8 obras de teatro divertidas para niños

Este artículo fue redactado y avalado por la profesora Azucena Fernández
· 24 abril, 2019
Buscar una obra de teatro para niños no es una tarea compleja, siempre que estemos dispuestos a hacer nuestra esa obra y a pensar en cada niño del grupo, sus capacidades, necesidades e intereses.

Si pensamos en obras de teatro divertidas para niños, nos vienen a la cabeza obras con las que se lo pasen bien como actores. El teatro es una de las actividades básicas necesarias para el aprendizaje y, además, tiene muchos beneficios. Por ejemplo, ayuda a los niños a pensar en sus problemas individuales o sociales.

Los niños exploran el mundo que los rodea realizando dramatizaciones. A la hora de poner en práctica dramatizaciones al representar una obra de teatro, utilizan su conocimiento y experiencia del mundo real para crear todo un mundo de fantasía.

Creación de obras de teatro para niños

Cada año, al comienzo del curso escolar, son muchos los educadores y profesores de teatro que quieren trabajar una representación teatral con niños. Surge, entonces, la duda de cómo encontrar obras de teatro divertidas para niños, obras con las que se lo pasen bien y que, después, el público también disfrute.

El mejor consejo es que se conviertan en dramaturgos durante todo el curso. Lo ideal es escribir nosotros mismos la obra de teatro que necesitemos. Para ello hay que tener en cuenta cosas como:

  • Número de niños en el grupo.
  • Ratio niño-niña.
  • Edades de los niños.
  • Experiencia previa en representaciones teatralas de cada miembro del grupo.
  • Capacidades e intereses de cada niño.
  • Hay que adaptar la duración y dificultad de la obra al grupo.

Así que, una vez que tengamos claro que no existe una base de datos universal con obras de teatro para niños, podemos ponernos a ello. Hay que empezar a crear, a escribir.Obras de teatro divertidas para niños.

Aunque sí es cierto que podemos hablar de algunos títulos muy conocidos de libros, películas o historias que pueden ser adaptadas para un grupo de niños que va a hacer teatro. Todas ellas darán como resultado una obra de teatro divertida para niños.

Cosas que hay que tener en cuenta a la hora de crear un texto teatral para niños

Los niños de educación infantil no saben todavía leer. Por ello, lo mejor es crear una obra de teatro muy breve, utilizando algo así como un poema, frases de una canción o una minihistoria. En cualquier caso, el hilo conductor siempre será la música.

En educación primaria tenemos distintas capacidades y desarrollos del niño. En una actividad teatral podemos agrupar a los niños por curso escolar creando dos subgrupos:

  • Niños de primero a tercero de primara.
  • Niños de cuarto a sexto.

Para los niños de primero a tercero crearemos textos muy breves. Las escenas, por ende, también serán muy breves. Asimismo, las frases del texto deben ser cortas y la duración total de la obra debería ser de unos diez o quince minutos.

Los niños de cuarto a sexto pueden trabajar textos teatrales más complejos y largos. Podemos estar hablando ya de una obra de media hora o incluso de más. Lo ideal es crear muchas escenas y que todas sean cortas para fragmentar así el texto y sus ensayos, y facilitar el trabajo.

Historias que podemos convertir en obras de teatro divertidas para niños

Entre las historias que podemos definir como obras de teatro divertidas para niños tenemos algunas historias clásicas universales, películas infantiles e incluso cuentos. El texto siempre se creará expresamente para el grupo.

Peter Pan

La historia de Peter Pan se puede representar con niños de, prácticamente, todas las edades. Resulta siempre de lo más divertida para ellos. Los niños de infantil la crearán utilizando la expresión corporal; la música será el hilo conductor. Los niños de educación primaria o secundaria pueden tener textos adaptados a sus edades.

Una idea que podemos usar, si es necesario, es duplicar personajes. Crearemos tantos piratas (chico o chica) como queramos. Los niños perdidos pueden ser muchos más (o menos) de los que normalmente vemos en Peter Pany Wendy puede tener tantos hermanos como queramos.

Alicia en el País de las Maravillas

Alicia en el País de las Maravillas siempre funciona. Los niños se divierten mucho con la historia y suelen adorar los personajes. Desde el comienzo de la propuesta todos suelen tener claro qué personaje querrían ser. La decisión la tomaremos siempre nosotros, como orientadores, teniendo en cuenta sus preferencias.

Si, por ejemplo, tenemos tres niños que quieren ser el Sombrerero Loco, ese año podemos tener tres sombrereros. Y, siguiendo esta técnica, iremos adaptando la historia original a lo que el grupo necesite. Siendo realistas siempre con las capacidades de los niños para evitar frustraciones.Obras de teatro divertidas para niños.

La historia interminable

Tomando el libro o la película como guía, podemos crear una Historia interminable teatral de lo más divertida. Si algunos niños del grupo conocen la historia, es interesante escuchar sus versiones y, basándonos en ellas, crear nuestro texto.

Tal vez esta idea sea demasiado compleja para niños de educación infantil, pero para educación primaria en todas sus etapas es una muy buena opción. Para secundaria también se puede tener en gran consideración.

Otros ejemplos de historias que podemos convertir en obras de teatro divertidas para niños

  • Dentro del laberinto (la película en la que aparece David Bowie).
  • I lava you (corto de animación de Pixar).
  • El libro de la selva (película de Disney).
  • El Rey León (Disney).
  • El principito (libro de Antoine de Saint-Exupéry).

Para terminar, debemos recordar que lo más importante a la hora de crear un texto teatral para niños siempre es pensar en el grupo concreto. No hay que creer que cualquier obra de teatro puede servir para cualquier grupo. Además, es importante dedicar todo el tiempo necesario para realizar ejercicios previos con ellos y conocer así las aptitudes e intereses de cada niño.