19 juegos de reflejos y coordinación para niños

Los juegos de reflejos y coordinación sirven para estimular la psicomotricidad de los más pequeños. 
19 juegos de reflejos y coordinación para niños
Ana Couñago

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago.

Última actualización: 11 octubre, 2022

Los juegos de reflejos y coordinación son ideales para divertirse en familia mientras los niños estimulan y trabajan algunas habilidades motrices. En este artículo te recomendamos algunos juegos de este tipo. Presta atención y descubre cómo se juega a cada uno de ellos. ¡Seguro que a los pequeños de la casa les encantan!

19 juegos de reflejos y coordinación para niños

Nada enciende más la mente de un niño como jugar”.

-Dr. Stuart Brown-

1. El mundo al revés

Este juego no solo favorece los reflejos psicomotores y la coordinación corporal en niños, sino que, además, sirve para desarrollar el autocontrol y la concentración.

Antes de empezar a jugar, hay que decidir quién será la persona encargada de guiar el juego. Esta se pondrá de pie enfrente del resto de los participantes, quienes se colocarán en fila. 

El conductor del juego tendrá que dar órdenes en voz alta (por ejemplo: “saltad”, “corred“, “levantad los brazos”, etc.), y los jugadores tendrán que hacer exactamente lo contrario a lo que dice la orden.

Niños jugando a juegos de reflejos y coordinación.

Poco a poco, se van complicando estas acciones, especificando la parte del cuerpo que se debe utilizar para llevar a cabo la acción propuesta (por ejemplo: “saltad a la pata coja con el pie derecho”, “corred poniendo la mano derecha en la cabeza”, “levantad el brazo izquierdo”, etc.). Así, e l juego finaliza cuando uno de los participantes realice mal alguna de las acciones.

2. Tierra, aire, fuego y agua

Este juego es ideal para que los niños trabajen la capacidad de reacción, la capacidad de razonamiento y la agilidad mental. Para comenzar, hay que colocar una cuerda que divida una zona en dos partes, de modo que en una de las partes se sitúe uno de los participantes y en la otra parte el resto de jugadores.

La persona que está sola en uno de los lados debe ir diciendo en voz alta las palabras “tierra”, “agua”, “fuego” o “aire”, mientras lanza un balón, intentando dar a alguno de los jugadores que se encuentran al otro lado.

Cuando este diga “tierra”, “agua” o “aire”, el jugador al que le tocó el balón deberá nombran algún animal terrestre, acuático o un ave, respectivamente. En caso de que diga “fuego”, el niño tendrá que nombrar un objeto que sea resistente al fuego. Si al jugador en cuestión no se le ocurre nada, quedará eliminado. Este proceso se repite hasta que solo queda un jugador.

3. Las pelotas que explotan

Para este juego se necesitan dos pelotas y, al menos, cinco jugadores. Estos deben colocarse de pie unos al lado del los otros y formar un círculo. Un participante coge una de las pelotas y le entrega la otra al jugador que esté más alejado de él.

Padre jugando con su hijo en el salón de casa.

Una vez todos están en sus posiciones, comienza el juego, que consiste en ir pasando las pelotas al jugador situado a la derecha o a la izquierda. El jugador que tenga en la mano ambas pelotas, pierde y es eliminado. Esto se repite constantemente hasta que solo queden tres jugadores en juego.



4. Carrera a cámara lenta

Con este juego se practica la capacidad para controlar el movimiento corporal. Lo primero que hay que hacer es seleccionar a un participante para que ejerza la función de guía.

El resto de los jugadores deben permanecer apoyados en una pared hasta que el guía del juego les indique que pueden comenzar a moverse. Cuando esto ocurra, los jugadores tienen que avanzar lo más lentamente posible hasta llegar a la pared opuesta de la sala, donde se situará la meta. Mientras realizan esta acción, deben simular que están corriendo a gran velocidad.

El guía debe supervisar que ningún jugador se quede parado en el sitio, en cuyo caso quedaría eliminado del juego. Gana el último participante en llegar a la meta.

