Cómo evitar la retención de líquidos durante el embarazo

En este post te diremos cómo evitar la retención de líquidos durante el embarazo y aprender a lidiar con ese problema.

Durante la dulce espera muchísimas cosas cambian en una mujer; la barriga crece, las caderas se ensanchan y hacia el tercer trimestre es posible sufrir de hinchazón en algunas partes del cuerpo, lo que sin duda genera ciertos malestares

La retención de líquidos en el período de gestación es un fenómeno que también se le conoce como edema.

Un edema no es más que la acumulación de líquidos en los tejidos y que por lo general se manifiesta con la hinchazón de pies y tobillos, además de una sensación de pesadez, fatiga y cansancio persistente que ocasiona molestias en las embarazadas.

Los efectos de la retención de líquidos se experimentan más hacia el final del día.

Estos síntomas suelen presentarse con mayor frecuencia entre el quinto y sexto mes de embarazo en adelante, y comúnmente se acentúan en los días posteriores al parto, esto debido a que parte del peso que gana una embarazada en la etapa final es líquido.

La retención de líquidos durante el embarazo es considerada, por los especialistas, como una manifestación normal en esta etapa, no es un motivo para alarmarse, aunque siempre es necesario estar atenta a lo que ocurre en nuestro cuerpo.

La hinchazón de piernas y tobillos suele desaparecer cuando se guarda el debido reposo, pero en algunos casos se puede presentar en cara y manos.

Es necesario prestar especial atención e inmediatamente consultar con el ginecólogo puesto que este es uno de los signos de la preeclamsia, una de las enfermedades más comunes en el embarazo.

Causas de la retención de líquidos durante el embarazo

líquidos 1

Las causas de la retención de líquidos durante el embarazo pueden variar de acuerdo a cada mujer.

Lo importante es tener la mayor información posible y conocer qué la genera con el fin de contrarrestar sus efectos. A continuación describimos algunos de los principales causantes:

  • Cambios hormonales: durante el embarazo ocurre un desequilibrio hormonal en el organismo y ello propicia la retención de líquidos. Ocurre un aumento de los niveles de  progesterona en la sangre, lo que provoca que los vasos sanguíneos viertan más líquido sobre los tejidos.
  • Condiciones ambientales: el calor o humedad excesiva puede propiciar que una persona retenga líquido en su cuerpo, mucho más si se está embarazada.
  • Actividades físicas: estar mucho tiempo de pie o pasar mucho tiempo sentada en la oficina o en viajes largos pueden causar la retención de líquido.
  • Ingesta de sal y sodio: el consumo de alimentos altos en sal y sodio también genera que el cuerpo retenga líquido y la posterior hinchazón de las extremidades inferiores.
  • Ropa y calzado no apropiado: el usar prendas de vestir demasiado ajustadas, así como zapatos de tacón muy alto suelen generar fatiga y presión en piernas y pies.
  • Medicamentos: algunos fármacos como antihipertensivos y antidepresivos pueden fomentar la aparición de molestos edemas.
  • Factores orgánicos: si se padece de algún trastorno renal o cardíaco es posible experimentar con mayor frecuencia la retención de líquidos.

En estos casos es especialmente recomendable mantener informado al médico sobre la manifestación de los síntomas.

Cómo evitar la retención de líquidos

líquidos 2

  • Haz ejercicios moderados. Una corta caminata diaria o nadar mejora notablemente la circulación.
  • Controla tu peso. Evita tener sobrepeso, ingiere alimentos sanos y balanceados. Elimina de tu dieta los snacks salados y todas aquellas cosas que sean demasiado procesadas.
  • Ingiere alimentos ricos en potasio y bajos en sal. Productos como el plátano, las espinacas, la piña y el calabacín contribuirán a la eliminación de líquidos del cuerpo a través de la orina. Las legumbres y verduras no deben faltar en la dieta de una embarazada.
  • Ropa y calzado idóneo. Lo más apropiados es vestirse y calzarse de forma cómoda y holgada.
  • Bebe agua. Tomar la cantidad de agua recomendada por tu médico es una de las mejores cosas que puedes hacer, pues ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo. Mantenerse hidratada durante el embarazo es fundamental.
  • Masajes. Pídele a tu pareja que te haga un masaje en las zonas en las que se manifiesta la retención de líquidos. Aplicar crema o un gel frío con suaves movimientos aliviará tus piernas, tobillos y pies y contribuirá con la expulsión de líquidos.
  • Eleva tus piernas. Recostarse en la cama con las piernas elevadas y apoyadas en la pared es una solución para disminuir las molestias de los edemas, lo ideal es hacerlo entre quince y veinte minutos.

Sigue estos tips y le dirás adiós a la hinchazón extrema.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar