¿Qué daños provoca el tabaco en el embarazo?

El daño que causa el tabaco en la salud no está en discusión.  Se trata de un problema sanitario que genera un alto número de enfermedades crónicas en el mundo. Pero, ¿sabemos qué daños provoca el tabaco en el embarazo?

Una mujer que fuma y desee quedar embarazada debe estar consciente de que logrará aumentar su fertilidad si abandona el vicio. Hecho que se dice fácil, pero que no lo es.

Un vicio por años arraigado es difícil de abandonar, pero con la ayuda apropiada de la pareja, psicólogos, médico tratante y la decisión de traer al mundo a un niño sano es posible dejar de fumar.

De igual manera una mujer fumadora que esté embarazada debe conocer los riesgos que implica para ella, pero sobre todo para su bebé, continuar fumando a lo largo de los nueve meses que dura la gestación.

El cigarrillo es un vicio que afecta los pulmones y altera la sangre en la mujer. La nicotina y el monóxido de carbono se introducen en el torrente sanguíneo causando a la larga enfermedades cardiovasculares, cardiacas y afecciones pulmonares graves.

Cuando la mujer está embarazada la nicotina invade el cordón umbilical, cerrando el espacio por el que se transporta el oxígeno al feto. También la placenta de la mujer y el líquido amniótico se llenan de nicotina. Si hacemos el ejercicio visual es como si el niño estuviera flotando dentro de una bolsa cargada de nicotina, que en ocasiones supera en 15% las concentraciones presentes en el torrente sanguíneo de la madre.

El cáncer de pulmón y garganta son enfermedades asociadas directamente al consumo de tabaco. Cuando una mujer está embarazada estos riesgos se duplican. Pues ya no solo está en peligro la salud y vida de la mujer fumadora, también la de su hijo.

беременная-бросает-курить

Una historia real sobre los daños que causa el tabaco durante el embarazo

Laura pasó todo su embarazo fumando. Fumaba en los días de mayor estrés y ansiedad hasta dos cajetillas. El vicio por el cigarro fue más fuerte -en su caso- que la voluntad y la motivación a favor de su salud y la de su hijo.

Su bebé nació prematuro, tuvo un bajo peso y una talla pequeña. Pasado el tiempo su bebé creció muy lentamente y presenta hasta la actualidad problemas de talla y peso.

Actualmente el hijo de Laura tiene 6 años y parece de 4. Pese a que es un niño muy despierto e inteligente, tiene problemas de asma y alergias asociados al consumo de tabaco durante el embarazo. Laura aún expone a su hijo al humo del tabaco. Por lo que es probable que una vez crezca el niño, tienda a repetir el comportamiento de su madre.

Daños que provoca el tabaco durante el embarazo

Retrasos en el crecimiento

Como ilustramos en la historia de Laura. Los niños de madres fumadoras presentan problemas de tamaño y peso que podrían arrastrar luego de nacidos si la madre no deja de fumar, pues, la nicotina también va a parar a la leche materna.

Nacimientos prematuros

Las mujeres que fuman tienen más riesgo de tener un embarazo prematuro. En los casos más graves podrían presentar abortos espontáneos, embarazo ectópicos e incluso, si los niveles de nicotina en la sangre son elevadísimos el niño podría nacer si vida.

2

Problemas respiratorios

Como consecuencia de los altos niveles de nicotina y monóxido de carbono presentes en el cuerpo de la madre y los conductos por los que el bebé se alimenta y respira (cordón umbilical) los bebés nacen con más probabilidades de presentar problemas de asma y alergias.

En casos más graves los bebés podrían nacer con los pulmones no maduros. Es decir, sin el desarrollo óptimo para que puedan respirar por sí mismos, siendo sometidos a hospitalizaciones y la asistencia con respiradores hasta que superen la crisis.

Problemas de aprendizaje

Los niños de madres fumadoras pueden presentar trastornos de aprendizaje como hiperactividad o déficit de atención. Estudios indican que los niños que han nacido en un ambiente donde se tolera el hábito del tabaco son más propensos a ser fumadores en su vida adulta.

Un hecho curioso y al mismo tiempo de reflexión. Durante el embarazo, los niños presentan síntomas de estrés, ansiedad y abstinencia similares a los que tiene la madre fumadora.

Es importante que cuides la vida de tu hijo, incluso antes de concebirlo. Pide colaboración a quienes te rodean para dejar de fumar y comprométete con tu bienestar y el de tu familia. El trabajo de dejar el cigarro, pese a que para algunos es difícil, valdrá la pena.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar