6 remedios caseros contra la acidez estomacal de los niños

Te vamos a enseñar una serie de remedios naturales para reducir la acidez estomacal en los niños. Así, podrás contribuir a su bienestar y mejorar el descanso nocturno.
6 remedios caseros contra la acidez estomacal de los niños
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 07 diciembre, 2021

Los niños también pueden sufrir acidez estomacal y a veces, esto es consecuencia del reflujo gastroesofágico. Dicha patología aparece cuando el esfínter del esófago no es del todo competente y los alimentos o los líquidos contenidos en el estómago regresan hacia él. De esta manera, se genera una sensación de malestar, quemazón e incomodidad.

Si bien la acidez es un síntoma típico de la edad adulta, los pequeños también llegan a desarrollarlo ante determinadas circunstancias. Por ejemplo, cuando contraen a la bacteria Helycobacter pylori.

Lo primero que hay que tener claro es que conviene acudir al pediatra ante los primeros indicios de acidez estomacal, pues las causas posibles son varias y es necesario identificarlas para ofrecer los cuidados apropiados. Revertir esta situación cuanto antes es fundamental para prevenir los cambios irreversibles en el epitelio del esófago.

¿Qué hacer para mejorar la sensación de acidez estomacal en los niños?

dolor abdomen colico nino abdominal flatulencias cara fruncida incomodo gases

Para intentar aliviar las molestias de la acidez estomacal en los niños es mandatorio realizar ciertos cambios en la dieta y en algunos hábitos de la vida cotidiana. A continuación, te los compartimos.

1. Evitar los alimentos irritantes

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Current Opinion in Gastroenterology, es fundamental evitar los alimentos picantes y los grasientos, así como también las bebidas con gas y con cafeína. Cabe destacar que el chocolate también puede provocar cierta irritación gástrica y empeorar las molestias, por lo que conviene restringir su ingesta.

2. Disponer del tiempo suficiente para comer

Comer a las apuradas favorece la ingesta de mayor cantidad de alimento y de aire. Esto se traduce en porciones más abundantes y una sensación de pesadez posprandial.

Por eso, es conveniente tomarse el tiempo para sentarse a la mesa, introducir en la boca bocados pequeños y de forma pausada. De esta manera, se mastica adecuadamente el alimento y se facilita la digestión posterior.

3. No acostarse justo después de cenar

Es importante no irse a dormir inmediatamente después de la ingesta y dejar pasar un par de horas para que el estómago se vacíe por completo. Sobre todo, luego de una ingesta copiosa, pues su digestión tiende a ser aún más lenta.

4. Dormir con la cabecera elevada

Asimismo, resulta una buena alternativa acostarse con el torso ligeramente elevado. De este modo, se dificulta la subida de los alimentos por una simple cuestión de gravedad, lo que alivia enormemente la sintomatología. Incluso, si el pequeño se apoya sobre su lado izquierdo, el descanso es aún mejor.

5. Mantener la casa libre de humo

Por otra parte, es necesario evitar fumar dentro de la casa o cerca del niño, pues el humo del tabaco ha demostrado incrementar la incidencia del problema. En general, los efectos nocivos de este tóxico afectan a la salud del fumador y de quienes lo rodean.

6. Usar prendas de vestir holgadas

También resulta conveniente evitar la ropa ajustada, ya que la presión que se ejerce sobre el abdomen estimula el ascenso de los alimentos a través del esófago. Esto ocurre, principalmente, cuando el esfínter es poco competente.

El sobrepeso, un factor predisponente para el reflujo en los niños

Niña con sobrepeso u obesidad.

Además de las pautas comentadas, es importante poner en práctica la actividad física como parte de la estrategia de adopción de hábitos saludables.

Por un lado, el sobrepeso y la obesidad son factores que empeoran la acidez, pues el exceso de grasa abdominal presiona el estómago y favorece al reflujo. Por otro lado, el sedentarismo se asocia a ciertos cambios en el metabolismo y en la alimentación, que se relacionan directamente con estas molestias gástricas.

¿Cuándo acudir al médico?

Podría ser normal que el niño sufra puntualmente acidez estomacal tras una comida pesada y picante. Sin embargo, este síntoma no debería repetirse de manera regular, pues esto podría indicar la presencia de alguna alteración en la función digestiva.

En cualquier caso, cuando los síntomas no mejoren con estas medidas será preciso acudir al médico. El especialista podrá recomendar el tratamiento farmacológico adecuado para combatir el problema de base y mejorar la calidad de vida del niño. No obstante, siempre que sea posible se deberán priorizar los remedios naturales frente a los medicamentos.

La acidez estomacal en niños es un problema que hay que tratar

Como has visto, los niños también pueden sufrir acidez estomacal y este padecimiento muchas veces tiene solución. Lo mejor es atacar la causa del problema para evitar que reaparezca al cabo de un tiempo. En esta línea, es importante promover el control del peso, optimizar la dieta y adoptar hábitos de vida más saludables.

Por otra parte, es fundamental evitar la presencia de tóxicos en el hogar, sobre todo cuando están los niños en él. Respirar el humo del tabaco resulta muy perjudicial, no solo a nivel estomacal, sino también a nivel pulmonar y sistémico.

Te podría interesar...
4 remedios caseros para la acidez estomacal durante el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
4 remedios caseros para la acidez estomacal durante el embarazo

La acidez estomacal durante el embarazo se puede combatir si se ponen en marcha una serie de remedios caseros.



  • Sethi, S., & Richter, J. E. (2017). Diet and gastroesophageal reflux disease: role in pathogenesis and management. Current opinion in gastroenterology33(2), 107–111. Disponible en: https://doi.org/10.1097/MOG.0000000000000337
  • Ness-Jensen, E., & Lagergren, J. (2017). Tobacco smoking, alcohol consumption and gastro-oesophageal reflux disease. Best practice & research. Clinical gastroenterology31(5), 501–508. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.bpg.2017.09.004