7 curiosidades sobre el lenguaje corporal de los bebés

15 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Marisol Rendón Manrique
Comprende lo que tu bebé te dice con sus gestos más frecuentes.

El lenguaje corporal de los bebés es la expresión intuitiva de necesidades y emociones desde los primeros días de vida. Antes de desarrollar la habilidad de articular fonemas y palabras, el niño puede darse a entender por medios no verbales. Los movimientos y los sonidos son señales de la intención comunicativa y de la tendencia innata de interacción y atención.

«El niño desde que se encuentra en el vientre de su madre, requiere estímulos importantes que beneficien de alguna manera su proceso de crecimiento y desarrollo, no obstante es importante saber que ellos cuando nacen necesitan de unos cuidados especiales que contribuyan a una mejor calidad de vida.»

– Manual de Estimulación Adecuada – Universidad de Antioquia – 

Cada uno de los gestos del pequeño tiene un significado y requiere una respuesta por parte de los padres. Cuando aprendas a leer los movimientos de los bebés, comprenderás sus sentimientos y sus cambios de humor.

Por eso queremos hablar de los signos comunicativos que suelen emitir los niños y de las emociones con las que pueden estar asociados. Las siguientes son algunas manifestaciones no verbales que se presentan con frecuencia y lo que puede indicar cada una de ellas.

Lo que dice el lenguaje corporal de los bebés

1. Movimientos enérgicos de las piernas

Este gesto suele tener una connotación muy positiva. En la mayoría de los casos, el pataleo enérgico es una señal de que tu bebé se está divirtiendo y está muy alegre.

Por eso, puedes apreciarlo cuando estás jugando con él o dándole un baño caliente en la tina. Si quieres que su felicidad sea más intensa, cántale una canción o responde con aplausos y motivación.

2. Arquear la espalda en determinados momentos

La espalda arqueada y la falta de sosiego son reacciones al dolor o a la incomodidad física. Este movimiento puede indicar que el bebé necesita cambiar de postura o tiene molestias gástricas, como acidez estomacal.

Lo que se debe hacer en el momento es ayudarle al niño a encontrar una posición confortable, especialmente si lo estás alimentando.Curiosidades sobre el lenguaje corporal de los bebés.

3. Brazos tensos y puños apretados

Tal y como sucede con los adultos, cuando un niño aprieta su puño con fuerza, demuestra rabia o estrés. En los primeros meses de vida, esta reacción puede ser causada por el hambre o porque es necesario un cambio de pañal. Este gesto puede, o no, estar acompañado por llanto, pero en ambos casos requiere atención inmediata de los padres.

4. Frotar los ojos

Este tierno movimiento, especialmente si está acompañado por un bostezo o llanto, suele indicar que el bebé necesita una siesta. Intenta calmarlo, cantarle una canción hasta que se deje vencer por el sueño; todo estará bien cuando despierte. Si esto no funciona y el gesto persiste, consulta con un pediatra para descartar una afección en los ojos.

5. Succionar las manos o el puño

En la mayoría de las ocasiones expresa que tu hijo desea algo de alimento. Si intentas darle de comer y verificas que no se trata de hambre, puedes interpretar la acción como una forma de conciliar el sueño. Muchos bebes ponen sus manos en la boca antes de tomar una siesta para apaciguarse, y esto no implica que necesiten algo de tu parte.

6. Sobresaltos

Los movimientos repentinos del cuerpo del bebé son muy comunes, sobre todo mientras se está quedando dormido. No es un tema que deba preocuparte porque se trata de un reflejo común durante los primeros seis meses de vida.

Se pueden producir a causa de un ruido o de una situación abrupta a su alrededor. Para evitarlos, procura bloquear los sonidos cercanos en el tiempo de sueño de tu hijo.

7. Doblar las rodillas hacia su propio cuerpo

Cuando reiterativamente el bebé recoge las rodillas hacia su vientre, es posible que haya algún malestar digestivo. Los que se presentan con más frecuencia son los movimientos intestinales anormales, la acumulación de gases o el estreñimiento.

Si estás amamantándolo, evita consumir alimentos irritantes para que la función gástrica del bebé se normalice. En caso de que la situación no se solucione prontamente, deberás solicitar la asesoría y las recomendaciones del pediatra.Curiosidades sobre el lenguaje corporal de los bebés.

Conclusiones

Una vez que comprendes lo que indica el lenguaje corporal de los bebés, podrás estar más tranquila. Al saber qué significan sus gestos y sonidos, tendrás certeza en las reacciones que debes tomar.

Mientras tu pequeño desarrolla la habilidad de articular palabras, debes comunicarte con él por medio de sus propios códigos. Día tras día interpretarás mejor cada una de sus acciones y entenderás sus mensajes, aunque no hable.

0

  • Sandri, R. (2000) Les bébés pas encore nés (à l’écoute des parties embryonnaires de la personnalité). V Coloquio Internacional de Observación de Bebés,Esther Bick. Río de Janeiro, 2.000.