Tensión baja en el embarazo: síntomas y tratamiento

Si estás embarazada, es probable que hayas experimentado síntomas de hipotensión. Te contamos todo sobre esta condición, para que sepas cómo cuidarte.
Tensión baja en el embarazo: síntomas y tratamiento
Marcela Alejandra Caffulli

Escrito y verificado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli el 15 octubre, 2021.

Última actualización: 15 octubre, 2021

La tensión (o presión) arterial de la gestante es uno de los parámetros de mayor control durante el embarazo. Habitualmente, este signo vital sufre variaciones como consecuencia de los cambios en el sistema circulatorio de la mujer. Todos ellos favorecen la tendencia natural hacia la baja presión en las primeras semanas, la cual tiende a normalizarse luego de la semana 20.

¿Quieres conocer más de qué se trata? Entonces, ¡no dejes de leer!

Tensión arterial, ¿qué representa?

La tensión arterial es un parámetro o signo vital que traduce la fuerza con que el corazón bombea la sangre hacia el resto del cuerpo. Sus valores se obtienen a partir de una medición de la presión ejercida sobre las paredes arteriales, por medio de dos parámetros diferentes.

Tensión arterial sistólica (o máxima)

Refleja la presión que ejerce la sangre cuando es eyectada por el corazón, es decir, durante la sístole cardíaca. Se considera normal durante el embarazo cuando oscila entre los 90 y los 120 milímetros de mercurio.

Tensión arterial diastólica (o mínima)

Este valor representa la mínima presión que ejerce la sangre sobre las paredes arteriales y coincide con el momento de relajación (o diástole) cardíaca. Sus valores normales en el embarazo son aquellos comprendidos entre los 60 y los 80 milímetros de mercurio.

Tensión arterial baja en la embarazada

mujer embarazada sentada en sillon dolor de cabeza mareo nauseas malestar

La hipotensión es la condición que se define cuando los registros de tensión arterial se encuentran por debajo de los límites normales. Puede ocurrir tanto para la presión sistólica, la diastólica o para ambas. Pero en general, se produce una disminución en la tensión arterial mínima.

A diferencia de la hipertensión, la tensión arterial baja no constituye una enfermedad. De hecho, en la mujer embarazada es una condición esperable que se produce como consecuencia de los cambios fisiológicos de este estado.

Al inicio del embarazo, todos estos cambios fisiológicos buscan aumentar la llegada de sangre al nuevo órgano de la mamá: la placenta. Esto favorece a una disminución en la cantidad de sangre que vuelve al corazón y se traduce en una disminución de la tensión arterial diastólica.

Hacia el final del embarazo, el útero adquiere un tamaño considerable y esto provoca la compresión de los grandes vasos sanguíneos abdominales (vena cava inferior y aorta), sobre todo en la posición de pie o cuando la madre se recuesta boca arriba. Este fenómeno también afecta al retorno de sangre al corazón y favorece a la hipotensión. 

Síntomas asociados a la tensión baja en el embarazo

Si bien la hipotensión es una condición fisiológica del embarazo, algunas mujeres experimentan síntomas molestos a raíz de ella. La intensidad de los mismos depende de muchos factores, entre los cuales se encuentran los niveles de presión arterial habituales.

Dentro de las manifestaciones clínicas más comunes de la hipotensión en el embarazo, podemos mencionar las siguientes:

  • Palpitaciones.
  • Mareos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Desmayos.
  • Cansancio.

En general, ninguno de estos síntomas supone gravedad, pero el contexto puede favorecer a la aparición de complicaciones de la gestación. Por ejemplo, si la madre se desmaya en la vía púbica y se golpea fuertemente.

Así mismo, la condición de base de la madre también es un factor determinante del riesgo. En este sentido, una madre que no se hidrata bien y sufre de hiperemesis gravídica (vómitos intensos) puede deshidratarse con mayor facilidad y requerir una internación.

La tensión baja en el embarazo, ¿pone en riesgo la salud del bebé?

La hipotensión no tiene por qué producir complicaciones en la salud del feto, si la mujer es asistida correctamente. No obstante, este tema genera ciertas controversias entre los especialistas, ya que algunos sostienen que esta condición podría asociarse a un menor peso de nacimiento en los bebés.

Más allá de este hecho, el nivel de presión arterial de la mamá puede condicionar el flujo de sangre que le llega al bebé a través de la placenta.

En este sentido, un descenso brusco de la misma, como puede suceder luego de la colocación de la anestesia preparto, podría generar problemas en la salud de la mamá o del bebé. Y cuando ocurre, debe resolverse de manera urgente.



¿Cómo se puede evitar la tensión baja del embarazo?

