Tipos de orinales para el bebé

Yamila Papa · 15 octubre, 2018
Los diferentes tipos de orinales para el bebé son los que permitirán que este paso tan importante en su vida no sea traumático. Existen opciones para todos los gustos, con colores, accesorios, ¡y hasta música!

Una de las etapas más esperadas y al mismo tiempo más complicadas de los hijos es cuando dejan los pañales, o al menos lo están intentando. Que el pequeño aprenda a hacer sus necesidades en el baño es todo un desafío, pero la buena noticia es que existen diferentes tipos de orinales para el bebé que nos pueden ayudar.

¿Cuándo usar el orinal?

Entre los dos y los tres años de vida, los niños están capacitados física y evolutivamente para dejar los pañales. Esta etapa suele ser bastante conflictiva e importante porque, en definitiva, es una clara señal de su desarrollo.

Nadie dice que es fácil y los accidentes estarán a la orden del día, pero si atravesamos esta etapa de la mejor manera posible, será menos traumática y complicada para todos.

El orinal será un gran aliado en este momento, y es necesario que elijamos uno en función de su practicidad y su comodidad, no tanto de su precio o de los colores llamativos. Básicamente, ha de cumplir con su objetivo y permitir al niño sentirse seguro y cómodo cuando debe pasar varios minutos sentado en la misma posición.

¿Orinal o adaptador para baño?

Antes que nada, deberíamos decidir en qué ‘bando’ estamos: si en el de los padres que prefieren que sus hijos usen orinal o en el de aquellos que les compran un adaptador o reductor de inodoro. Incluso están los que tienen ambas opciones, según la ocasión.

Las ventajas del orinal residen en que, al principio, los niños se sienten más cómodos y seguros porque tocan el suelo con sus pies. Además, si van a la escuela infantil, es el objeto que usan y es mejor que se acostumbren solo a una opción. No hay que olvidar que la rutina en los niños es fundamental.

Es importante asegurarnos de que el niño esté listo para dejar el pañal antes de buscar que lo haga.

Si bien el orinal tiene la contra de que se debe descargar y limpiar cada vez que el niño hace sus necesidades, lo bueno es que el pequeño se sentirá más confiado y tendrá algo que es solo para él. Más adelante, podremos comprar un regulador y pasar a la siguiente etapa.

Esto implicará, por supuesto, un doble aprendizaje y más paciencia por parte de los padres. Sin embargo, lo bueno es que el proceso ‘básico’ ya estará aprendido y será solo cuestión de cambiar de escenario, por llamarlo de alguna manera.

Qué tipos de orinales para el bebé existen

Hoy en día, tenemos un sinfín de posibilidades para comprarle al bebé un arsenal de productos y objetos. El orinal no es una excepción: ¡los hay de todos los colores, tamaños y formas que te puedas imaginar! Podríamos dividirlos en cuatro grupos:

1. Orinal con música

En este primer equipo, se encuentran aquellos modelos de orinales que, además de contar con un divertido diseño, ofrecen diferentes músicas divertidas. Ya que no todos los niños se quedan sentados mucho rato, que puedan oír canciones los hace permanecer al menos unos minutos más en el orinal.

2. Orinal sin música

Estos orinales ‘básicos’, por así denominarlos, no cuentan con tanta tecnología como los anteriores; por supuesto son mucho más asequibles. Esto no quiere decir que no sean cómodos ni coloridos, pero quizás requieran de un poco más de inventiva por parte de los padres para que los hijos se queden quietos. Por ejemplo, se les puede leer un cuento.

“Entre los dos y los tres años de vida, los niños están capacitados física y evolutivamente para dejar los pañales”

3. Orinal 3 en 1

Esta opción es una de las más interesantes, debido a su adaptabilidad según la situación. Está formado, como su nombre lo indica, por tres partes.

Una es el orinal en sí, con un recipiente que se puede retirar fácilmente para vaciar; otro es el adaptador para el inodoro; mientras que el tercero es la estructura que contiene todo y que se convierte en asiento o banco. Es un orinal perfecto para que el pequeño se pare y pueda alcanzar el lavabo.

Los trucos para dejar el pañal deben aplicarse con paciencia y perseverancia.

4. Orinal de viaje

Si justo nos vamos de vacaciones cuando estamos en plena ‘misión dejar el pañal’, podemos utilizar este tipo de orinal. Viene con adaptador para el inodoro, es plegable, compacto, fácil de lavar y de transportar. También lo podemos llevar si vamos de visita a alguna casa, si no queremos que nuestro hijo deba ‘volver’ a los pañales.

Por supuesto, hay más tipos de orinales para el bebé, aunque estos cuatro son los más conocidos y populares. No dudes en recorrer los mercados y consultar opciones y precios; ¡verás que el esfuerzo y la paciencia darán sus frutos!