Las mejores cremas para la dermatitis atópica en niños

Las cremas son la primera opción de tratamiento para la dermatitis en niños. Por esto, es fundamental conocer sus funciones e indicaciones correctas.

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 18 Enero, 2021.

Última actualización: 18 Enero, 2021

La enfermedad atópica es la patología cutánea inflamatoria y crónica más común. Por ello, mediante cremas para la dermatitis atópica en niños se intenta reestructurar la piel.

Es decir, la barrera protectora de la piel se encuentra defectuosa y no cumple de forma correcta las funciones que debe ejercer. Suele comenzar en la infancia y se la asocia con otros trastornos de la inmunoglobulina E (IgE), como la rinitis alérgica, el asma y las alergias alimentarias.

¿Qué es las dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una forma específica de eccema que se presenta con piel seca, lesiones eccematosas y liquenificación. A su vez, conforma la tríada atópica (dermatitis atópica, rinoconjuntivitis alérgica y asma), que puede comenzar de forma simultánea o sucesiva en la llamada “marcha atópica”.

Esta enfermedad suele afectar la calidad de vida de quienes la padecen y de sus familiares. En consecuencia, los niños no solo se ven afectados por el estigma social de una enfermedad cutánea que es visible, sino que la intensa picazón característica de la patología puede desencadenar traumatismos en la piel y alteraciones del sueño.

Lee también: Síntomas de la dermatitis atópica infantil

Las mejores cremas para la dermatitis atópica en niños

Las cuatro premisas principales del tratamiento involucran evitar los desencadenantes, el cuidado diario de la piel, la terapia antiinflamatoria y otras modalidades complementarias. El manejo de una exacerbación de eccema requiere tratamiento del especialista, a menudo, en forma de cremas con diferentes componentes funcionales.

Además del tratamiento tópico, el eccema agudo o crónico severo, en la mayoría de los casos, requiere medicamentos inmunosupresores sistémicos o fototerapia.

Emolientes y cremas humectantes para la dermatitis atópica en niños

El cuidado de la piel todos los días incluye la aplicación de crema humectante dos veces al día. Incluso, el emoliente se absorbe de manera más eficiente al colocarlo después de las duchas o los baños.

Los humectantes y emolientes se deben aplicar de manera generosa para contribuir a evitar la pérdida de humedad y resecamiento de la piel. Además, las cremas y ungüentos son más eficientes en la humectación de la piel en comparación con las lociones.

En la elección de los emolientes se deben priorizar los neutros, sin color, sin fragancia y sin conservantes o alérgenos, que tengan gran potencial de sensibilización para la humectación de todos los días. Se les recomienda a los pacientes atópicos comprar emolientes de marcas económicos y aprovechar que sus envases son más grandes.

Esteroides tópicos

Los corticoesteroides tópicos deben colocarse antes que el emolientes y son los agentes de primera línea en el tratamiento de los brotes agudos de dermatitis atópica de acuerdo a una revisión publicada en The Journal of Allergy and clinical inmunology.

Gracias a sus acciones antiinflamatorias, antiproliferativas e inmunosupresoras, controlan de manera eficaz los brotes de la enfermedad atópica. A su vez, existen diferentes potencias que varían de baja a alta y en diversas concentraciones, dosis y preparaciones.

Las cremas con corticoesteroides se aplican en áreas enrojecidas, con picazón o inflamadas de la superficie cutánea antes de la colocación de la crema humectante.

Los posibles efectos secundarios locales de el uso prolongado de los corticoesteroides tópicos incluyen los siguientes:

  • Estrías.
  • Petequias.
  • Telangiectasia.
  • Adelgazamiento de la piel.
  • Atrofia.
  • Acné.

Quizás te interese: Cuidados de la dermatitis atópica en los niños

Inhibidores de la calcineurina para la dermatitis atópica en niños

Los inhibidores de la calcineuria también han demostrado ser eficaces y seguros para el tratamiento de la enfermedad atópica en niños. A su vez, los efectos adversos locales más comunes de los inhibidores de la calcineurina son ardor e irritación de la piel que, a menudo, mejoran con el uso continuo.

Dos de los más conocidos son el tacrolimus y el pimecrolimus, que se utilizan tanto para el tratamiento de los brotes agudos como para la terapia de mantenimiento de dermatitis atópica. No obstante, los efectos secundarios de los corticoides no se presentan con el uso de los inhibidores de calcineurina y esto contribuye a realizar tratamientos todos los días durante periodos más prolongados.

