10 trucos para curar chichones en los niños

Los moratones, raspones y chichones son las lesiones más frecuentes en los niños. Si bien suelen ser autorresolutivas, no hay que dejar pasar algunos síntomas.
10 trucos para curar chichones en los niños
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 13 abril, 2021.

Última actualización: 13 abril, 2021

Las caídas y los golpes en los niños son situaciones habituales de la vida cotidiana. Los moratones, raspones y hematomas son manifestaciones muy frecuentes en la piel de los más pequeños. Por ello, a continuación, te contamos algunos trucos para curar los chichones en los niños. ¡Toma nota de todos ellos!

Curar chichones en los niños

Los niños a determinada edad son muy inquietos, comienzan a explorar diferentes ambientes y se sienten libres al correr o manejarse solos. De esto surgen las caídas, los golpes y los raspones involuntarios.

Existen varias opciones para tratar los chichones en los niños. No obstante, lo principal como padre es mantener la calma en dicha situación y así tranquilizar al niño.

1. Crema antiinflamatoria

Si bien este tipo de cremas o pomadas no se utilizan en los momentos agudos de la lesión, cumplen un efecto antiinflamatorio avanzado el golpe o la contusión. A su vez, se deben respetar las indicaciones del producto y las formas de colocación.

Niño con un golpe en la cabeza preparado para usar los trucos para curar los chichones en los niños.

Algunas de ellas poseen glucocorticoides dentro de sus componentes y estos no se deben utilizar de manera habitual ni por periodos prolongados. Pueden ser consideradas de amplio espectro por su agregado de antibacterianos y antifúngicos.

2. Árnica, el aceite esencial para tratar hematomas

La árnica controla los hematomas, reduce la hinchazón y promueve la recuperación después de haber ocurrido un traumatismo local. Por lo tanto, acelera los procesos de curación, disminuye de manera rápida el tamaño de los hematomas y restaura el tono normal de la piel.

La árnica también actúa como un analgésico. Incluso es útil para para la pérdida de cabello, para el acné, las picaduras de insectos, los esguinces, los dolores musculares, las contusiones y la hinchazón debido a fracturas.

3. Frío local para los chichones en los niños

Aplicar hielo de manera inmediata es una de las reacciones más apropiados para cuando los niños se golpean. El frío provoca vasocontricción y disminuye el flujo de sangre alrededor del área, lo que hace menos visible el hematoma y contribuye a reducir la hinchazón.

Se recomienda una compresa de hielo reutilizable, cada 20 minutos durante al menos 10 minutos cada vez. El National Health Service recomienda no colocar el hielo de forma directa sobre el moratón, sino envolverlo en una toalla o papel para proteger la piel.

4. Paños calientes

Si bien se suele recomendar el uso de hielo para mitigar el dolor y que actúe como efecto anestésico, se recomienda también aplicar calor para estimular la circulación y aumentar el flujo sanguíneo.

Al acelerar la circulación sanguínea de la zona del cuerpo lesionada, se tiende a eliminar la sangre que se encuentra retenida en el hematoma formado. La aplicación de calor libera las tensiones de los músculos cercanos y alivia el dolor.

5. Pentosano polisulfato sódico

Algunas cremas que tienen su indicación para ser utilizadas de manera tópica contienen Pentosano polisulfato sódico, un compuesto que favorece la reabsorción de los moratones. Además, se indica aplicar una capa muy delgada sobre la superficie cutánea.

El pentosano polisulfato sódico es un compuesto similar a la heparina, semisintético, cuyo origen proviene de los vegetales. Su absorción a través de la superficie cutánea se ve beneficiada por su bajo peso molecular.

6. Analgésicos vía oral para los chichones en los niños

Si bien existen medidas previas para poner en práctica, otra de las opciones para llevar a cabo y curar los chichones de los niños es administrarle un analgésico vía oral. Los pequeños pueden ponerse molestos y quejarse con insistencia del dolor.

Los analgésicos aptos para administrar en los niños son el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno. No obstante, el ibuprofeno esta prohibido en menores de 3 meses.

7. Compresión del área lesionada

Ante cualquier contusión, la primer indicación que hay que realizar es comprimir el área afectada y colocar hielo para evitar que se desarrolle edema con el posterior hematoma.

Después de haber aplicado durante un tiempo considerado el hielo, y a su vez, generar compresión, se puede recurrir al aceite de árnica para evitar la generación de hematomas o moretones.

8. Crema con vitamina K

Existen productos que contienen vitamina K entre algunos de sus componentes. Cumple la función de reducir hematomas y activa la microcirculación para desempeñar una acción vasoprotectora. Además, la vitamina K es una de las sustancias que el organismo requiere para elaborar coágulos y para frenar los sangrados.

Niño con un chichón muy grande en la frente.

En 2003 la Academia Estadounidense de Pediatría recomendó que se administrara una inyección de vitamina K1 intramuscular a todos los recién nacidos  para prevenir las hemorragias perinatales.

9. Aceite de lavanda

Los chichones, hematomas o moratones en niños siempre provocan intenso dolor. Por lo tanto, para subsanar esto, el aceite de lavanda es muy efectivo debido a sus propiedades analgésicas. Además de estas propiedades, tiene actividad anticonvulsiva, antioxidante, ansiolíticas, antiinflamatorias y antimicrobianas. Existen cremas o pomadas que también cuentan con ella entre sus componentes.

10. Aceite esencial de árbol del té

El aceite de árbol del té es uno de los aceites más utilizados en los últimos tiempos, derivado de la planta australiana Malaleuca alternifolia. Dentro de sus propiedades resaltan el poder antibacteriano, antiséptico, antiinflamatorio, antimicrobiano, desinfectante, antifúngico y antiviral. Disminuye la inflamación que se genera en los golpes y contribuye a acelerar el proceso de regeneración de la superficie cutánea.

Los chichones en niños y la consulta médica

Si bien los chichones en niños pueden resultar lesiones superficiales y autorresolutivas sin dejar secuela alguna, puede ocurrir que existan contusiones que requieran cuidados más exhaustivos.

Así pues, cuando el pequeño tenga vómitos, visión borrosa, pérdida de conciencia o somnolencia, irritabilidad, dolor de cabeza, alteraciones del habla, de la coordinación o de la marcha, se debe acudir a la consulta médica.

Te podría interesar...
Caídas y golpes en la cabeza, ¿qué hacer?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Caídas y golpes en la cabeza, ¿qué hacer?

Los bebés y los niños son propensos a los accidentes domésticos; los padres deben estar atentos. ¿Cómo proceder en caso de caídas y golpes en la ca...



  • Burrows P, Trefan L, Houston R, Hughes J, Pearson G, Edwards RJ, Hyde P, Maconochie I, Parslow RC, Kemp AM. Head injury from falls in children younger than 6 years of age. Arch Dis Child. 2015 Nov;100(11):1032-7. doi: 10.1136/archdischild-2014-307119. Epub 2015 Aug 21. PMID: 26297697; PMCID: PMC4680174.
  • Kouzi SA, Nuzum DS. Arnica for bruising and swelling. Am J Health Syst Pharm. 2007 Dec 1;64(23):2434-43. doi: 10.2146/ajhp070155. PMID: 18029949.
  • American Academy of Pediatrics Committee on Fetus and Newborn. Controversies concerning vitamin K and the newborn. American Academy of Pediatrics Committee on Fetus and Newborn. Pediatrics. 2003 Jul;112(1 Pt 1):191-2. PMID: 12837888.