 2004 Aug;30(8):1158-60. doi: 10.1111/j.1524-4725.2004.30346.x. PMID: 15274711.
  • Sinha S, Schwartz RA. Juvenile acanthosis nigricans. J Am Acad Dermatol. 2007 Sep;57(3):502-8. doi: 10.1016/j.jaad.2006.08.016. Epub 2007 Jun 25. PMID: 17592743.