Voy a conocer a la nueva pareja de mi madre

Si vas a conocer a la nueva pareja de tu madre, es recomendable que antes tengas en cuenta estos tips. Recuerda: la premisa básica debe ser el apoyo a tu mamá.

¿Vas a conocer a la nueva pareja de tu madre? En la actualidad, muchas mujeres separadas, divorciadas o viudas, deciden rehacer su vida y brindarse otra oportunidad con una nueva pareja después de un tiempo y ya recuperadas del golpe.

Aunque se ven regeneradas, contentas y felices, muy en el fondo sienten la intriga de saber cómo reaccionarán los hijos al saber que existe alguien más en su vida y si lo aceptarán o no.

Como hijos, se debe entender que la vida continúa y que hay que brindar apoyo a nuestra madre. Ese amor de pareja que necesita y anhela no está en nuestras manos para entregarlo.

Por otra parte, cuando ya somos mayores de edad, buscamos tomar vuelo para dejar el nido y hacer la vida que, por derecho, que nos corresponde. Sin embargo, tenemos que estar preparados y con la mente abierta para saber que, en cualquier momento, mamá va a conocer a un hombre y tendrá la oportunidad de retomar su vida amorosa.

Si sentimos celos, rabia o desacuerdo por ello, es en cierta forma normal, porque desarrollamos temor a que ella pueda ser herida o sufrir por ello.

Conocer a la nueva pareja de mi madre: su felicidad es lo primero

Si nos ponemos del lado de ella, nos daremos cuenta de que quizás no le ha sido nada fácil encontrar un nuevo amor y tener la suficiente confianza para darlo a conocer en la familia.

Hay estudios que afirman que elegimos una pareja similar a nuestros padres.

¿Cómo debo actuar?

No nos dejemos llevar por la primera impresión. Quizás al conocer a la nueva pareja de nuestra madre no nos guste su apariencia. Sin embargo, lo mejor es permitirle darse a conocer tal cual es.

Deberíamos consultar a nuestra madre acerca de como es él para ir buscando afinidad; así, cuando llegue el momento del encuentro, podremos entablar un tema de conversación ameno.

Siempre debemos mostrar empatía con nuestra madre y con su nueva pareja. Para conocerlo, podemos proponer una cita en algún lugar agradable, como un restaurante o un café.

“Se debe entender que la vida continúa y que hay que brindar apoyo a nuestra madre. Ese amor de pareja que necesita y anhela no está en nuestras manos para entregarlo”

Pon límites

Es importante poner límites. No pensemos que, por apoyar a nuestra madre, estamos traicionando a nuestro padre. Esto no es así; recuerda que ellos son adultos con experiencia y el sabrá comprender la decisión de mamá. Ya que seguramente el también estará en busca de un nuevo amor.

Tener una comunicación constante y abierta con nuestra madre es fundamental. Si sentimos que algo no va bien, se lo debemos comunicar para llegar a un punto de compresión mutuo. Seguramente, ella sabrá agradecer el grado de confianza que sientes hacia ella y la seguridad y apoyo que le das.

Cuando llegamos a ese punto de confianza, podemos preguntar todo lo que nos cause inquietud, y ella con toda seguridad va a responder a todas esas dudas. Eso nos permitirá manejar esa nueva situación.

En este sentido, debemos ir con la mente abierta a conocer a la nueva pareja. Y, por supuesto, esperando que sea el comienzo de una etapa de dicha para el ser que nos dio la vida.

“Como hijos, se debe entender que la vida continúa y que hay que brindar apoyo a nuestra madre”

Conocer a la nueva pareja de mi madre no es fácil, pero mucha gente atraviesa este momento con éxito.

Aceptar lo inevitable

La aceptación es un valor que debemos cultivar y podemos comenzar en nuestra familia. No es necesario que al conocer a la nueva pareja de tu madre muestres alardes de alegría.

Debemos permitirnos ir poco a poco para conocer cada detalle de esta persona. Si en ese mismo momento no nos gustó algo, no lo demostremos allí. Es mejor que esperemos a estar a solas con ella y demos nuestro punto de vista sutilmente.

A fin de cuentas, lo importante es la felicidad de todos. Y si nuestra madre es feliz, entonces nosotros también lo somos. Quién sabe si quizás termine llevándome una agradable sorpresa al conocer a la nueva pareja de mi madre.

Categorías: Psicología infantil Etiquetas:
Te puede gustar