5. La carretilla, uno de los juegos de reflejos y coordinación que te encantarán

Este es uno de los juegos más míticos y populares de todos los tiempos. Gracias a él, los más pequeños de la casa no podrán parar de reír. En este sentido, es posible que tú como padre o madre también hayas jugado alguna vez y lo recuerdes con añoranza.

Para jugar uno de los jugadores se tiene que poner en el suelo y el otro cogerle las piernas para que camine usando solo sus brazos. De esta forma, el que está de pie trabajará la fuerza y la coordinación; mientras que el que está en el suelo mejora las articulaciones de los brazos y sus reflejos.

6. Al corro de la patata

En línea con el juego anterior, este es un juego de toda la vida que se acompaña de una de las canciones más legendarias de todos los tiempos: “Al corro de la patata comeremos ensalada./Lo que comen los señores, naranjitas y limones/A chupé, a chupé sentadito me quedé”.

Además, con él los hijos mejorarán la coordinación motora mientras bailan en círculos agarrando sus manos hasta que se tengan que agachar al ritmo de la canción. 

7. Seguir al rey

Para jugar a Seguir al rey la idea es imitar lo más deprisa posible a aquel jugador que en ese momento tiene el papel del rey. De esta forma, si al que le toca asumir el papel decide dar vueltas por la casa, subirse a una silla, ponerse a gatear o cualquier otra actividad, los demás tendrán que usar su astucia, ingenio y reflejos para hacer lo mismo.

8. El juego de las sillas

¿Cómo no vas a disfrutar del juego de las sillas al ritmo de la música? Seguro que tú también durante tu infancia te has divertido con él.

Para pasarlo estupendamente y disfrutar de nuevo de su compañía, se colocan unas cuantas sillas en círculo y se enciende la música. Cuando se apague, todos deberán sentarse hasta que quede uno en pie (el eliminado). Así y de forma progresiva se irán quitando cada vez más sillas… ¡Y el más veloz ganará!

9. A la pata coja

Tras dibujar un diagrama compuesto de cajas con números del 1 al 10, en forma de T, el pequeño de la casa deberá completar el recorrido saltando a la pata coja (es decir, sobre una sola pierna) y evitando pisar la casilla donde haya caído la piedra.

10. Volteretas, uno de los juegos de reflejos y coordinación perfectos para los más pequeños

A medida que pasa el tiempo, a los adultos les va costando más hacer volteretas. Sin embargo, los niños han disfrutado siempre al hacerlas sin apenas esfuerzo. Y es que lo mejor de ellas es que permiten fortalecer la coordinación motora y las articulaciones. 

Así, por ejemplo, lo ha demostrado el siguiente estudio publicado en 2021 por la Universidad de Santiago de Compostela, donde se evaluó que las volteretas hacia delante, hacia atrás y en rodillo sirven como métodos de evaluación para las habilidades motrices de los más pequeños.

11. Caminar sobre la línea

Una actividad perfecta para entrenar el equilibrio y los reflejos es llevar a cabo esta actividad. Para hacerla, debes marcar en el suelo una línea muy fina (bien sea con cinta adhesiva que sea fácil de quitar o tiza fácil de retirar de cualquier superficie). Después, tendrás que tratar de caminar sobre ella sin salirte del recorrido ni sujetarte con nada.

12. Carrera de camareros

Para los amantes de las carreras más ingeniosas de todos los tiempos, no es posible perderse esta actividad tan apasionante. Con ella, tanto los pequeños como los padres podrán disfrutar a la vez que consiguen estimular los reflejos y la coordinación.

Coge un libro, pon sobre él dos o tres objetos blancos (ceras, peluches, algodón…) y a ver quién es capaz de recorrer el recorrido marcado sin que se le caiga nada. 

13. Carrera a gatas

En línea con la idea anterior, pero esta vez pensando en los más pequeños de la casa, te proponemos que si todavía los bebés no han aprendido a andar realicen carreras a gatas. De esta forma, podrán desde pequeños entrenar la psicomotricidad gruesa.

