Semana 5 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

La semana 5 del embarazo equivale a la tercera semana de gestación. El embrión ya se ha implantado en el útero y se desarrolla a una velocidad increíble. ¡Descúbrelo!
Semana 5 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 12 mayo, 2021.

Escrito por Inés Gómez Durán, 09 noviembre, 2017

Última actualización: 12 mayo, 2021

La semana 5 del embarazo equivale a la tercera semana de gestación. El embrión ya se ha implantado en tu útero y se nutre gracias al saco amniótico, mientras la placenta aún se desarrolla. En este período es probable que comiencen las molestas náuseas, la hinchazón y los demás síntomas asociados.

Tras haberte realizado la prueba de embarazo y comprobar que es positiva, debes acudir al médico. El profesional, además de corroborar tu estado de forma más certera, te pondrá al tanto de todas las pruebas a las que debes someterte.

Los análisis de sangre y de orina (además de las ecografías) servirán para vigilar el desarrollo del feto. Si tienes más de 35 años es probable que debas realizarte algunas pruebas más específicas, como la amniocentesis.

Esta comprobaciones no están exentas de riesgos, pero son completamente voluntarias. Si no quieres someterte a ellas no tienes por qué hacerlo, aunque son recomendables para detectar ciertas anomalías de forma temprana, como el síndrome de Down. Lo mejor es que hables con tu médico de confianza para tomar una decisión al respecto.

Desarrollo del bebé en la quinta semana

En la semana 5 del embarazo ya puedes afirmar con total seguridad que vas a tener un bebé. El embrión mide entre 1,5 y 2,5 milímetros, lo que equivale a una semilla de sésamo. Su forma empieza a parecerse a la letra “C”. Con el paso de las semanas, su cuerpo comenzará a definirse, pudiendo apreciarse los cambios gracias a las ecografías.

Embrión en la semana 5 de embarazo
La comunicación del embrión con la sangre materna toma más forma ahora. Los primeros vasos adquieren funcionalidad.

Esta fase se denomina período trilaminar. Su nombre se debe a la continuación, desde la semana 4 del embarazo, del proceso de gastrulación en el que se formaron las 3 capas que darán origen a los diferentes órganos.

En la semana 5 del embarazo se cimentan las bases del desarrollo fetal. Con la finalización de la gastrulación algunas células mesodérmicas serán las encargadas de crear los vasos sanguíneos (arterias y venas), los que crean una conexión circulatoria madre-embrión.

Así, esta quinta semana por fin establece la comunicación entre el feto y la placenta provocando el funcionamiento final del sistema cardiovascular. Ambos corazones laten, cada uno a su ritmo, coordinando el paso de sangre desde tu cuerpo al del bebé.

“Tomar la decisión de tener un bebé es trascendental: significa decidir que desde ese momento tu corazón comenzará también a caminar fuera de tu cuerpo”.

-Elizabeth Stone-

Primeros indicios del corazón

Aunque esta estructura ya se venía formando de forma incipiente desde la semana 3 del embarazo, ahora es un pequeño abultamiento más definido. El bebé, por su parte, se encuentra entre dos membranas protectoras que forman el saco vitelino, de cuya estructura surgirán las células sanguíneas.

Mientras tanto, el tubo neural comienza a expandirse para crear la parte frontal del encéfalo. Surgen a sus lados bloques de tejidos que darán origen a los músculos, al igual que de la cresta neural surgirán las meninges y las glándulas suprarrenales.

Como puedes darte cuenta, cada vez tu bebé tiene más y más órganos y estructuras que son vitales.

Los síntomas más comunes durante esta semana

En la semana 5 todavía puede que no experimentes mayores cambios, lo que es increíble si consideras todo lo que está ocurriendo en tu interior. De hecho, si no habías planeado el embarazo, puede que ni sospeches tu condición.

