La donación del cordón umbilical después del parto, ¿cómo se hace?

Yamila Papa · 1 septiembre, 2018
Cada vez son más las mujeres que deciden donar el cordón umbilical luego del nacimiento de su hijo. ¿Sabes cuál es la finalidad de esta práctica?

No hace mucho tiempo que los médicos instan a las madres a realizar la donación del cordón umbilical después del parto. Esto se debe a los descubrimientos más recientes en lo referente a las células madre, que son capaces de salvar muchas vidas. A continuación, profundizamos sobre los aspectos principales de este tema tan importante.

Por qué se usa el cordón umbilical tras el parto

Tras el nacimiento del bebé, ese ‘conductor’ que le ha mantenido con vida durante toda la gestación suele desecharse. Sin embargo, hoy se sabe que el cordón umbilical tiene sangre rica en células estaminales —más conocidas como ‘madres’—. Se trata de las mismas que en la médula ósea se encargan de generar glóbulos rojos y blancos y también plaquetas.

Las células madre pueden ser trasplantadas a aquellas personas que sufren de leucemia y no consiguen donantes de médula ósea. En la mayoría de los casos, los pacientes son niños, ya que el contenido de sangre es de alrededor de 80 mililitros; esto es suficiente para personas que pesen menos de 40 kilos.

Lo mejor de todo es que el porcentaje de éxito en el tratamiento es de alrededor del 90%. El motivo es que la sangre del cordón umbilical exige una menor compatibilidad con quien la recibe, ya que los linfocitos que contiene son más ‘inmaduros’ en cuanto a inmunología se refiere.

Sin embargo, esto no quiere decir que sean de mala calidad, sino todo lo contrario. Las posibilidades de rechazo con el receptor se reducen drásticamente.

El cordón umbilical se suele cortar justo después del parto.

Cómo realizar la donación del cordón umbilical después del parto

Como primera medida, la madre debe someterse a unos análisis de rutina durante el embarazo, con el objetivo de descartar enfermedades transmisibles. Cuando el médico aprueba la donación —que es totalmente indolora— la mujer debe firmar su consentimiento por escrito de dicha práctica.

Los datos de la donante se introducen en un registro informático, pero son absolutamente confidenciales. Es decir que nadie sabrá el nombre de la madre. Es bueno saber que, en el caso de que no pueda usarse en un paciente, la sangre del cordón umbilical se empleará con finalidades de investigación.

“El cordón umbilical tiene sangre rica en células estaminales, más conocidas como ‘madres’. Son las mismas que en la médula ósea se encargan de generar glóbulos rojos y blancos y también plaquetas”

Luego del parto, ya sea natural o por cesárea, el procedimiento para utilizar el cordón es muy sencillo. Además, no conlleva ningún sufrimiento ni peligro para el bebé o para la madre.

Cómo se extrae el cordón umbilical

La donación del cordón umbilical después del parto no implica ningún riesgo para el bebé.

Después de que pasan al menos tres minutos desde el alumbramiento, personal de maternidad u obstetra realiza la sección o punción del cordón, como sucede con todos los recién nacidos. En el caso de partos múltiples, se esperará hasta que nazcan todos los bebés para realizar el procedimiento.

Para poder donarlo, es fundamental que se retire el cordón umbilical antes de que la madre expulse la placenta que aún está en el útero. Tras ello, se desinfecta con una solución de yodo o alcohol y se canaliza uno de los vasos sanguíneos para que la sangre caiga en lo que se conoce como ‘bolsa de recogida’.

Además, se seccionan unos dos centímetros del cordón, que se colocan en un recipiente especial y se usan para estudios posteriores. Cuando es expulsada la placenta, se repite la operación para poder recoger la sangre del interior del tejido.

Toda la muestra se envía a un banco de sangre especial, se procesa y se conservan las células madre a 196° bajo cero. Podrán utilizarse en cualquier paciente que lo necesite mediante una transfusión que reemplace las células madres enfermas del receptor.

Para poder utilizar la donación del cordón umbilical después del parto, es fundamental que al bebé se le realice un examen clínico en el momento y que se repita, de forma opcional, a los tres meses. El pediatra es quien se encarga de estos controles.

Sin dudas, se trata de una decisión muy personal que debe ser pensada por la madre junto con su pareja o en solitario. La donación del cordón umbilical después del parto puede salvar vidas y no supone ninguna complicación ni peligro para el bebé ni en la parturienta. ¡Es un acto de amor y completamente altruista!