14. Mano-pie

Este juego, aunque es un poco laborioso, lo cierto es que es de los más divertidos de este listado y seguro que encantará a toda la familia. Para llevarlo a cabo, hay que dibujar en unas cartulinas o cartones (es decir, un soporte físico duro) las siluetas de las manos y pies.

Después, habrá que caminar y tocar sobre las siluetas donde otro de los jugadores esté indicando. Quien tenga mejor equilibrio y perspicacia, gana. ¿No es maravilloso?

Juegos y reflejos de coordinación infantiles para hacer fuera de casa

Los juegos que antes se han descrito sirven para hacerlos en el interior o exterior de la vivienda, pero para aquellos que sean de disfrutar del tiempo al aire libre les encantarán las siguientes opciones con las cuales podrán pasar un rato agradable solos o en familia. ¡Apunta!

15. Carrera de obstáculos

Como ya habrás podido comprobar, a lo largo de este artículo te hemos propuesto varias ideas de carreras que se pueden hacer en el interior del hogar. Sin embargo, una carrera de obstáculos es mejor realizarla en un entorno abierto para velar por la seguridad de todos los jugadores.

En este sentido, preparar una yincana en el parque o en el jardín con familiares o amigos es una idea fantástica para fortalecer los músculos y la coordinación de forma efectiva. 

16. La comba, uno de los juegos de reflejos y coordinación más tradicionales

Quizás no te lo habías imaginado nunca, pero lo cierto es que este juego tradicional es perfecto para fortalecer las articulaciones y mejorar la coordinación motora. Además, es una de las actividades para que los niños y niñas de todas las edades se diviertan juntos.

17. Montar en bicicleta

Dar un paseo en bicicleta es una actividad idónea para fortalecer las articulaciones y la coordinación motora, además de poder pasar un tiempo agradable en familia o con amigos. Por eso, te recomendamos que aproveches las tardes de sol para salir fuera con los más pequeños.



18. Trepar por el tobogán 

Los niños suelen subirse a los sitios más insospechados: bancos, sillas, árboles, etc. En este sentido, siempre hay que tener precaución y velar por su seguridad. Por eso, si tu hijo quiere trepar por el tobogán lo mejor es estar a su lado y vigilar cómo refuerza la coordinación y la fuerza con esta actividad al aire libre.

19. Explotar pompas de jabón, uno de los juegos de reflejos y coordinación más bonitos

¿Te habías imaginado alguna vez que explotar pompas de jabón fuera uno de los juegos idóneos para desarrollar la coordinación y el equilibrio de los niños? Además de reírse mucho, los más pequeños de la casa se lo pasarán en grande viendo cómo vuelan mientras intentan alcanzarlas.

Los juegos de reflejos y coordinación para niños, una manera beneficiosa de disfrutar

Ahora que ya conoces algunas ideas para que los más pequeños de la casa practiquen y refuercen sus reflejos y coordinación, no dudes en invitarles a ponerlas en práctica; bien sea con la familia o con los amigos. Además, lo más bonito de todo es que la familia entera podrá formar parte también de todos ellos como jugadores para pasar un agradable rato en familia. 

¿Y tú? ¿A qué estás esperando para incorporarlos a la rutina infantil? ¿Conocías alguno de ellos con anterioridad? Te leemos.

Te podría interesar...
Cómo desarrollar las habilidades motrices finas en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo desarrollar las habilidades motrices finas en los niños

Las habilidades motrices finas permiten que los niños coloreen, escriban y hagan otras actividades necesarias tanto para el ámbito escolar como par...



  • Allué, J. M. (1998). El gran libro de los juegos. Barcelona: Parramón Ediciones.
  • Macía Yáñez, I. (2021). Análisis de confianza intra-observador de diferentes pruebas para la evaluación de las habilidades motrices de estabilidad en niños y niñas de Educación Primaria .

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.