6 claves para convivir con un hijo adolescente

Este artículo fue redactado y avalado por la educadora social Natalia Cobos Serrano
31 julio, 2019
La adolescencia puede convertirse en una verdadera vorágine, dificultando seriamente la convivencia familiar.

No es un ningún secreto que la adolescencia es una etapa complicada. Convivir con un hijo adolescente puede generar mucha inestabilidad en el ambiente familiar y, finalmente, puede acabar deteriorando gravemente la relación entre padres e hijos. Por ello, en este artículo encontrarás una serie de claves que facilitan una convivencia familiar de calidad.

Convivir con un hijo adolescente ¿qué hacer?

1. Muestra interés por su vida diaria

Al igual que en cualquier tipo de relación, resulta necesario mostrar interés en las aficiones y acontecimientos vitales del otro, en las relaciones de padres e hijos también lo es. La escucha y el interés por el otro es la clave para generar confianza en las relaciones interpersonales.

Los adolescentes necesitan sentirse escuchados por sus padres. Pregúntales a diario sobre lo nuevo que acontece en su vida o lo no tan nuevo: qué tal van sus amistades, qué les gusta hacer, etc. Y, por último, hazles saber que cuentan contigo cuando se encuentren en problemas.

2. Respeta su espacio

Al respetar su espacio, no solamente se hace referencia al hecho de respetar su privacidad en su cuarto, sino que se alude a un respeto a su intimidad en todos los aspectos.

Tal y como se ha señalado, es bueno que les preguntes acerca de sus amistades, sus gustos y su cotidianidad. Sin embargo, no deben compartirlo todo contigo. Todos necesitamos cierta intimidad, especialmente los adolescentes, quienes se encuentran en una etapa en la que deben descubrirse y definirse a sí mismos.Claves para convivir con un hijo adolescente.

3. Asegúrate de que les llega tu mensaje

Por muchas veces que repitamos o que pensemos que hemos expresado con claridad nuestra orden o deseo, no podemos asumir que nuestro mensaje les ha llegado. Además, tampoco podemos esperar que ellos actúen sin que nosotros se lo hayamos pedido previamente y expresamente, por muy obvio que nos pueda resultar.

Evita las sugerencias y recomendaciones y, por supuesto, las órdenes y deseos inconclusos. Debes pedirles con exactitud aquello que deseas que hagan o respondan o simplemente que quieres que sepan, como una fecha importante o una cita.

4. Ejerce tu autoridad solamente cuando sea necesario

El pediatra Carlos González aconseja reservar la autoridad para los problemas serios, es decir, cuando sea realmente necesario. Si frecuentemente muestras enfado y autoridad, incluso con nimiedades y trivialidades, tu hijo adolescente se acostumbrará a verte así y pensará que es parte de tu personalidad.

Por otra parte, si únicamente sacas a relucir tu autoridad como madre o padre en momentos críticos e importantes, tu hijo comprenderá que se trata de un asunto verdaderamente serio, facilitando su comprensión.

5. Enséñales a negociar, clave para convivir con un hijo adolescente

El hecho de que tu hijo y tú no estéis de acuerdo en todo es completamente normal e, incluso, se podría decir que es saludable. No obstante, las confrontaciones durante la adolescencia pueden desembocar en un verdadero conflicto familiar. Y, sin duda, la forma más eficaz de resolver este tipo de situaciones es través de la negociación

Enseñarle que los conflictos se resuelven a través de una negociación saludable, es decir, aquella en la que ambas partes ganan, resulta clave para convivir con un hijo adolescente. No solo ayudará a gestionar el conflicto sin que dañe vuestra relación, sino que, además, el adolescente estará aprendiendo una serie de habilidades sociales muy valiosas para su futura vida personal y laboral.Claves para convivir con un hijo adolescente.

6. Dales la oportunidad de decir «no»

En principio, es cierto que los niños y adolescentes deben entender desde temprana edad que deben respetar y obedecer a su madre o a su padre por el simple hecho de serlo. No obstante, también debemos darles la oportunidad de aprender a decir «no», crucial para el desarrollo de su personalidad y pensamiento crítico.

González señala que los adolescentes deben aprender que tienen derecho a decir»no» y, por su parte, los padres deberán respetar las negativas de sus hijos. Además, resulta saludable que les cuestionen, tanto para la relación filioparental como para la propia personalidad de los adolescentes.

«Si enseñas a tu hijo a obedecer siempre y sin rechistar, a través de frases como «porque lo digo yo», ¿cómo esperas que sepa negarse cuando le ofrezcan alcohol, pastillas, relaciones sexuales que no desee o participar en una gamberrada?».

-Carlos González-

Convivir con un hijo adolescente: esfuérzate en conocerlo y que él lo sepa

Existe una opinión generalizada de que la adolescencia es una etapa de lucha constante contra los padres. No obstante, a pesar de esa fachada de aparente frialdad, la realidad es que los adolescentes, en el fondo, necesitan sentir el afecto y atención de sus padres.

Deben saber que a sus padres les importa lo que ellos puedan sentir o pensar, y que realmente se interesan por sus vidas. En definitiva, les gusta que sus padres se esfuercen en conocerlos, una de las mayores muestras de afecto que más valoran.

  • González, C. (2013). Creciendo juntos: de la infancia a la adolescencia con cariño y respeto. Temas de Hoy. España