5 emociones negativas con las que tu hijo tiene que aprender a lidiar

Los padres pueden enseñar a los niños a identificar y canalizar sus emociones negativas y a lidiar con ellas. Es importante que los niños aprendan a controlarse y a ser empáticos con los demás.

La educación emocional es parte de la formación de tu hijo. Es importante que sepas en qué consiste la inteligencia emocional, cómo se puede medir en los niños y cómo educar sus emociones y sentimientos para que sean más felices.

Las emociones negativas con las que debe aprender a lidiar

1. Frustración

Tu hijo necesita saber cómo lidiar con la frustración efectivamente sin necesidad de que lo tengas que rescatar de sentir esas emociones. Cuando tu hijo tenga problemas con las matemáticas o tenga muchas dificultades para hacer la cama, no hagas sus tareas por él.baby-215867_960_720

Lo más recomendable y sano es que él se tome un descanso o incluso tome algunas bocanadas de aire si es necesario. Aliéntalo a resolver y atacar sus problemas otra vez cuando este más calmado.

Si tú no les das oportunidades a tus hijos para resolver sus propios problemas, existe el riesgo de que empiecen a desarrollar un sentido de dependencia que empeorará sus emociones negativas y esperará que las personas alrededor resuelvan sus problemas.

2. Ira

La ira no es una emoción negativa en sí. Las personas decidimos qué hacer con ella. Los niños necesitan aprender maneras saludables para lidiar con los sentimientos de rabia.

Necesitan reconocer que no está bien golpear o tener una actitud agresiva cuando se sienten disgustados. Debes resistir la urgencia de calmar a tu hijo cada vez que se sienta molesto. Enséñale cómo calmar su cuerpo con respiraciones profundas.

3. Decepción

Está bien que tus hijos tengan experiencias de decepción a veces. Recuerda que va a experimentar muchos momentos de decepción que pueda tener en su vida y es bueno que pueda comprenderlo.

De esta forma, cuando las cosas no funcionen a su favor, no reaccionarán como si fuese el fin de sus vidas. Por el contrario, podrán encontrar la mejor vía para avanzar.

4.Culpa

Si recibes una disculpa cada vez que tu hijo se porta mal, él no está experimentando mucha culpa sobre su mal comportamiento. Lo importante es que tu hijo reconozca que su comportamiento afecta a otras personas y una disculpa no puede borrar esa falta.niño con emociones negativas

Sin embargo, generar un sentimiento de vergüenza tampoco le ayudará mucho. Un poquito de culpa es saludable porque puede aportar cambios constructivos en tu hijo. No debes decirle solo que todo está bien cada vez que tu hijo se disculpe. De esta forma no aprenderá a lidiar con las emociones negativas relacionadas a la culpe. Además, le estarás enviando el mensaje que él no necesita sentir culpa de lo que ha hecho.

Un niño que siente culpa cada vez que lastima los sentimientos de alguien, puede pensar dos veces antes de volver a lastimar a otra persona. Sin embargo, si tú fuerzas que él se disculpe hacia la persona herida y pretendes que no pase de nuevo, él no habrá aprendido su lección.

5. Ansiedad

No es nada saludable que el niño sienta constantemente ansiedad. Lo importante es que ellos puedan reconocer que es lo que ocasiona su ansiedad. Es vital que le enseñes a tus hijos a enfrentar sus miedo, cuando ellos experimenten cosas positivas. Algunos ejemplos son cuando se está divirtiendo en un evento al que antes no quería ir.

De esta forma, aprenderá que su ansiedad no debe limitarlo al hacer cosas que ellos quieran hacer, solo por evitar que experimenten emociones negativas.

Las emociones negativas que el niño pueda sentir debes dejar que él las experimente y no evitar que haga las cosas que le gustan solo para protegerlo.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar