Semana 3 del embarazo

Durante la semana 3 del embarazo ya ha comenzado el proceso de la división celular que genera el blastocito, conjunto de 58 células con información genética de ambos progenitores.

Durante la semana 3 del embarazo es probable que todavía no seamos conscientes de nuestro estado. Aun así, ya habrá comenzado el proceso de división celular generando el blastocito, un conjunto de 58 células con información genética de ambos progenitores.

El tubo neural ha comenzado a desarrollarse, sirviendo como base de la estructura que origina el sistema nervioso central. Su formación es tremendamente importante en este proceso, ya que de existir alguna anomalía, la supervivencia del futuro bebé estaría en peligro.

Los cambios van a seguir prolongándose durante la tercera semana, aunque es posible que todavía tardes un poco en experimentar la sintomatología básica.

También es probable que el resultado sea negativo en un test de embarazo. De ser así no desesperes: es algo que puede pasar, al igual que una pequeña hemorragia durante el primer mes de gestación.

¿Qué ocurre durante la semana 3 del embarazo?

Durante la semana 3 del embarazo el embrión “informa” a la glándula pituitaria de su existencia para que se desactive el ciclo menstrual. Esto se consigue gracias a la producción de una de las hormonas más importantes del embarazo: la hormona gonadotrofina coriónica humana.

Esta hormona se encarga de mantener altos los niveles de estrógenos y progesterona, fundamentales para el correcto desarrollo del bebé. También ayuda a que el útero mantenga el recubrimiento de las paredes, lo cual es necesario para evitar el desprendimiento del feto.

Es imprescindible acudir al médico cuando se está embarazada.

De la misma manera, estimula el desarrollo de la placenta mientras el líquido amniótico empieza a aumentar dentro del blastocito. Esta sustancia lo protegerá durante todo el proceso de gestación.

“Sentirte gorda dura nueve meses, pero la alegría de convertirse en madre dura para siempre”

–Nikki Dalton–

El corazón del bebé empieza a latir

El corazón del bebé comienza a latir en la semana 3 del embarazo. El órgano en esta etapa es todavía un grupo de células musculares que se encargan de controlar los latidos del embrión. Durante las próximas semanas distribuirán el oxígeno y el alimento que necesitará el bebé.

Puede parecer increíble, pero el pequeño corazón ya es capaz de tener unas 150 pulsaciones por minuto, el doble de las que posee un adulto. Hasta la semana 27 serán casi imperceptibles para el oído humano, pero a partir de la semana 12 ya podrán oírse gracias al estetoscopio del médico.

Algunas mujeres afirman que durante esta etapa ya notan una mayor salivación y alteraciones del gusto, así como irritabilidad y cansancio. Otras, por el contrario, aseguran que hasta semanas posteriores no experimentan ningún cambio. Cada embarazada es distinta, al igual que cada proceso es diferente.

¿Qué medidas debo tomar a partir de la semana 3 del embarazo?

Es recomendable comenzar a eliminar hábitos nocivos, como el tabaco o el alcohol. Lo mismo ocurre con el consumo de cafeína, que puede alterar el ritmo cardíaco del bebé. Es importante que a partir de ahora no pienses solo en tu comodidad, sino también en la de la criatura que llevas dentro.

Disminuir una actividad que nos resulta placentera puede ser complicado, pero piensa que no solo tu salud está en juego. La manera en que afrontes estos próximos meses será fundamental para definir el buen o mal desarrollo del feto.

Tomar ácido fólico durante el embarazo es necesario para el correcto desarrollo del feto.

Empieza a tomar ácido fólico

Si bien es cierto que es recomendable empezar a tomarlo entre 3 y 6 meses antes del embarazo, no importa si se comienza después. Hay muchas mujeres a las que el embarazo les pilla por sorpresa y no han podido planear con antelación ciertos preparativos.

Consumir ácido fólico previene problemas del tubo neural como la anancefalia y la espina bífida. Además, nos ayuda a sentirnos mejor con nosotras mismas y nos obliga a comer verduras, frutas y legumbres. Estos alimentos, además de ser una gran fuerte de esta vitamina, son imprescindibles en cualquier dieta.

No dejes de lado el ejercicio

Muchas madres dejan de hacer deporte por el simple hecho de estar embarazadas. Creen que de alguna forma el ejercicio físico puede dañar al feto, lo cual es erróneo. Durante la gestación es más que recomendable mantenerse activas.

Existen incluso clases específicas en los gimnasios ideadas para mujeres embarazadas. Practicar yoga prenatal o pilates es muy recomendable no solo para nuestra salud física, sino también mental.

Acude con regularidad a las citas médicas

Ahora más que nunca es necesario que acudas a tus citas con el médico. Además de informarte sobre tu salud y la de tu bebé te realizará diversas pruebas para evitar cualquier tipo de problema que pueda surgir.

No olvides que el embarazo no es una enfermedad. A no ser que exista algún riesgo específico o que así lo recomiende el ginecólogo, se puede hacer una vida completamente normal. Tener un bebé es un proceso natural que la gran mayoría de mujeres ha experimentado, así que procura no agobiarte.

Categorías: Etapas del embarazo Etiquetas:
Te puede gustar