Semana 31 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

A pesar de que todavía es pronto para el nacimiento del bebé, sus pulmones cada vez están más preparados para el momento del nacimiento. ¿Sabías que es probable que esté girando para ponerse de cabeza?
Semana 31 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 28 julio, 2021.

Última actualización: 28 julio, 2021

En la semana 31 del embarazo tu bebé será capaz de captar y percibir muchos estímulos. Siempre y cuando mantengas tus visitas médicas al día, no hay nada de qué preocuparse.

El desarrollo de los órganos del bebé está casi completo. Gracias a la concentración de grasa subcutánea se hace más notorio su color rosa en la piel.

Cada vez se hace sentir más con su pataleo. Es que quiere salir al mundo. Se siente más estrecho el útero y necesita estirarse. Tú no eres ajena a esa sensación. También quieres que el bebé salga y poder acunarlo entre tus brazos.

Desarrollo del bebé en la semana 31 de embarazo

En estos momentos tu bebé mide alrededor de 40 centímetros y pesa unos 1700 gramos. Diríamos que se asemeja en tamaño a un coco.

¡Seguro que ya has empezado a sentir más patadas! A medida que el feto crece se tiene que adaptar a la forma de tu útero. Intentará ubicarse de cabeza para poder salir por la vía natural. El proceso de giro es progresivo y en la mayoría de las gestaciones ocurre entre la semana 28 y la 32. Así que puede que lo estés atravesando justo ahora.

En la semana 31 pueden verse muchas partes del bebé.
Muchos de los avances en el cuerpo de tu bebé pueden verse a través de un ecosonograma.

Sistema urinario

En esta semana el sistema urinario del bebé continúa trabajando. Sus riñones filtran la sangre y eliminan los restos a través de la orina, que va parar al líquido amniótico. Es importante que tu médico monitoree la cantidad de este líquido amniótico mediante las ecografías. Para cada semana hay un valor adecuado y considerado normal.

¿Por qué es importante esto? Pues porque puede presentarse exceso de líquido, conocido como polihidramnios. Podría ser que el bebé no esté tragando la cantidad suficiente o que haya una obstrucción gastrointestinal que requiera atención.

De otro lado está el oligohidramnios, es decir, menor cantidad de líquido amniótico de la que debería. Suele indicar que el bebé no está orinando lo suficiente. Esto puede sugerir un problema en los riñones o en las vías urinarias.

Otros avances del bebé

Es normal pensar que dentro de tu útero no existen demasiados estímulos para el bebé, pero lo cierto es que ya su cerebro está desarrollado como para percibirlos. Apenas nazca, escuchará tu voz y la recordará.

El vérnix caseoso ha disminuido un poco respecto a las anteriores semanas, pero se mantendrá hasta el nacimiento y un poco más para proteger su delicada piel. Además, ya ha acumulado una buena cantidad de grasa subcutánea para regular la temperatura cuando salga del útero.

Los síntomas más comunes durante la semana 31 de embarazo

Tu peso sigue subiendo, aunque puede que el resto de las semanas que quedan no sea demasiado el cambio. Esto no quiere decir que tu bebé no esté creciendo de forma adecuada, sino que la fase más importante de crecimiento de volumen ya ha sucedido. Ahora falta la maduración.

También es probable tengas un poco de leche materna ya saliendo de tus senos. Es normal y este líquido se denomina calostro. Este de color amarillo y contiene anticuerpos maternos e inmunoglobulinas que protegen al recién nacido. Así lo confirman estudios.

En la semana 31 del embarazo es común que se presenten otros síntomas, como los siguientes:

  • Fatiga: si sientes cansancio en exceso, quizás exista algún problema con tu hemoglobina. Coméntaselo a tu médico de confianza en la próxima consulta para que te indique los estudios correspondientes.
  • Problemas para dormir: el insomnio es común en la semana 31. Si los síntomas se presentan con demasiada frecuencia deberías acudir al médico.
  • Trastornos respiratorios del sueño: investigaciones señalan que la falta de descanso, así como el sobrepeso, causan este tipo de afecciones. Se presentan hasta en un 50 % de los embarazos en el tercer trimestre.
  • Inflamación de la vulva: este es uno de los síntomas que se presentan por el aumento del flujo sanguíneo en todo el organismo.

Consejos y recomendaciones en la semana 31 de embarazo

Siempre es necesario acudir a la consulta prenatal, en especial cuando te encuentras en la fecha cercana a tu parto. El médico necesita evaluar cómo evoluciona tu bebé.

A estas alturas las consultas pueden hacerse cada 3 o 4 semanas, pero todo depende de cómo haya ido el resto del embarazo y de las características particulares del bebé. Nunca debes dejar de ir a tus citas con el obstetra, a pesar de que te sientas bien.

¡Combate la ansiedad!

