Enseña a tus hijos a colaborar en las tareas de la casa

Leticia 13 diciembre, 2017
Hacer que los niños colaboren en las tareas domésticas es una buena manera de ayudarlos a desenvolverse de forma autónoma en el futuro y  ser adultos responsables.

Seguro que has oído que es bueno que tus hijos colaboren en las tareas de la casa. Es cierto. A continuación te contamos por qué y cómo debes introducirlos en las tareas del hogar.Colaborar en las tareas de la casa es el comienzo de un aprendizaje fundamental para tus hijos: la capacidad de ser independientes. Sí, así es. Algo tan rutinario y básico como responsabilizarlos de ciertas tareas puede hacer que tus hijos crezcan seguros, independientes y con capacidad para conseguir sus metas.

Y es que los expertos reconocen que es muy beneficioso para nuestros pequeños el ayudar dentro de casa con tareas adaptadas a sus edades y capacidades.

Beneficios de colaborar en las tareas de la casa

Son muchas las ventajas de dejar que tus hijos vayan realizando pequeños deberes domésticos.

  • Fomenta su autoestima. El saber que son capaces de hacer las tareas les reportará la satisfacción de creerse válidos, lo cual irá forjando su autoestima sobre una buena base.
  • Ayuda a ser independiente. Que sean autónomos debe ser una de las metas en la educación de los hijos. Criar hijos que sean capaces de afrontar las dificultades de la vida sin depender de nadie más que de ellos mismos.
Las tareas en el hogar deben ser repartidas entre padres e hijos.

  • Educa en responsabilidad. Responsabilidad es aquella capacidad (educable) de afrontar lo que se nos ponga por delante sin delegar, huir o abandonar.
  • Impulsa el trabajo en equipo. Los niños aprenderán a trabajar en equipo, a colaborar. Saber gestionar las tareas en base a un reparto en equipo es beneficioso para ellos. Juntos se pueden conseguir más y mejores cosas.
  • Favorece el orden e higiene. Saber que es necesario tener un hogar con orden y con higiene es importante. El orden en el hogar puede ayudar al orden en las ideas. Se trata de establecer normas básicas de convivencia para poder tener, en un futuro, un hogar propio.
  • Promueve la capacidad de ayuda a los demás. Colaborar en las tareas hace que el niño entienda que son obligación de todos, no de una madre o un padre. La satisfacción por haber ayudado al resto de la familia será un premio para tu hijo.

“La educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”

–John Dewey–

Cómo enseñar a colaborar en las tareas de la casa

Hay una serie de consejos que debes seguir para educar a través de la colaboración en las tareas de la casa.

  1. No ordenar. La meta es conseguir que tus hijos interioricen la disciplina y la responsabilidad de tener que hacer las tareas. Si lo ordenas, se convertirá en obligación y, por tanto, en algo que no quieran cumplir. Sugiere reparto de tareas y colaboración.
  2. Realizar cuadros de tareas. Cada uno realizará la tarea asignada conforme a su edad y capacidades.
  3. Ayudar y acompañar cuando sea necesario. Evita hacer tú las tareas por ellos; enséñalos a realizarlas, hacedlas entre los dos y luego limítate a acompañarlo mientras las hacen solos.
  4. No gritar ni criticar. No se busca la perfección, sino conseguir el hábito. Poco a poco irán mejorando, pero debes ser paciente. Procura no gritarles o imponerles tu forma de hacer las cosas. Conseguirán su propia perfección.
  5. Recompensar el esfuerzo. Hay que valorar el trabajo hecho. No olvides que siempre refuerza más un “bien hecho” que un “mal hecho”.

Tareas de la casa según la edad

Pero no consiste en mandarles cualquier tarea. Tenemos que ir seleccionándolas a medida que nuestros hijos crecen. Recuerda que cuanto más les parezca un juego más fácil resultará que colaboren. Idead un sistema de premios que deban conseguir una vez realizadas las tareas: será un método infalible.

Niños pequeños (2-3 años)

  • Llevar el pañal sucio a la basura.
  • Recoger sus propios juguetes.
  • Acercar la ropa sucia a la lavadora.
  • Dar de comer a la mascota.
  • Ir solo al baño.
  • Intentar vestirse solo.

Niños (4-6 años)

  • Tener su cuarto ordenado.
  • Ayudar a poner y quitar la mesa.
  • Intentar a hacer su cama.
  • Doblar la ropa.
Colaborar en las tareas de la casa es una misión de todos.

Niños (7-10 años)

  • Regar las plantas.
  • Lavar los platos.
  • Hacer la cama solo.
  • Ayudar a limpiar: barrer, limpiar el polvo, etc.

Adolescentes (10-12 años)

  • Poner la lavadora.
  • Ayudar a cocinar y realizar platos fáciles.
  • Sacar la basura.

Cuanto antes les enseñes a colaborar en las tareas de la casa antes aprenderán que las cosas no se realizan por sí solas y que, por lo tanto, también es necesaria su ayuda.

Te puede gustar