Competencias parentales: tipos y actividades

Las competencias parentales son las habilidades con las que los padres cuentan para la educación y la crianza de sus hijos. Estas pueden desarrollarse y mejorarse. Te contamos más a continuación.
Competencias parentales: tipos y actividades
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 28 marzo, 2023

Educar a los hijos no es una tarea sencilla. Los niños no vienen con un libro de instrucciones. Por eso, es importante adquirir habilidades que hagan que la crianza sea exitosa. Estas conforman las competencias parentales que los padres deben conseguir poco a poco para proteger, cuidar y educar a sus hijos de una forma exitosa. Aquí, vamos a hablarte de los tipos de competencias y las actividades para trabajarlas.

Hay distintos tipos de competencias que permiten que nuestros hijos tengan un crecimiento sano. El desarrollo de estas va a depender de distintos factores, entre los que se encuentra la situación sociocultural y socioeconómica de la familia. Esto va a hacer que los padres consigan o no poseer unas apropiadas y buenas competencias parentales.

¿Qué son las competencias parentales?

Cuando hablamos de competencias parentales, nos referimos a las habilidades, capacidades y destrezas que tienen los padres para la crianza y educación de sus hijos. Todos estos factores van a producir una respuesta distinta hacia el niño y también la implicación de los padres o figuras principales en cuanto la crianza.

Por ejemplo, s erá muy difícil que l os adultos que viven en contextos de pobreza, delincuencia y consumo de drogas o alcohol desarrollen unas competencias parentales apropiadas.

Tipos de competencias parentales

Hay distintos tipos de competencias, aunque todas tienen que estar relacionadas para conseguir un desarrollo óptimo del niño. A continuación, te contamos cuáles son los más importantes.

Competencias educativas

Son todas las relacionadas con el manejo del niño en su vida diaria. Por ejemplo, la seguridad personal, el cuidado físico, el afecto, el cariño, el autocontrol, la gestión emocional, el fomento de sus fortalezas, el apoyo incondicional, la promoción del respeto y la comprensión.

Las competencias parentales pueden variar de acuerdo con distintos factores, como la cultura, los valores, el ambiente, los conocimientos, el tipo de vida y los contextos sociales, entre otros.

Competencias personales y en pareja

Entre estas, podemos destacar las siguientes:

  • Acuerdos entre la pareja para establecer el mismo estilo educativo en ambos. Las respuestas a las conductas de los hijos tienen que ser coherentes y orientadas en la misma dirección.
  • Estar interesados en comprender y conocer a los hijos. Debemos saber en qué etapa del desarrollo se encuentran para poder adaptarnos a ellos de una forma correcta y positiva.
  • Ambos tienen que tener claro que ser padres implica esfuerzo, dedicación y tiempo.

Competencias sociales

Los padres tienen que saber dar solución a los problemas con los que se enfrentan con otras personas. También, deben reconocer tanto sus emociones como las de los demás, incluidas las de sus hijos, y producir empatía.

Competencias para la vida personal

Esta competencia es la más importante, ya que si no está bien desarrollada, las demás solo van a quedar en buenos propósitos. Para eso, es importante autoconocerse y trabajar en los aspectos que no nos benefician. Las habilidades que los padres deben adquirir para poder criar de forma correcta a sus hijos son las siguientes:

  • Habilidades sociales.
  • Correcto control de impulsos.
  • Afrontamiento del estrés.
  • Asertividad.
  • Resolución de conflictos.
  • Buena autoestima.
  • Tener un proyecto de vida y que esté bien planificado.
  • Ver la vida de forma positiva.

Competencias para organizar la vida diaria

Para la organización de la vida diaria se debe proporcionar un ambiente relajado y tranquilo. Para ello debe haber unos espacios limpios y ordenados, así como un correcto establecimiento de las rutinas de cada día.

Hay que enseñar y cuidar a todos los miembros de la familia para que adquieran una vida saludable en cuanto a la alimentación, el descanso y la higiene.

Actividades para potenciar las competencias parentales

Seguro que te preguntarás si puedes potenciar tus competencias parentales. Y la respuesta es que sí. Para ello, puedes utilizar los ejercicios que te proponemos para reflexionar sobre cómo es tu práctica parental. También, puedes contar con los demás miembros de la familia:

  • Estilo educativo: esta actividad es recomendable hacerla en pareja para establecer acuerdos cuando tenemos distintos estilos educativos. Podemos utilizar las frases como «soy permisivo cuando…», «soy autoritario cuando…» o «soy democrático cuando…». Ambos miembros de la pareja tienen que terminar estas frases para así poder ponerse de acuerdo y mirar los dos en la misa dirección en cuanto a la educación de su hijo.
  • ¿Conozco a mi hijo? Esta actividad hará reflexionar sobre la capacidad de los padres a la hora de conocer a su hijo, es decir, sus gustos, intereses e inquietudes, entre otros. Al conocer bien al niño, podemos dar una mejor respuesta a las distintas situaciones a las que nos enfrentemos.
  • ¿Cómo soluciono los conflictos? Con este ejercicio se intenta mejorar la comunicación entre toda la familia. Todos los miembros tienen que ser sinceros y responder a las siguientes preguntas: ¿cómo resuelvo los conflictos?, y ¿qué tendría que hacer para no alterarme y poder dar una respuesta más sosegada? Luego, haremos una lluvia de ideas para ver qué situaciones provocan conflictos y cómo podemos solucionarlos de una forma respetuosa.

Los niños necesitan el amor de sus padres

En definitiva, es muy importante que los padres desarrollen las competencias parentales que harán que puedan educar a sus hijos con éxito. Así, les permitirán gozar de un desarrollo sano. También, es cierto que estas competencias no se desarrollan en todos los padres por igual, ya que dependen, entre otros, de la situación socioeconómica y sociocultural de estos.

De unas buenas habilidades parentales va a depender que los niños sean adultos con capacidad para responder a las demandas de sus hijos. No debemos olvidar que para los menores sus padres son sus héroes. Así, esperan de ellos seguridad, protección y atención, pero, sobre todo, mucho amor.

Te podría interesar...
¿Cómo afectan los estilos parentales a las fortalezas de los hijos?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Cómo afectan los estilos parentales a las fortalezas de los hijos?

Optimismo, resiliencia o bienestar son cualidades que se trabajan desde casa. Descubre cómo afectan los estilos parentales a las fortalezas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Quintana, J. C. M., & Casimiro, E. C. (2009). Las competencias parentales en contextos de riesgo psicosocial. Psychosocial Intervention, 18(2), 113-120.
  • Carrobles, J. A., & Perez-Pareja, J. (2011). Escuela de padres / Parents meeting: Guía práctica para evitar problemas de conducta y mejorar el desarrollo infantil / Practical Guide to prevent behavior problems and improve child deve. Piramide Ediciones Sa.
  • Ger, S., & Sallés, C. (2011). Las competencias parentales en la familia contemporánea: descripción, promoción y evaluación. Educación social. Revista de intervención socioeducativa, 49, 25-47.
  • Bernal-Ruiz, F., Rodríguez-Vera, M., González-Campos, J., & Torres-Álvarez, A. (2018). Competencias parentales que favorecen el desarrollo de funciones ejecutivas en escolares. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 16(1), 163-176.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.