Sin embargo, hay gestantes que en esta etapa ya tienen muchos síntomas. A continuación te contamos cuáles son los más comunes en esta semana:

  • Retraso de la menstruación. En la mayoría de las mujeres se presenta la ausencia del periodo, siendo esta la primera señal de un posible embarazo. En esta semana las hormonas de la gestación ya están por todo tu cuerpo y han advertido la llegada de la vida; por ello se ha detenido este ciclo.
  • Somnolencia y cansancio. Esto ocurre porque tu cuerpo está concentrado en adecuarse para la llegada del bebé y en ello gasta mucha energía. De hecho, este síntoma se mantiene durante casi todo el embarazo.
  • Náuseas y vómitos. Sí, ciertos olores y comidas empiezan a irritarte y a provocar náuseas y vómitos, lo cual es muy normal. Consumir infusiones de menta o frutos secos puede ser útil. Prueba con diferentes remedios naturales para contrarrestar estos síntomas.
  • Hipersensibilidad en los senos. La sensibilidad en tus senos ha empezado desde la semana 4 y podrá perdurar a lo largo de la gestación. Eso sí, en cada etapa habrán nuevos cambios, como el del color del pezón, la densidad de la piel de la región y el aumento de tamaño.
Semana 5 del embarazo
Es posible que esta sea la semana en la que detectes que el período no llega. La menstruación se detiene para proteger la implantación del bebé en el útero.

Consejos y recomendaciones en la semana 5 del embarazo

Si tus hábitos son nocivos para tu salud y la del bebé, debes eliminarlos ya. El alcohol, el tabaco y las bebidas con cafeína están prohibidas durante la gestación. Trata de sustituirlos por zumos caseros, infusiones que no contengan teína o simplemente agua.

Es recomendable seguir haciendo deporte y manteniéndote en forma. Recuerda que el embarazo no es una enfermedad y no va a ocurrirle nada al bebé si eres cuidadosa. Evita los ejercicios agotadores o que exijan movimientos bruscos.

El yoga prenatal y la natación son prácticas beneficiosas para los músculos y la columna vertebral, además de mejorar nuestra capacidad respiratoria. De la misma forma, pasear y andar rápido vienen muy bien a la hora de relajarse.

Es necesario acudir a los controles

También debes recordar la importancia de acudir a todas tus citas ginecológicas. Solo así podrás estar segura de que el bebé se desarrolla bien y que no existe ningún problema. No temas preguntar a tu médico cualquier tipo de duda que se te plantee con respecto al embarazo y al parto.

Muchas madres primerizas temen el momento de dar a luz, así que no te sientas avergonzada. Es un proceso natural por el que muchas mujeres pasan, así que no creas que nadie te entiende. Cuando tengas a tu bebé entre tus brazos te darás cuenta de que todo ha merecido la pena.

Preguntas frecuentes

Sí, sabemos que de una semana a la otra son muchos los cambios que tendrás que afrontar y esto puede llenarte de dudas. Por ello, queremos ayudarte a resolver algunas de las más frecuentes.

¿Cuáles son los alimentos que no debo consumir?

Esta es una excelente pregunta. En esta etapa es importante la alimentación porque de ella dependerá, en cierta medida, el correcto desarrollo del bebé. También es igual de indispensable alejarnos de ciertos productos, en especial aquellos que no están bien cocidos o lavados.

La listeriosis es una de las enfermedades que podrías contraer a través de la ingesta de la leche sin pasteurizar o de vegetales contaminados que no han sido bien lavados. Esta infección es provocada por la bacteria Listeria monocytogenes y puede producir meningoencefalitis.

Esta bacteria puede pasar al bebé en el útero, así que evita alimentos como los siguientes:

  • Quesos blandos como el feta, el brie y el roquefort.
  • Cualquier derivado lácteo sin pasteurizar.
  • Carnes crudas o poco cocidas.
  • Comida chatarra, como perros calientes y hamburguesas.
  • Postres como el mousse y el tiramisú que contienen huevo crudo.
  • Mariscos crudos.