En esta semana la presión por el parto puede generar ansiedad, lo que incrementa el insomnio. Como lo hemos mencionado, hasta cierto punto sentirse así es normal, pero no es necesario conformarse con estas sensaciones negativas.

Estudios indican que el estrés y la ansiedad pueden afectar negativamente el peso del bebé. Por ello, la idea es que identifiques cómo puedes quitar esa sensación. Entre las opciones que puedes considerar está el yoga.

Esta es una disciplina de origen indio que busca el bienestar psicofísico de las personas. Artículos señalan que resulta muy útil practicarlo a lo largo del proceso de gestación, cuando inicia la labor de parto y en el posparto. Conseguirás disminuir la ansiedad y el estrés.

Si empiezas a realizar yoga podrás tener también beneficios físicos. Esto se debe a que incluye diferentes ejercicios de relajación que pueden mejorar tus dolores de espalda y de pelvis. Además, ayuda a controlar la respiración, lo que será muy útil con la nueva posición del bebé.

Estudios diagnósticos

Sin importar que el médico esté planificando contigo una cesárea o un parto natural, es probable que te solicite algunos estudios de laboratorio. Estos sirven para valorar la salud de ambos y para tenerlos a la mano en caso de una emergencia.

Entre los más comunes a realizar en esta semana 31 de embarazo, si no te los han hecho ya, están la hematología completa (conteo de glóbulos rojos y hemoglobina) y el ecosonograma.

Preguntas frecuentes en la semana 31 de embarazo

A continuación contestamos algunas dudas que sabemos pueden presentarse en esta etapa del embarazo, independientemente si eres madre primeriza o ya tienes otros hijos.

1. ¿Puedo hacer ejercicio regular?

En la semana 31 pueden realizarse algunos ejercicios.
Algunos ejercicios de poca intensidad podrían ser excelentes en esta semana.

Depende del tipo de actividad física que quieras hacer. Estudios señalan que, a menos que exista alguna contraindicación por parte de tu médico, puedes hacer deporte de bajo impacto o incluso realizar actividades en el hogar. Es cuestión de tener creatividad.

2. ¿Me pueden hacer radiografías?

Solo cuando sea necesario. En los 9 meses de embarazo es probable que en algún momento presentes algún problema médico que requiera una radiografía (como una fractura o una neumonía).

Por fortuna, este método emite poca radiación y existen maneras específicas de proteger a tu bebé durante la captura de las imágenes.

3. ¿Puedo conducir?

Siempre y cuando tengas los cuidados adecuados, sí. Debes hacerlo a una velocidad prudente y ajustarte el cinturón de seguridad alrededor de la barriga (nunca sobre ella).

Semana 31 del embarazo: poco a poco se acerca la fecha esperada

En la semana 31 del embarazo sí que está más cerca la fecha deseada. Solo faltan alrededor de dos meses para recibir al nuevo miembro de la familia.

Si ya sabes el sexo y su nombre, conviene comenzar el armado de la habitación de tu bebé para que se sienta como en casa desde el primer día. ¡Aprovecha el proyecto con tus seres queridos!

Te podría interesar...
Semana 32 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Semana 32 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

La semana 32 del embarazo es un momento excelente para pasarlo en familia, mientras observas el desarrollo de tu bebé. Aquí te contamos más.



  • Maldonado-Durán M, et al. Cambios fisiológicos y emocionales durante el embarazo normal y la conducta del feto. Perinatol Reprod Hum 2008;22:5-14.
  • Schapira I. Características del desarrollo humano perinatal. Un método para la evaluación del sistema nervioso joven. Rev Hosp Mat Inf Ramón Sardá 2004;23(2):59-69.
  • Antonio González-González, Roberto Rodríguez-González, Beatriz Herrero-Ruiz. Ecografía en obstetricia. An Pediatr Contin. 2009;7(1):39-44. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-anales-pediatria-continuada-51-pdf-S1696281809704500
  • Protocolo: Polihidramnios en gestación única. Clínic Barcelona Hospital Universitari.
  • Arroyo-Cabrales, L. El calostro: un buen inicio en la vida. Perinatología y Reproducción Humana. 2010. Volumen 24, Número 4 pp 219-220
  • Arranz Betegón Á, García Moliner M, Montenegro Nadal G, Camacho Sáez A, Parés Tercero S, Goberna Tricas J, et al. La influencia del estrés o ansiedad de la gestante en el peso fetal o neonatal: revisión bibliográfica. Matronas Prof. 2017; 18(2): 69-77
  • Coca-Camín I. El yoga en el embarazo y en la preparación para el nacimiento. Matronas Prof. 2008; 9(3): 21-27
  • F. Mata, I. Chulvi, J. Roig, J.R. Heredia, F. Isidro, J.D. Benítez Sillero, M. Guillén del Castillo. Prescripción del ejercicio físico durante el embarazo. Revista Andaluza de MEdicina del Deporte. Vol. 3. Núm.2 . pág. 68-79.