Ventajas del yoga prenatal en el embarazo

Leticia · 29 septiembre, 2017

Si estás embarazada y quieres realizar actividades físicas buenas para ti y para tu bebé, no te pierdas el yoga prenatal. Consigue el máximo nivel de conexión con tu cuerpo y mantente activa durante el embarazo. Si quieres saber todo lo que el yoga prenatal puede hacer por ti y tu bebé, a continuación.

El yoga es una práctica que consigue juntar control postural y respiratorio, aumentando la flexibilidad, la concentración y la gestión emocional de quien lo practica.

Cuando hablamos de embarazo, también hay lugar para el yoga. El denominado yoga prenatal procura aplicar los principios del yoga tradicional a esas mujeres en estado de gestación que requieren un espacio de tranquilidad y una conexión a nivel corporal y emocional.

En el embarazo se producen cambios muy grandes en tu cuerpo. Además, a los cambios físicos hay que añadir el vaivén emocional que se produce por culpa de la explosión de hormonas. El yoga puede darte la solución que buscas para llevar lo mejor posible todos estos cambios.

¿Cuándo puede hacer yoga una embarazada?

El yoga es una práctica altamente recomendable en cualquier momento de la vida. Actualmente se imparte esta disciplina en niños, madres con bebés, adultos y ancianos.

Se puede hacer yoga prenatal desde el primer día, aunque está  recomendado empezar a partir del tercer mes de gestación. Esta recomendación surge para asegurar la implantación del embrión. Además, es sabido que el estado físico de la madre mejora a partir del segundo trimestre.

A partir de ahí, puedes acudir a sesiones de yoga prenatal hasta el final del embarazo, siempre y cuando no tengas ningún tipo de complicación y te consideres capaz de hacerlo.

Es recomendable hacer ejercicios durante el embarazo

Ventajas del yoga prenatal

  • Favorece un espacio para compartir con otras futuras mamás. Cuando la sesión se realiza en grupos de mujeres embarazadas, puedes compartir tus dudas y experiencias sobre el embarazo con ellas. Así te sentirás más comprendida y acompañada.
  • Es ejercicio físico y mental. Durante el embarazo vas a tener que luchar contra momentos de altos niveles de ansiedad y, sobre todo, mucho, mucho cansancio. El yoga te ayudará a encontrar un momento de calma mientras realizas los ejercicios y activas todo tu cuerpo.
  • Ayuda en el control respiratorio. Durante las posturas de yoga, también llamadas asanas, ejercerás el control en tu propia respiración, lo cual te ayudará a rebajar tu nivel de ansiedad.
  • Promueve la liberación muscular. El aumento de peso te puede ir condicionando en los movimientos, haciéndote sentir que cada vez te cuesta más moverte. El yoga implica liberación y relajación muscular, activando aquellas zonas que se mantienen en tensión excesiva.

Las dos piezas más importantes del equipamiento que necesitas para hacer yoga son tu cuerpo y tu mente

-Rodney Yee-

  • Ayuda a integrar el peso extra con posturas equilibradas. Al ir practicando yoga, vas acomodando las posturas al peso de tu bebé, que crecerá cada día más.
  • Favorece la gestión emocional. Con el yoga te centrarás en el aquí y el ahora, consiguiendo relativizar, gestionar, y comprender tus estados de ánimo, sentimientos y emociones. Es una válvula de escape.
  • Consigue una conexión profunda con tu bebé. Concentrarás toda tu atención en tu propio cuerpo, en tu respiración y en lo que sientes. Tu bebé y tú entraréis en una intensa conexión a través de tu cuerpo.
  • Aumenta la flexibilidad. Esta última ventaja la notarás sobre todo en el momento del parto, ya que articulaciones, tendones y músculos trabajarán a tu favor al haber sido ejercitados previamente.
Un embarazo sano y feliz pasa por realizar ejercicio y actividades como el yoga prenatal.

Consejos finales sobre yoga prenatal

Es cierto que existen muchas formas de realizar sesiones de yoga, puedes realizarla sola en casa siguiendo un tutorial vía on line o leyendo un manual. Sin embargo, nosotros te recomendamos acudir con un monitor especializado en yoga prenatal. Así podrás estar segura de que estás en manos expertas.

Además, te ayudará a relacionarte con más gente que estará en tu misma situación. El comprometerte con las clases te permitirá cambiar de aires y te obligará a salir de casa para realizar una actividad física reconfortante. Encontrarte con otras embarazadas en tu misma situación te ayudará a concienciarte mejor de tu estado y de los cuidados que necesitas.

Si no sabes si acudir o no a sesiones de yoga prenatal, consulta con tu médico sobre el estado de tu embarazo y la posibilidad de iniciarte en este mundo. En caso de que no te ponga ningún obstáculo, siempre puedes acudir a una clase a modo de prueba. Siempre hay una primera vez para todo. Si hasta ahora no habías realizado yoga, tal vez es porque hasta ahora tampoco habías estado nunca embarazada.