4 consejos para ayudar a tu hijo a perder el miedo al médico

20 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Tu pequeño tiene miedo a los médicos? A continuación, te damos algunos consejos para ayudarlo a superarlo de la mejor forma posible.

Uno de los temores más comunes en la infancia es el miedo al médico, en especial, entre los 2 y los 5 años de edad. ¿Es el caso de tu hijo? Si es así, las siguientes líneas te interesan, pues en ellas te damos algunos consejos para ayudar a tu pequeño a perder dicho miedo.

Pero antes hay que aclarar que es normal que los niños sientan incertidumbre e inseguridad al tener que ir al médico, ya que deben hacer frente a una situación desconocida en la que una persona externa al entorno cercano invade su espacio personal y, en algunas ocasiones, lleva a cabo procedimientos que producen cierto dolor o molestia.

4 consejos para ayudar a tu hijo a perder el miedo al médico

Doctor hablando con una niña para que mierda el miedo al médico.

1. Avisar con antelación las visitas al médico

Si tu hijo percibe el hecho de ir al médico como algo amenazante y peligroso, es importante que sepa con varios días de antelación que tiene que acudir a una cita médica, de manera que esto no le coja por sorpresa y pueda ir haciéndose poco a poco a la idea.

2. Transmitir seguridad y confianza

Como madre o padre, ante esta situación, tienes que actuar como fuente de apoyo y de confianza. Para ello, es conveniente que le expliques a tu pequeño que tú le acompañarás a la visita al médico y que no debe preocuparse porque estarás allí para lo que necesite.

Además, para que el niño se sienta más seguro, le puedes decir que escoja uno de sus juguetes u objetos favoritos (un peluche, una muñeca, su mantita, etc.) para que también le acompañe y permanezca junto a él durante la consulta.

3. Jugar a los médicos y contar cuentos ambientados en centros de salud

Una idea fantástica para hacer que tu hijo disminuya o pierda el miedo al médico es jugar con él a juegos relacionados con el ámbito sanitario. Así, de una forma lúdica, se le da al pequeño la oportunidad de experimentar cómo se lleva a cabo el papel de doctor o de enfermero y el rol de paciente, y qué prácticas se suelen realizar.

Otra buena idea es hacerse con algún cuento ambientado en centros de salud y leerlo junto al niño, para que vaya conociendo cómo es el entorno que se va a encontrar en el médico y que este no le cause tanta incertidumbre.

4. Evitar comentarios negativos sobre la labor del personal sanitario

A veces, los adultos se quejan y critican la labor del personal sanitario, y comparten sus malas experiencias en el médico. Si tienes un hijo al que le da miedo ir al médico, debes evitar hacer este tipo de comentarios negativos delante de él, pues con ellos solo estarás ayudando a alimentar dicho temor.

Por el contrario, has de transmitirle que los médicos están ahí para ayudar a las personas y no para hacerles daño, y que acudir a ellos no se trata de un castigo, sino de una necesidad para poder estar sanos y disfrutar plenamente de la vida.

¿Miedo al médico o fobia?

Si crees que el miedo que tu hijo siente ante el hecho de acudir al médico es irracional, excesivo e incapacitante, puede que no se trate de un simple miedo infantil, sino de una fobia, concretamente, puede que padezca iatrofobia.

Niña en la consulta del médico.

En este caso, seguramente, los consejos anteriormente comentados no sirvan para reducir o poner fin al problema, por lo que se recomienda pedir ayuda a un psicólogo especializado en el tratamiento de fobias.

¿Qué es la iatrofobia?

Iatrofobia es un tipo de fobia social que se caracteriza por experimentar un miedo extremo e irracional ante los médicos o el personal de la salud en general. Las personas que sufren este trastorno, en estas situaciones, sienten un malestar intenso, ansiedad e, incluso, verdadero pánico.

La importancia de tratar el miedo al médico

En definitiva, es importante tratar el miedo al médico en cuanto se detecta el problema. Al fin y al cabo, es inevitable acudir a él tanto en la infancia como a lo largo de toda la vida.

En cuanto tu hijo entienda que esa persona vestida con bata blanca es su alidada y no su enemiga, podrá afrontar las visitas al médico de una forma más relajada y menos insegura.

  • Pérez-Grande, M. D. (2000). El miedo y sus trastornos en la infancia. Prevención e intervención educativa. Aula12.