La familia: un pilar básico de la sociedad

15 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
La familia es el elemento principal en torno al cual se organiza nuestra sociedad. Y, por lo mismo, es un importante motor de cambio que hemos de cuidar.

Cada 15 de mayo se conmemora el Día Internacional de Las Familias, con el fin de recordar y transmitir a la población la importancia de las mismas. Y es que la familia es el principal agente socializador del niño y el elemento básico de nuestras sociedades. Por lo mismo, lo que en ellas ocurre determina, en gran medida, el rumbo global de nuestra especie.

Las familias son microsistemas que reproducen a pequeña escala los comportamientos interpersonales. Así, dentro del núcleo familiar se transmiten valores, se establecen reglas y se producen interacciones entre sus miembros. Y es este bagaje el que todos ponemos en práctica en el resto de escenarios. Por ello, es de suma importancia que cuidemos a las familias.

El concepto de familia ha cambiado

Se define a la familia como un conjunto de personas unidas por lazos consanguíneos o legales, que comparten vínculos afectivos y, por lo general, viven juntas. Si bien antes las familias solían estar conformadas por un padre, una madre y sus descendientes, hoy este concepto se ha diversificado y acoge tipos de familias muy diferentes.

Familias monoparentales, homoparentales, familias ensambladas, adoptivas, de padres separados… Las realidades de cada núcleo familiar son diferentes, y el avance social ha contribuido también a generar diversos cambios. Por ejemplo, cada vez más mujeres forman parte del mercado laboral y, dadas las dificultades de conciliación, muchos abuelos ocupan un papel primordial en la crianza de los niños.

Familia posando feliz.

Sin duda, la definición de familia se ha modificado y ampliado. Sin embargo, esta sigue siendo el pilar fundamental de nuestra sociedad por diversos motivos.

La familia, un pilar fundamental

Moldea el alma del niño

La gran importancia de la familia radica en que en su seno se forja la personalidad del niño. En ella se moldean sus emociones, sus creencias y su actitud ante la vida. La familia es la principal fuente de amor, soporte y seguridad para un pequeño. En la protección que desde ella se le brinda halla la valentía para explorar el mundo.

La familia favorece o entorpece el sano desarrollo emocional del infante. Los hace seguros o vulnerables, suspicaces o confiados, considerados o egoístas. El impacto que deseamos crear en el mundo nace en cada familia a través de la educación que proporciona a los niños.

Es imprescindible que madres y padres cuenten con la información y el apoyo necesarios para llevar a cabo una crianza positiva y respetuosa, pues esos niños crecidos en el amor, la comprensión y el respeto serán los adultos que formarán las sociedades del mañana.

Transmite valores

Las familias son el reflejo de la sociedad en la que viven y, a su vez, perpetúan estos patrones. Con la incorporación de la mujer al mundo laboral se dio un gran paso hacia la igualdad de oportunidades. No obstante, aún hoy son mayoritariamente las mujeres quienes llevan el peso del hogar y la educación de los niños.

La carga mental recae ineludiblemente sobre ellas, colocándolas en una situación tan injusta como desbordante. Y los niños, que forman sus creencias en este entorno, tenderán a reproducir lo observado en su vida adulta. Así, cada familia, desde su hogar, cuenta con la posibilidad de frenar estas tendencias y crear un cambio social.

Los menores criados en un hogar igualitario normalizarán el justo reparto de responsabilidades y la cooperación. Niños y niñas crecerán compañeros e iguales, liberándose de las limitaciones que los roles de genero imponen a ambos.

Familia con sus dos hijos paseando.

Actúa como soporte

Ante situaciones adversas y críticas, las familias constituyen el mayor punto de soporte. En ellas recae el estrés de cuidar y mantener a los miembros más vulnerables, como ancianos, niños y enfermos. Esto comporta, en la mayoría de los casos, un empobrecimiento, ya que, desafortunadamente, los cuidados no son remunerados.

Sin embargo, no solo se trata de una labor encomiable, sino imprescindible. Los seres humanos somos interdependientes; necesitamos de los otros en múltiples situaciones y es el núcleo familiar el que nos soporta en situaciones de necesidad. Por ende, se hace urgente dotar a las familias con los recursos económicos para poder hacer frente a esta importante labor sin salir empobrecidos y perjudicados.

Sobre las familias

En definitiva, la familia es el centro de nuestra sociedad. Por lo mismo, es imperativo asegurarnos de que todas ellas cuenten con los recursos económicos, logísticos y emocionales necesarios. El futuro depende de cada una de ellas.