¿Qué hacer si mi bebé llora siempre de noche?

Naí Botello 20 agosto, 2018
Llega la noche y el bebé ya tiene cubiertas todas sus necesidades, pero entonces comienza a llorar sin ningún motivo aparente. ¿Cuál es el motivo de su llanto y qué se puede hacer para calmarlo?

¿Qué hacer si mi bebé llora siempre de noche? Esta pregunta resulta muy común para muchos padres que ven con demasiada frecuencia que, al final de la tarde o entrada ya la noche, los bebés comienzan a inquietarse más de lo normal y sin ningún motivo aparente.

Luego de revisar que el bebé no tiene hambre, no necesita un cambio de pañal, no tiene frío ni ningún dolor, ¿por qué llora tan desconsoladamente?

Existen algunas teorías que pueden ilustrar qué es lo que le pasa al bebé. Además, saberlo nos dirá cómo podemos calmarlo para impedir que esta situación sea cada vez menos recurrente. No te pierdas estas consideraciones que traemos para ti.

¿Por qué lloran los bebés en la noche?

Los bebés lloran para expresar sus necesidades. Prácticamente, es el único medio de comunicación del que pueden valerse para hacernos saber que algo no está bien. Los factores principales que alteran su estado de calma son el hambre, el frío, la necesidad de contacto o algún malestar físico.

Sin embargo, dependiendo de la edad del pequeño, los motivos de su llanto varían. Esto ocurre en el caso de los bebés de pocos meses, que durante la noche tienden a llorar desconsoladamente sin que haya un motivo lógico aparente.

Sobre este fenómeno, algunos expertos lo relacionan con la teoría de la ansiedad al anochecer. Se alega que, efectivamente cuando el niño estaba en el vientre de la madre, las horas en las que se encontraba más agitado era cuando entraba ya la noche; aunque parezca curioso, los niños, antes de nacer, también tenían ciertos hábitos que ahora les cuesta soltar.

De esta consideración se desprende que el bebé pueda sentirse frustrado al tener que estar quieto o dormir, cuando ya tenía dentro del vientre materno ciertos horarios en los que estaba más activo, o si vale la palabra, despierto.

Si no sabes diferenciar los distintos tipos de llanto del bebé, evalúa si tiene hambre, frío o algún síntoma que pueda indicar alguna enfermedad.

Duración y consecuencias de este hábito

Para que te tranquilices, lo primero que debes saber es que esta etapa es totalmente pasajera. Suele durar no más de un par de meses; desde luego, va menguando y tornándose intermitente.

Otro de los aspectos importantes que debes conocer es que los períodos de llanto también suelen ser cortos. Nunca durarán más de 40 minutos y, de hecho, existen algunos trucos que te pueden ayudar para que el niño se calme.

“Los factores principales que alteran el estado de calma del bebé son el hambre, el frío, la necesidad de contacto o algún malestar físico”

Con respecto a las consecuencias para el bebé vinculadas al llanto nocturno, los pediatras alegan que si notamos con detenimiento la forma del llanto del pequeño, notaremos que lo hace con tanto desconsuelo que literalmente parecen gritos de molestia.

En efecto, eso es lo que está haciendo el niño; está desahogando lo que los pediatras llaman una ansiedad acumulada, producto de todas las nuevas experiencias y aprendizajes que van acumulando durante el día, sumado a los nuevos cambios de hábito en su nuevo entorno fuera del útero. Entonces, llorar con tanta fuerza los ayuda a drenar y relajarse.

Recomendaciones para calmar el llanto del bebé

Debes saber que el bebé irá controlando poco a poco sus propios tiempos para calmarse y dejar de llorar. Desde luego, no se recomienda que lo dejes llorar, pero que apliques trucos para calmarlo puede o no que funcionen. Dependerá del día, la edad del bebé y su estado de ánimo.

¿Qué hacer para que el bebé se tranquilice?

Sin embargo, puedes intentar probar uno de estos trucos para que logren sentirse bien y dejar de llorar:

  • Cárgalo y mécelo lentamente mientras le hablas de forma calmada y suave. Esta acción reconforta mucho al bebé, pero no debe prolongarse por más de 3 minutos. Transcurrido ese tiempo, debe volver a su cuna.
  • Puedes dejarlo llorar en su cuna, pero siempre que no lo haga por más de 4 o 5 minutos. Al desahogarse, se sentirá tranquilo y podrá dormir placenteramente.

Como recomendación final, es importante que sepas que no debes asumir que el llanto de tu bebé durante las noches se debe a la teoría de la ansiedad. Una vez que lo atiendas y estés consciente de que están cubiertas todas sus necesidades de que está bien, podrás quedarte con el consolándolo y entendiendo que esta acción será solo una etapa pasajera.

Te puede gustar