¿En la semana 5 puede darse un falso positivo en la prueba?

Aunque las pruebas caseras o de farmacia suelen tener un margen de error, en esta semana tu cuerpo ya estará con buena cantidad de hormonas, así que las probabilidades de tener un falso positivo son muy bajas.

No obstante, lo más recomendado para salir de la duda es hacerte una prueba de sangre, la que te dará un resultado concreto y certero. En esta prueba se mide la concentración de la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH), capaz de detectarse en un laboratorio en cantidades pequeñas.

¿Qué hago con mis mascotas si recién descubro el embarazo?

El mayor miedo de las mujeres que tienen mascotas son las posibles infecciones que se contagian a través de ellos. En específico, el temor es sobre la transmisión de la toxoplasmosis.

Debes saber que puedes contagiártela, pero no es regla que ocurra. Si tienes gatos que usan arena sanitaria es mejor que encargues la labor de limpieza a otra persona y te hagas chequeos frecuentes de serología, pero estar embarazada no indica que debas deshacerte sí o sí de tus peludos.

Además, las mujeres que han tenido antes toxoplasmosis de forma asintomática y poseen anticuerpos, no tienen por qué preocuparse. Es por esto que se suelen rastrear de rutina las inmunoglobulinas frente al microorganismo para que el médico sepa el riesgo real de la gestante. Si ya la tuviste, no contagiarás a tu bebé.

La semana del sí, ¡estoy embarazada!

Como lo mencionamos antes, si sospechas que podrías estar embarazada en esta semana, ya tendrás una confirmación de casi el 100 %. Las hormonas de la gestación están por todo tu cuerpo y tu bebé, que por ahora es un embrión, ya se encuentra instalado en el útero, donde se desarrollará durante los próximos meses.

Es importante que tus hábitos de vida se enfoquen en sacar adelante a esta nueva vida. Así que es tiempo de revisarlos y dejar los que pueden ser nocivos para él, reforzando aquellos que contribuyen a su bienestar, como el ejercicio y la sana alimentación. Recuerda que la salud mental también es muy importante.

Te podría interesar...
Semana 6 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Semana 6 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Durante la semana 6 del embarazo suceden cambios muy importantes en el desarrollo del bebé y en tu cuerpo. Conócelos y disfrútalos.



  • Carmen López-Sánchez, Virginio García-López, José Mijares, José Antonio Domínguez, Francisco M. Sánchez-Margallo, Ignacio Santiago Álvarez-Miguel, Virginio García-Martínez. GASTRULACIÓN: PROCESO CLAVE EN LA FORMACIÓN DE UN NUEVO ORGANISMO. Revista ASEBIR. Junio 2013. Vol. 18. Núm, 1. Disponible en: https://revista.asebir.com/gastrulacion-proceso-clave-en-la-formacion-de-un-nuevo-organismo/
  • J.A. de León, J. Santolaya. El saco vitelino y su contribución al desarrollo del saco amniótico antes de las 6 semanas de gestación: a propósito de un caso de aborto retenido. Prog Obstet Ginecol 2003;46(12):568-70. DOI: 10.1016/S0304-5013(03)75951-2
  • Juan Pablo Rodríguez-Auad. Panorama de la infección por Listeria monocytogenes. Rev Chilena Infectol 2018; 35 (6): 649-657. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/pdf/rci/v35n6/0716-1018-rci-35-06-0649.pdf
  • Rita Sánchez Lombana, Martha Patricia Couret Cabrera, Doris Ginorio Gavito, Alfredo Nodarse Rodríguez, Niobys Sánchez Ramírez, Irina Soler Guibert, Ortúzar Chirino, Ana Mary Sanabria Arias, Ramón Alberto Peña Abreu. Toxoplasmosis y embarazo. Revista Cubana de Ginecología y Obstetricia 2012;38(1):99-106. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/gin/v38n1/gin12112.pdf