Wonder, la lección de August: grandes razones para leerlo

19 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Wonder, la lección de August, de R.J. Palacios, el libro del que todo el mundo habla y que merece ser leído por mayores y pequeños.

Una vez que terminamos Wonder, la lección de Augusto es imposible dejar de pensar y de darle vueltas a lo que acabamos de leer. Leer Wonder es como emprender un viaje de emociones maravilloso. Es un libro capaz de dejar a un lector de cuaquier tipo meditando y sintiéndose mejor.

¿De qué va Wonder, la lección de August?

August tiene diez años, pero no ha ido al colegio como los demás niños. Ha nacido con una anomalía genética y por ello ha tenido que operarse veintisiete veces. Su cara no parece ‘normal’. Cuando llega el momento de ir al colegio, sabe que tiene que enfrentarse al mundo que hay fuera de la zona de confort de su casa y su entregada familia.

Con sus diez años, a August le gusta hacer las cosas normales que hacen otros niños de diez años. Le gusta el helado y montar en bicicleta. Juega a la pelota y tiene una Xbox, pero a pesar de todas sus operaciones, nunca va a tener un aspecto normal.

Las cosas son difíciles para August y para su familia también. Tiene una hermana mayor muy protectora, Via, que se enfada cuando la gente lo mira fijamente y cuando sus padres demuestran que quieren a August. No puede evitar discutir y opinar sobre si August debería ir a la escuela.

Wonder, la lección de August: grandes razones para leerlo.
© Lions Gate Entertainment, Mandeville Films, Participant Media

«Me llamo August. No voy a describir cómo soy. Lo que sea que estés pensando, probablemente sea peor».

Cuando August empieza en el colegio está muy nervioso. No solo por las mismas razones que cualquier otro niño de su nueva clase, sino que también lo está porque no puede andar por el pasillo sin que todo el mundo lo mire o demuestre su crueldad con él.

Razones para leer Wonder, la lección de August

Es un libro realmente audaz, resulta divertido y engancha. Probablemente, si alguien nos cuenta de qué va el libro antes de empezar a leerlo, puede parecer poco atractivo, un libro con un tema difícil que no apetece abordar.

Pero resulta que la forma en la que está escrito, con mucho encanto y calidez hasta en las partes más duras y tristes, lo hace imprescindible. Sí, August es alguien con un síndrome extraño, poco conocido, al que cogemos cariño en pocas páginas.

La tristeza que el libro deja sentir se ve compensada con el sentido de bondad y amor que provoca con sus personajes y sus historias. Fundamental es su manera de hacer sentir aprecio por las cosas buenas que nos rodean, que están ahí.

Para niños y mayores

Wonder parece escrito sobre todo para público infantil, pero en realidad está dirigido a todos los públicos; es un crossover sin apenas pretender serlo. El libro es ameno y es divertido de leer, a pesar de los momentos más duros en los que hace que nos emocionemos.

Lo más importante es que en ningún momento pierde su sentido del humor delicioso en una historia tan singular como normal a la vez. Justo esto es lo que lo hace más peculiar, si cabe. Tiene cuatrocientas páginas, pero está estructurado en capítulos cortos y su lectura es sencilla.

Puede ser leído y disfrutado por niños a partir de nueve o diez años y también por adolescentes, e incluso por adultos. R.J. Palacios logra dibujar a niños de diez años muy creíbles; sus comentarios son reales, sus bromas y peleas también… Es todo lo que vemos en cualquier clase de Primaria entre niños de esa edad.

En Wonder encontramos varios narradores. Sus compañeros Summer o Jack, su hermana Olivia, etc. Así es más fácil ir viendo la forma en la que los que rodean a August entienden que solo es un niño normal.

La parte de la historia narrada por su hermana, Via (Olivia) llama especialmente la atención. Es capaz de plasmar cómo una adolescente lucha internamente entre el amor que siente por su hermano y la forma en la que vive, día a día, ya que a ella no le hacen tanto caso.

Wonder, la lección de August: grandes razones para leerlo.
© Lions Gate Entertainment, Mandeville Films, Participant Media

Los adultos también tienen grandes cosas en las que pensar después de leer Wonder. Por ejemplo, cuánto y hasta dónde hay que proteger a los hijos, cómo controlar esa necesidad de salvarlos de todo lo malo, así como la importancia que tiene dejarlos volar y vivir cosas por ellos mismos.

Sus enseñanzas fundamentales

  • Con las diferentes voces narrativas en primera persona podemos identificarnos y sentir empatía con todos los que van participando en la historia.
  • Wonder promueve valores como la amistad, la autoestima, el respeto, la generosidad o el espíritu de equipo de una forma sincera que olvida las convenciones.
  • El tema del bullying es algo real en nuestros días y es importante disponer de libros como este que sepan tratarlo y hacer pensar.

Para terminar nos quedamos con la reflexión de August al final del libro, tan significativa como sencilla:

«Todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida, porque todos vencemos al mundo».

  • R.J. Palacio. (2012). Wonder, La lección de August. Nube de Tinta.