El trabajo invisible de las madres en casa

28 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Sanchis
Las madres en casa realizan una labor titánica, invisible y no valorada a nivel social, a pesar de la gran sobrecarga física y emocional que supone.

Si eres madre, vivirás en primera persona la gran sobrecarga que supone el trabajo de las madres en casa hoy en día. Sin embargo, poco (o nada) de toda esta labor está reconocida y, mucho menos, valorada en nuestra sociedad.

Madres casadas, separadas, solteras, madres dedicadas a la crianza y al hogar, con reducción de jornada, con jornada completa, madres que realizan todo el trabajo de casa, que comparten tareas… Sea cual sea la forma que adopte cada vivencia personal, todas y cada una de las madres viven sobrecargadas de tareas con respecto a la crianza, la educación de sus hijos y el cuidado del hogar.

Así acontece el trabajo invisible de las madres en casa

07:00 h

Entra en la cocina. Se toma un café y una tostada y empieza con la comida. Prepara el almuerzo de su hijo. Coge las cazadoras y la mochila y lo deja en la puerta. Vuelve a la cocina y lo limpia todo.

Se va a la habitación. Prepara la ropa de su hijo y la suya. Se viste y asea. Lo despierta (con tiempo para llegar sin prisas). Lo viste. Se van a la cocina. Le prepara el desayuno. Le anima a desayunar (intentando no perder la calma). Acaban. Recoge los cacharros y los deja en la pila.

Se van al ‘cole’, intentando no apurar a su hijo sin perder ella los nervios. Llegan al colegio (¡casi a tiempo!). Un gran beso de despedida… Sale rápido y se dirige al trabajo. Realiza su jornada (apenas media) intentando mantenerse concentrada.

Mamá despertando a su hija por la mañana como parte del trabajo de las madres en casa.

14:00 h

Sale del trabajo. Va al colegio. Recoge a su hijo. Intenta que llegue a pie, aunque está cansado. Por fin, llegan a casa. Calienta la comida. Abre la mochila y saca los tuppers del desayuno. Los deja en la pila. Saca la tarea que le ha dejado la maestra. Pone la mesa y friega todos los cacharros. Sirve la comida y se sientan a comer (su marido no está).

Ponen la televisión: ‘dibujitos’… Acaban. Se lleva los platos a la cocina y los deja en la pila. Luego los fregará. Pone la lavadora. Prepara una infusión y coge algo de postre. Descansan media hora.

Su hijo se está durmiendo. Lo acuesta (dispone de dos hora para… seguir haciendo cosas). Guarda los cacharros secos y friega los de la comida. Prepara la cena. Saca la tarea de su hijo y busca mentalmente un hueco para hacerla. Coge su libreta y anota la lista de la compra (hoy irán poco al parque). Prepara la merienda y la deja en su bolso.

La cena ya está. Lo recoge y limpia todo. Barre la cocina. La lavadora ha acabado. Coge la ropa y, antes de tenderla, recoge la seca. Tiende la mojada. Deja en un montón la seca. Después de cenar la doblará…

18:00 h

Su hijo se despierta. Intenta detener su ritmo y jugar con él. El tiempo pasa y su hijo sigue jugando. Tienen que comprar. Todavía no está agotada y tiene recursos: convence a su hijo y salen de casa. Suben al coche y se van al supermercado.

Mamá haciendo la compra en el supermercado con su hija.

Compra lo necesario mientras combate con su hijo para que no coja nada. Cargan la compra en el coche y consiguen aparcar cerca de casa (¡bien!). Irán un rato al parque. Su hijo se desfoga corriendo. Ella se desfoga con otras madres mientras persigue a su hijo para que meriende.

Trabajo de las madres en casa: 20:00 h

Consiguen salir del parque. Sube la compra y la deja en la cocina (luego la guardará). Prepara el baño. Se va a la cocina y pone a calentar la cena. Vuelve al baño y enjabona la cabeza y cuerpo de su hijo, a pesar de sus negativas. Intenta no perder los nervios… Lo saca de la ducha. Le pone el pijama.

Apaga el fuego y sirve su plato. Mientras come, llega su padre y se pone a jugar con él. Ella se va al baño. Recoge lo de la ducha. Vuelve a la cocina. Guarda la compra. Saca del congelador la comida y cena de mañana, y pan para desayunar. Sirve dos platos más. Se sientan a cenar…

Su hijo tiene sueño. Todavía toma teta. Entra con él para acostarlo. Cuando lo consigue (¡hoy menos de media hora!) sale al comedor. Su marido ha recogido la mesa y lo ha dejado en la pila. Después lo fregará. Se sienta un rato en el sofá a ver la televisión… ¡La ficha del cole! No la han hecho. ¡Mañana sin falta!

Se duerme en el sofá… Mañana doblará la ropa y fregará.

  • Gutman, Laura. (2009) "La Revolución de las Madres. El desafío de nutrir a nuestros hijos". Editorial Integral.
  • Northrup, Christiane. (2011) "Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer. Una guía para la salud física y emocional". Editorial Urano.