Tratamiento para las hemorroides externas

Corina González · 14 noviembre, 2018
Bien sea por causa del estreñimiento crónico, un embarazo o tras un esfuerzo al levantar un gran peso, miles de personas sufren hoy día de las hemorroides. ¿Qué podemos hacer para paliar sus molestias?

Sufrir de las almorranas es un mal que afecta a miles de personas alrededor del mundo. Estas venas inflamadas en el recto o en el ano, además de ser molestas, pueden llegar a ser muy dolorosas. Para hacerle frente a este incómodo padecimiento, es importante conocer las causas y las alternativas de tratamiento para las hemorroides externas.

Esta enfermedad no tiene sexo ni edad, y quien la padece puede llegar a sufrir mucho. El dolor que produce penetra el ano, la cintura, las caderas y los glúteos. Claro está, todo depende del tipo de hemorroides que se presenten. En ese sentido, estas pueden ser internas —en el recto— o externas —en el ano—.

¿Qué causa las hemorroides?

Por lo general, las hemorroides son causadas por una fuerte presión en el recto o el ano. Muchas mujeres las sufren en el embarazo, ya que aparecen a causa del peso que ejerce el bebé sobre el útero, o también por el esfuerzo hecho durante el parto. Asimismo, la fuerza ejercida al defecar a causa del estreñimiento crónico puede provocar su aparición.

Entre otras posibles causas de la aparición de las hemorroides, se pueden atribuir al hecho de permanecer sentados por largos períodos de tiempo, en especial si el ambiente es caluroso. Las infecciones en la región anal también pueden ser motivo de su brote o inflamación.

Tratamiento para las hemorroides externas

Existen diferentes remedios naturales y consejos heredados por generaciones para evitar que estas molestas venas aparezcan tras dilatarse. Este tipo de opciones no suelen tener efectos secundarios o contraindicaciones, pero siempre es recomendable contar con la aprobación de un especialista ante cualquier tratamiento que pretendamos poner en marcha.

Aquí, algunas opciones para hacerle frente a las hemorroides externas:

Beber mucha agua y consumir fibra

Consumir frutas ricas en fibra natural puede facilitar el proceso de evacuación; también pueden contribuir en este aspecto las de tipo soluble, al agregarlas en las comidas y bebidas durante el tratamiento.

Es importante destacar que el aumento de este componente en la dieta debe ir acompañado de al menos dos litros de agua diarios.

Embarazo y diarrea es una molestia que aqueja a muchas mujeres embarazadas.

Asientos de agua tibia

Realizar asientos de agua tibia brindará al paciente una sensación de alivio y ayudará al proceso antinflamatorio. Del mismo modo, añadir algunas plantas medicinales como flores de manzanillas o lavanda podrían acelerar la recuperación, gracias a sus propiedades. Este tratamiento debe aplicarse entre 15 y 20 minutos por sesión y repetirlo cuantas veces sea necesario.

Uso de pomadas

La aplicación de pomadas en el tratamiento para las hemorroides externas ayudará a disminuir su tamaño y aliviará el dolor en pocos minutos. Existen muchas marcas en el mercado, pero para seleccionar la adecuada según el caso, es indispensable la orientación de un especialista.

El contenido de este tipo de medicamentos principalmente son los antibióticos, como neomicina o bacitracina. Estos son especiales para tratar heridas en la piel y mucosas.

Otras pomadas son anestésicas y astringentes, las cuales pueden usarse en el tratamiento de las hemorroides externas porque ayudan a disminuir el dolor y la inflamación. Estas últimas contraen los vasos sanguíneos y detienen así el sangrado.

Por otra parte, las que contienen efecto corticoide tienen varias funciones. Además de ser analgésicas, controlan la hinchazón, el ardor y la picazón. Tu médico de cabecera, proctólogo o farmacéutica de confianza podrá recomendarte una buena opción para una pronta mejoría.

Otros cuidados

Existe también una serie de cuidados básicos que debe tener la persona que padece de hemorroides externas. Se destacan, por ejemplo:

  • Lavar la región anal con abundante agua tibia y jabón luego de cada evacuación; se ha de eliminar por completo el uso de papel higiénico. De esta manera, se evitan lesiones y posibles infecciones.
  • Evitar ingerir alimentos condimentados o picantes. Esto podría causar fuertes irritaciones intestinales y provocar mayor inflamación de las hemorroides.
La presión causada por el estreñimiento puede ser un desencadenante de las hemorroides.

“La aplicación de pomadas en el tratamiento para las hemorroides externas ayudará a disminuir su tamaño y aliviará el dolor en pocos minutos”

  • No realizar esfuerzos cargando o levantando cosas pesadas.
  • Usar una almohadilla especial o tripa plástica: Ambas poseen la misma forma circular con abertura en el centro, que proporciona mayor confort a la hora de sentarse.

Por otro lado, una buena postura a la hora de evacuar también puede ayudar a mejorar y prevenir este incómodo padecimiento. Para ayudar a disminuir la presión en la zona anal, se puede colocar una pequeña banqueta frente al inodoro y subir los pies, de modo que las rodillas queden por encima de los muslos.

En definitiva, la prevención siempre será el mejor remedio. Sin embargo, si inevitablemente tenemos que hacerle frente a las hemorroides externas, contamos con muchas opciones y hábitos que poner en práctica para superar este inconveniente a la brevedad.

Aunque resultan muy incómodas y pueden llegar a desesperar a quien las padece, no se gana nada con la premura y la ansiedad. Se debe manejar la situación con calma, visitar al médico de confianza, presentar las opciones naturales conocidas y seguir sus orientaciones. Con todo esto, seguramente sanaremos rápido y sin complicaciones.