¿Cuál es el significado de familia?

María José · 30 marzo, 2017
Al profundizar un poco en el concepto de familia, podemos hallar cuestiones muy interesantes e, indudablemente, esto conlleva a preguntarnos: ¿realmente sabemos lo que es una familia?

El concepto de familia no ha permanecido estático, sino que ha evolucionado con el pasar de los años, en función de los cambios que se han producido en la sociedad. Se trata de una palabra que designa un grupo social muy importante en la vida de las personas. Y si bien cada persona interpreta este concepto de una forma en particular, según su realidad, la importancia de la familia sigue siendo latente.

Lo que sí resulta universal en todas las definiciones es el hecho de que una familia implica la existencia de un vínculo, sobre todo, afectivo entre dos o varias personas. Dicho vínculo se ve reforzado por objetivos, valores, creencias, tradiciones, comportamientos, experiencias e, incluso, actividades compartidas por los miembros. A continuación trataremos el tema con mayor detalle.

El concepto de familia

Existen muchas acepciones del término; sin embargo, el de mayor antigüedad viene a ser aquel que define la familia como “un grupo social compuesto por una madre, un padre y sus hijos”; la célula básica de la sociedad. Esta estructura, hoy en día, se conoce como “familia tradicional o nuclear”.

En este sentido, una de las acepciones más aceptadas se encuentra recogida en el Diccionario Oxford en español e indica lo siguiente: “Conjunto de ascendientes, descendientes y demás personas relacionadas entre sí, por parentesco de sangre o legal”.

Si bien la acepción anterior supone un punto de partida para comprender este concepto, es necesario conocer las otras acepciones existentes. Una de ellas indica que la familia es un grupo de dos o más personas que comparten objetivos y valores, que tienen un compromiso a largo plazo entre sí y que, por lo general, residen en la misma vivienda.

De acuerdo a lo anterior, una familia no necesariamente tiene que estar compuesta por un padre, una madre y sus hijos, sino que hay cabida a otras agrupaciones. Por ejemplo, una madre y sus hijas pueden conformar una familia del mismo modo que dos padres y sus hijos.

¿De qué se trata realmente?

Madre e hijos preparando masa para galletas en la cocina.

Cuando existen dificultades médicas que impiden tener descendencia o bien existe algún otro tipo de barrera emocional, los padres adoptan niños y se identifican como una familia. Entonces, el concepto de familia, ya no implica que daba existir necesariamente un lazo sanguíneo entre padres e hijos.

Por otra parte, hay muchas personas que sin tener hijos consideran a sus amigos como su familia, dado el afecto que existe entre ellos. Asimismo, hay personas que incluyen a sus mascotas como miembros de la unidad familiar. Se trata, evidentemente, de un concepto más bien sentimental que crea un sentido de pertenencia, genera bienestar y constituye un apoyo para cada uno de sus miembros. Además, supone la satisfacción de una necesidad primaria muy propia del ser humano: la seguridad.

Otras concepciones del término

Muchas personas consideran que sus amigos son parte de su familia, incluso los pueden llegar a sentir más cercanos que a sus hermanos, tíos, primos, etcétera. No obstante, hay que aclarar que el hecho de que un amigo se considere como familia, no resulta excluyente. Es decir, aunque se tenga a un amigo por familiar, los hermanos seguirán siendo los hermanos.

Aunque no lo parezca a simple vista, las unidades familiares conformadas o complementadas por amigos son muy comunes. Por ello, se dice que las amistades son “la familia que uno elige“. Se trata pues de una elección consciente a la que se le atribuye un significado especial dado el afecto y la afinidad que se tiene hacia los amigos.

La finalidad de la familia

4 estrategias para enseñar a tus hijos a quererse más.

Desde el punto de vista psicológico, se entiende que una familia debe brindar a todos sus integrantes la oportunidad de desarrollar su potencial social. Para ello, permitirá a cada uno de ellos prepararse para los procesos adaptativos en un entorno seguro y responsable. Además, debe ayudar a:

  • Crear hábitos cotidianos.
  • Promover el autocontrol y educar en el manejo de las emociones a través de distintos esquemas; así como canalizar energías que puedan derivar en impulsos perjudiciales para sí mismo y para otros, en especial, la violencia y autoritarismo.
  • Proteger a todos sus miembros y prepararlos para la independencia a través de la educación y el respeto.
  • Celebrar el desarrollo personal de cada uno de sus miembros para promover el bienestar común.

Es importante no restringir el concepto, ya que cada persona tiene el derecho a definir lo que considera una familia según su realidad. A partir de los vínculos, los elementos en común y, sobre todo, el afecto, se puede conformar la base para entender y sentir el concepto de familia.