Si bien se trata de un fenómeno esperable de la gestación, existen algunas medidas para prevenir los síntomas que acompañan a la hipotensión.

Mantener un adecuado estado de hidratación

El embarazo produce cambios en el cuerpo de la mujer para favorecer la llegada de sangre al bebé, como el aumento en el volumen sanguíneo.

Dado que la mayoría de la sangre se compone de agua, es fundamental asegurar una ingesta suficiente todos los días. Sobre todo, cuando las pérdidas están aumentadas por las altas temperaturas, el ejercicio o los vómitos frecuentes.

Evitar el ayuno prolongado

En línea con lo anterior, gran parte de los nutrientes que viajan por la sangre materna se destinan a satisfacer las demandas del bebé. Por este motivo, es esencial mantener una alimentación completa, equilibrada y suficiente, así como evitar largas horas de ayuno.

Cuidarse de las altas temperaturas

Las altas temperaturas y las bajas presiones atmosféricas favorecen a la hipotensión. Por este motivo, en este contexto es importante garantizar una buena hidratación, el uso de ropas livianas y mantenerse en ambientes bien ventilados.

Realizar actividad física regularmente (caminatas y evitar estar de pie mucho tiempo)

trecking escalada montana aire libre

La actividad física favorece a la adaptación del sistema cardiovascular a la nueva condición. Así mismo, produce cambios beneficiosos en el estado de ánimo materno y esto también repercute positivamente sobre sus síntomas y su salud en general.



Cambiar de posición con mucha calma

Los movimientos bruscos, tales como levantarse de un salto de la cama o agacharse y pararse rápidamente, generan un descenso en el nivel de sangre que llega al cerebro. Y momentáneamente, provocan una sensación de mareo o pueden dar lugar a un desmayo.

Por este motivo, se recomienda evitar los cambios de posición a gran velocidad.

Descansar en decúbito lateral izquierdo

Para favorecer el retorno de sangre al corazón y evitar así la hipotensión, se recomienda descansar recostada del lado izquierdo, para liberar a los grandes vasos.

Acerca de la tensión baja en el embarazo

La hipotensión en el embarazo forma parte de los numerosos cambios adaptativos del cuerpo materno a este estado. Sin ellos, no podría desarrollarse una vida dentro nuestro.

Si bien tienen una razón de ser, a veces pueden resultar bastante incómodos o molestos. Por este motivo, es fundamental conversarlos con tu obstetra a fin de conocerlos y buscar la mejor forma de sobrellevarlos.

Te podría interesar...
Hipertensión en el embarazo: todo lo que debes saber
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Hipertensión en el embarazo: todo lo que debes saber

La hipertensión en el embarazo es una patología que puede generar complicaciones importantes. Te lo contamos todo a continuación.



  • Bánhidy F, Acs N, Puhó EH, Czeizel AE. Hypotension in pregnant women: a population-based case-control study of pregnancy complications and birth outcomes. Hypertens Res. 2011 Jan;34(1):55-61. doi: 10.1038/hr.2010.172. Epub 2010 Sep 30. PMID: 20882028. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20882028/
  • Hohmann M, Künzel W. Der niedrige Blutdruck in der Schwangerschaft--Ursachen, Folgen und Therapie [Low blood pressure in pregnancy]. Z Geburtshilfe Neonatol. 2007 Apr;211(2):45-53. German. doi: 10.1055/s-2006-933493. PMID: 17486524. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17486524/
  • Warland J, McCutcheon H. Is there an association between maternal hypotension and poor pregnancy outcome?: a review of contemporary literature. Aust J Midwifery. 2002;15(4):22-6. doi: 10.1016/s1031-170x(02)80009-5. PMID: 12593245. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12593245/
  • MSD MANUALS. Hipertensión en el embarazo. [Internet] Acceso septiembre 2021. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es-ar/professional/ginecolog%C3%ADa-y-obstetricia/complicaciones-no-obst%C3%A9tricas-durante-el-embarazo/hipertensi%C3%B3n-en-el-embarazo
  • Auron M, Castillo M. Auron M, & Castillo M Auron, Moisés, and Marina Y. Durán Castillo.Manejo perioperatorio de la paciente obstétrica. In: García O, Montoya J. García O, & Montoya J(Eds.), Omar Felipe Dueñas García, and Jesús Jorge Beltrán Montoya.eds.Manual de obstetricia y procedimientos medicoquirúrgicos. McGraw Hill; 2016.
  • Hawkins J, Bucklin B. Anestesia obstétrica. Capítulo 16. En: Gabbe, S. Obstetricia. Embarazos normales y de riesgo. Séptima edición. Elsevier España. 2019. P 361-386.