Mi hijo tiene miedo a los payasos, ¿qué hago?

María José · 1 agosto, 2016
A continuación te comentamos todo acerca de este miedo, cuándo se considera fobia y cómo puedes actuar al respecto.

Los payasos son personajes coloridos, carismáticos y divertidos. No obstante no todos disfrutan con ellos. De hecho muchas personas tienen miedo a los payasos.

Una vez que te has dado cuenta de que tu hijo le tiene miedo a los payasos es importante que sepas cómo actuar al respecto para ayudarle a superar este temor. 

No es igual miedo que fobia

A pesar de que suelen confundirse ambos términos en el lenguaje cotidiano, el miedo es una emoción ante algo que se considera un riesgo o una amenaza. Genera desagrado, incomodidad y aversión, y su duración es corta.

Por otra parte, una fobia es una expresión prolongada, irracional e intensa del miedo. Por lo tanto, el sujeto experimenta ansiedad ante un objeto, situación en particular de forma desproporcionada y rechaza esto contundentemente.

Si bien este es un tema muy extenso, en líneas generales se puede decir que, salvo que ya exista una evaluación psicológica o psiquiátrica que lo confirme, una persona no puede diagnosticar una fobia al azar. Mucho menos a sí mismo.

En lo que respecta al miedo a los payasos, no debemos apresurarnos a emitir un diagnóstico ya que esto podría complicar las cosas para nuestros hijos. Especialmente a temprana edad.

En otras palabras, el hecho de que un niño le tenga cierto miedo a los payasos no quiere decir que tenga una fobia. No obstante, si ya se ha confirmado que se trata de una fobia, es importante informarnos bien al respecto y procurar ser asertivos a la hora de tomar acciones.

El miedo a los payasos (coulrofobia) es una fobia bastante común, tanto en niños como en adultos.

El miedo a los payasos

¿Por qué los niños tienen miedo a los payasos?

Puesto que los payasos son personajes con un aspecto muy impactante es posible que un niño se sienta intimidado ante su presencia brillante y colorida.

La estética es exagerada y poco natural, desde el maquillaje hasta la ropa. Incluso la voz y los gestos de los payasos son completamente distintos a lo común.

Los niños y los bebés son muy reactivos ante las cosas que no son familiares o a los rostros desconocidos, por consiguiente esta estética pueden causarles temor.

Por otra parte, los payasos suelen ser ruidosos y bruscos a la hora de acercarse a los bebés y a los niños. En su afán por agradar y divertir no se dan cuenta de que su aproximación ha generado incomodidad y cierto temor.

A pesar de que no utilicen una máscara como tal, esconden su verdadero aspecto, con lo cual no queda del todo claro cuáles puedan ser sus intenciones. Por supuesto, se entiende que esto es lo que se puede percibir desde el punto de vista de un niño.

Los niños mayores también pueden sentir miedo después de leer ciertas historias o tras ver algunas películas de ficción en las cuales se retraten a los payasos como seres siniestros y malvados.

No fuerces a tu hijo a estar delante de un payaso si no quiere hacerlo. Esto solo podría causarle más problemas emocionales y mayor aversión.

Consejos

Independientemente si se trata de un miedo o una fobia, lo primero que debes hacer es procurar que tu hijo se relaje, lejos de aquello que le genera incomodidad.

También es fundamental no reírse de la situación y evitar ridiculizar a nuestro hijo solo porque le tiene miedo a los payasos. Recordemos que para ellos se trata de una situación desagradable, no de un chiste.

Aunque a ti te parezca gracioso, no lo es en absoluto. Tu hijo necesita tu apoyo y tu comprensión, por lo que es necesario que respetes su posición.

Recuerda que un niño que se siente comprendido y querido podrá sentirse más seguro consigo mismo a la hora de intentar un acercamiento, de la mano de sus padres, a los payasos.

Consejos para superar el miedo a los payasos.

Una vez que el niño esté calmado, explícale de qué se trata ese personaje, que se trata de una persona normal que solamente quiere hacer reír y entretener, y que no le hará daño.

  • Tómate el tiempo que necesites para explicarle a tu hijo lo que es exactamente un payaso. Recuerda explicarle que es una persona disfrazada y que su único objetivo es brindarle alegría y diversión.
  • En una situación donde tu hijo se sienta cómodo y seguro puedes mostarle cuentos de payasos que sean adorables, o vídeos y dibujos para que se sienta bien al mirar las imágenes, pero nunca lo obligues a hacerlo si no quiere.
  • Otra idea es buscar la oportunidad de que tu hijo pueda ver la transición de un payaso a su forma normal, para que se dé cuenta de que realmente hay una persona detrás del disfraz, y que cuando se maquillan y disfrazan solo representan un papel.
  • Puedes comentarle la idea de que vosotros mismos os disfracéis de payasos para que se entienda que él también puede disfrazarse sin dejar de ser él mismo.

Pero al igual que ocurre ante cualquier miedo, es necesario que tranquilices a tu hijo, que seas comprensiva con sus inquietudes y temores.