Sentido de pertenencia. ¿Cómo influyen las tradiciones?

Amanda 19 diciembre, 2015

La familia es el grupo donde se crea el principal sentido de pertenencia, se consigue por medio de una relación adecuada, en la cual el niño comienza a identificarse con un sentimiento de aceptación que más adelante le es útil para ayudarlo a integrarse a la sociedad.


Para reforzar este sentido es preciso crear un ambiente familiar donde hay participación, buen humor, cooperación, juego y armonía; esto se logra con el interés de los padres en otorgar a sus hijos claves para manejarse en el futuro. Al mismo tiempo, es posible haciendo que nuestros hijos compartan las tradiciones que nos integran a la sociedad y nos hacen del mismo material que otras familias.

Los niños podrán darse cuenta que ciertas cosas nos hacen más apreciados que otras, esto se basa en una conducta moralmente adecuada, pero también viene dada por la manera en que somos capaces de adaptarnos al contexto social.

Si compartimos las mismas tradiciones nos adaptamos con mayor facilidad y tendremos más éxito de hacer amistades duraderas, encontrar la pareja adecuada y ser personas respetadas en nuestra comunidad. No obstante, es el respeto por las costumbres lo que nos hace verdaderamente amos del sentido de pertenencia.

Tradiciones familiares para desarrollar el sentido de pertenencia

322f9b20595ac9cd9ee00c0173d539e8

Para un niño es muy importante ser reconocido en su familia, estar seguro de que tiene un hogar, un espacio donde es querido y respetado. Para desarrollar este sentimiento hace falta que por medio de la reflexión un niño pueda reconocer que no importa lo mal que la pasó en la escuela o lo incómodo que pueda sentirse en algún lugar, al llegar a casa siente paz y equilibrio.

Los padres tenemos la responsabilidad de desarrollar esta capacidad en los niños, para ello podemos contribuir con los elementos que nos definen como adultos. Aquellos bonitos recuerdos de la infancia que también queremos que nuestros hijos tengan, como decorar en navidad, ir de camping o visitar algún lugar especial.
En tal sentido, las tradiciones pueden jugar un papel muy importante en la consolidación de valores que integren a las familias, pues por lo general se basan en acuerdos de tipo cultural o religioso que conectan a muchas personas por medio del mismo sentimiento.

Las costumbres y tradiciones son trasmitidas de generación en generación, por eso son infalibles en las memorias de los adultos. Aquellos valores y creencias de la comunidad en la cual nos desenvolvemos son similares en cada casa, por eso son necesarias para que los niños aprendan a socializar de la manera como sus padres y muchas personas lo hicieron.

Es conveniente resaltar, que cada familia es la responsable de decidir cómo criar a sus hijos, por eso no es obligatorio seguir las costumbres. No obstante, siempre es valioso que en cada núcleo exista un patrón que conecte a cada miembro con su sentido de pertenencia.

0ce0beb025cd1114f44b65fc2005e8f9

En términos de tradiciones, es la navidad uno de los principales elementos que se usa para unir a las familias, la trasmisión de estas costumbres permitió que la infancia de cada quien fuera recordada con mayor claridad en esta época. Difícilmente alguien no traiga al presente costumbres de su hogar cuando era niño.
Así como la comida, los regalos, la decoración de la casa o los elementos de la mesa; son principalmente los recuerdos, los que afloran en navidad. De aquellas costumbres quedan anécdotas divertidas y también algunos recuerdos tristes.

De manera que, estemos de acuerdo o no con muchas de las tradiciones de nuestra comunidad, es recomendable dejar a los niños integrarse de manera sana a la sociedad. Si sabemos que no hay nada de malo en salir a cenar, cantar en un coro de niños o decorar la casa en familia, no hace falta negarles a los pequeños la oportunidad de crear sus memorias.

Sabemos que uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestros hijos, es enseñarlos a valorar las pequeñas cosas, ayudarlos a crecer espiritualmente para que los intereses materiales no remplacen a sus emociones.

Por otro lado, tampoco hace falta que de alguna manera sigamos patrones que no nos conmueven, si por casualidad, no llegáramos a sentirnos identificados con las celebraciones de la comunidad, no está de más crear nuestras propias tradiciones. Lo importante es conectar a la familia pensando en el futuro.

Te puede gustar