5 señales que indican que estás sobreprotegiendo a tu hijo

En tu afán por facilitarle la vida a tu hijo puedes sobreprotegerlo. Descubre si en tu caso se aplican algunos de los errores más frecuentes al respecto.
5 señales que indican que estás sobreprotegiendo a tu hijo
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 27 diciembre, 2021

La sobreprotección es uno de los conceptos relacionados con la crianza de los que más se habla en los últimos tiempos. Seguramente habrás leído o escuchado a diversos profesionales, familiares y conocidos advertir sobre las consecuencias de esta práctica. Y es que, en efecto, este no es el mejor enfoque educativo que puedes darle a tu hijo.

Sin embargo, tal vez te preguntes cómo saber si estás sobreprotegiendo a tu hijo, ya que esto no siempre es sencillo de identificar. Pero, ¡tranquila! Hoy vamos a mostrarte algunos de los principales indicios para que puedas tomar cartas sobre el asunto.

Cómo saber si estás sobreprotegiendo a tu hijo

Sobreproteger es, en cierto modo, impedir que el niño crezca al ritmo apropiado, en términos psicológicos.

Cuando le ofreces ayudas excesivas, lo supervisas constantemente y le evitas muchas de las situaciones imprescindibles para su maduración, lo privas de la posibilidad de convertirse en un ser autónomo, responsable y desenvuelto. Pero, ¿cómo saber si has caído en este tipo de errores? Te lo contamos a continuación.

1. Le elogias en exceso y justificas sus faltas

Los niños necesitan elogios y refuerzos, especialmente durante sus primeros años. Esto les ayuda a sentirse amados, valiosos y seguros, así como desarrollar una buena autoestima. Sin embargo, si estos halagos son vacíos o excesivos pueden resultar contraproducentes.

Por lo mismo, procura reforzar a tu hijo por su esfuerzo más que por sus resultados. Alaba su perseverancia, en lugar de su inteligencia. Esto le ayudará a confiar en sí mismo y verse capaz de afrontar nuevos retos.

En este sentido, también es importante que no justifiques ni minimices sus faltas. Los menores necesitan límites y no se van a traumatizar porque sus padres les señalen un mal comportamiento y traten de corregirlo. Evita recurrir al típico “son cosas de niños” y ayuda a tu hijo a hacerse responsable de sus actos.

2. Haces por tu hijo lo que puede hacer por sí mismo

madre le da de comer en la boca a hijo adultos adolescente sobreproteccion

Esta es la señal más clara de que estás sobreprotegiendo a tu hijo: haces por él aquellas tareas que es perfectamente capaz de desempeñar.

Esto dependerá de la edad del niño, claro está. Sin embargo, un menor que sabe comer solo, atarse los zapatos o recoger sus juguetes por sí mismo, aprende día a día a ser autónomo. Es saludable que lo haga y no que espere a que sus progenitores se encarguen de todo siempre.

Los padres y madres que llevan la mochila de sus hijos, doblan su ropa cuando se desvisten o incluso, les hacen los deberes cometen un gran error pese a su buena intención. Es necesario permitirle a los hijos ser los protagonistas de sus propias vidas y desempeñarse por sí mismos siempre que puedan.

3. Tu hijo no asume tareas en casa

Una familia es un equipo y los niños han de aprender a colaborar desde sus primeros años. Sin embargo, muchos padres y madres evitan asignarles tareas domésticas, ya que piensan que tendrán tiempo de ello cuando sean adultos. ¿Es tu caso?

Has de saber que contar con responsabilidades como poner y quitar la mesa, sacar la basura o recoger el lavaplatos (siempre en función de la edad y de las capacidades) es muy beneficioso para los menores. Les hace sentir útiles, productivos e implicados en el funcionamiento familiar.

Por el contrario, si se acostumbran a recibir sin dar, a tener solo derechos y no deberes, les será complicado enfrentar el mundo real cuando salgan a él.

4. Impides que se enfrente a las consecuencias naturales de sus actos

¿Alguna vez has corrido al colegio de tu hijo a llevarle el libro o el almuerzo que se había dejado en casa? ¿Te has vuelto loca por buscar a última hora los materiales para un trabajo para el día siguiente? ¿Has ido a hablar con sus profesores para pedir que le retiren un castigo que le habían impuesto?

Para muchos progenitores esta es casi una dinámica diaria, con la cual le enseñan a sus hijos a ser irresponsables y descuidados.

En su lugar de resolver los errores o las dificultades del niño, es preferible permitirles experimentar las consecuencias naturales de sus actos y extraer de ellos un aprendizaje. Al fin y al cabo, no contar con el libro de texto un día no es tan grave y esto le ayudará a ser más cuidadoso al preparar la mochila de ahora en adelante.

5. Haces que el mundo gire en torno a tu hijo

Por último, una de las mayores señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo es organizar toda la vida familiar en torno a sus deseos.

Es evidente que un niño necesita unas rutinas y unos horarios apropiados, pero no es beneficioso que cada decisión se base en las preferencias del infante.

Si siempre se escogen las comidas, las actividades, las películas o los lugares en función de lo que el menor prefiere, asumirá que el mundo debe girar a su alrededor y al salir del núcleo familiar, tendrá grandes dificultades.

nina caprichosa oposicionista negativista desafiante padres aturdidos histeria descontrol hija toxica

Si estás sobreprotegiendo a tu hijo, cambia de estilo educativo

Probablemente, has pensado que al sobreproteger a tu hijo lo mantienes feliz y a salvo, pero puede que la realidad indique todo lo contrario.

Con estas actitudes paternas se les transmite a los niños la idea de que ellos no son capaces de hacer las cosas por sí mismos, de responsabilizarse, de mejorar y madurar. Se les limita y se les priva de ciertas oportunidades muy necesarias para su desarrollo.

Por lo mismo, si te has sentido identificada con lo anterior, es hora de que cambies tu estilo educativo y que comiences a apoyar a tu hijo para que levante el vuelo. En el futuro te lo agradecerá.

Te podría interesar...
Las desventajas de ser una madre sobreprotectora
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Las desventajas de ser una madre sobreprotectora

Una madre sobreprotectora no siempre se da cuenta que lo es, por eso te animamos a autoexaminarte y hacer los cambios necesarios si fuera el caso.