Inhibidores de la fosfodiesterasa

El uso de ungüentos con crisaborol ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos como opción terapéutica de la enfermedad atópica de leve a moderada en mayores de 2 años en diciembre de 2016.

El ungüento de crisaborol al 2 %, se aplica dos veces por día. Además, sus indicaciones son para disminuir la severidad del eccema y la picazón. Incluso, posee alta eficacia y seguridad en este aspecto. Los efectos adversos más habituales son el dolor local, dermatitis y picazón.

La dermatitis atópica infantil y el seguimiento con el médico

La utilización adecuada de los fármacos tópicos es imprescindible para disminuir la posibilidad de desarrollar efectos adversos. Con respecto al uso de corticoides de alta potencia, el riesgo de supresión del eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal es bajo. Sin embargo, el riesgo puede incrementar con la utilización prolongada y el uso en niños con una relación mayor superficie corporal-peso.

Por esto, se recomienda siempre acudir al médico especialista, quien se encuentra capacitado para indicar el correcto tratamiento para realizar y también para dar las indicaciones necesarias al respecto.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Dermatitis atópica en niños: Cómo prevenir los brotes

Hablaremos sobre la dermatitis atópica, el origen y síntomas de esta patología y cómo se pueden prevenir los brotes en los niños.



  • Krakowski AC, Eichenfield LF, Dohil MA. Management of atopic dermatitis in the pediatric population. Pediatrics. 2008 Oct;122(4):812-24. doi: 10.1542/peds.2007-2232. PMID: 18829806.
  • Lee JH, Son SW, Cho SH. A Comprehensive Review of the Treatment of Atopic Eczema. Allergy Asthma Immunol Res. 2016 May;8(3):181-90. doi: 10.4168/aair.2016.8.3.181. PMID: 26922927; PMCID: PMC4773205.
  • Akdis CA, Akdis M, Bieber T, Bindslev-Jensen C, Boguniewicz M, Eigenmann P, Hamid Q, Kapp A, Leung DY, Lipozencic J, Luger TA, Muraro A, Novak N, Platts-Mills TA, Rosenwasser L, Scheynius A, Simons FE, Spergel J, Turjanmaa K, Wahn U, Weidinger S, Werfel T, Zuberbier T; European Academy of Allergology and Clinical Immunology/American Academy of Allergy, Asthma and Immunology. Diagnosis and treatment of atopic dermatitis in children and adults: European Academy of Allergology and Clinical Immunology/American Academy of Allergy, Asthma and Immunology/PRACTALL Consensus Report. J Allergy Clin Immunol. 2006 Jul;118(1):152-69. doi: 10.1016/j.jaci.2006.03.045. Erratum in: J Allergy Clin Immunol. 2006 Sep;118(3):724. PMID: 16815151.
  • Siegfried EC, Jaworski JC, Kaiser JD, Hebert AA. Systematic review of published trials: long-term safety of topical corticosteroids and topical calcineurin inhibitors in pediatric patients with atopic dermatitis. BMC Pediatr. 2016 Jun 7;16:75. doi: 10.1186/s12887-016-0607-9. PMID: 27267134; PMCID: PMC4895880.
  • Paller AS, Tom WL, Lebwohl MG, Blumenthal RL, Boguniewicz M, Call RS, Eichenfield LF, Forsha DW, Rees WC, Simpson EL, Spellman MC, Stein Gold LF, Zaenglein AL, Hughes MH, Zane LT, Hebert AA. Efficacy and safety of crisaborole ointment, a novel, nonsteroidal phosphodiesterase 4 (PDE4) inhibitor for the topical treatment of atopic dermatitis (AD) in children and adults. J Am Acad Dermatol. 2016 Sep;75(3):494-503.e6. doi: 10.1016/j.jaad.2016.05.046. Epub 2016 Jul 11. Erratum in: J Am Acad Dermatol. 2017 Apr;76(4):777. PMID: 27417017.

Graduada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (2013). Realizó la especialidad en Dermatología y Medicina Estética avalada por la UBA. En 2016, realizó el Posgrado de Auditoría Médica en la Universidad Catolica (Argentina). Ha participado en Congresos internacionales en Dermatologia Pediatrica, Dermatología clínica y Medicina estética y manejo de láeres y luz pulsada intensa. Se perfeccionó realizando cursos de estomatología, dermatoscopía, dermatología oncológica, dermatología quirurgica y urgencias dermatológicas. En Argentina lleva adelante su consultorio particular y ejerce su profesión en un Centro médico hace mas de 5 años. Actualmente, además, se encuentra colaborando con medios digitales.