Recetas con calcio para el niño

El calcio es el mineral que interviene en la formación de los dientes y los huesos y es el responsable de cuán saludables estos puedan ser. Así mismo participa en el funcionamiento del sistema nervioso central y la transmisión de los impulsos nerviosos, la contracción de los músculos, la regulación de los latidos del corazón y la coagulación de la sangre.


El calcio también ejerce como el estimulante de las enzimas para que estas conviertan los alimentos en la energía necesaria para que el organismo realice sus funciones metabólicas.

Una deficiencia de calcio desde la niñez puede causar deformidades óseas y padecimientos como la osteoporosis y el raquitismo.

Por su importancia en el desarrollo de tu pequeño hoy te ofrecemos algunas recetas con calcio recomendadas para niños menores de dos años después que hayan pasado los seis meses de lactancia.

Papilla de aguacate y arroz

El aguacate es una fruta rica en calcio. Su consumo de manera natural es delicioso; pero si a tu niño no le gusta siempre puedes incluirlo como ingrediente de alguna receta. A continuación te la mostramos.

iStock_000009971983Medium_wide

Ingredientes:
1 rodaja de aguacate maduro
2 cucharadas de arroz cocido con abundante agua que esté bien blando (el arroz debe estar cocinado con sal)
Sofrito de tomate maduro con aceite, sal, ajo y cebolla

Modo de preparación:
Antes de hacer la papilla de aguacate debes preparar el sofrito de tomate maduro. Para ello, sigue estas indicaciones.

Dentro de un machacador echa 2 dientes de ajo, 2 rodajas finas de cebolla, ¼ de ají verde y una pizca de sal. Machaca esto hasta que las especias se desintegren.

En una sartén echa un tomate previamente lavado, pelado y cortado en dados pequeños (deberás desechar las semillas) y agrega las especias. Ponle la cucharada de aceite recomendada y deja que esto se cocine a fuego lento por algunos segundos.

Es importante que revuelvas el sofrito y no lo pierdas de vista.

Cuando veas que el tomate se ha marchitado retira la sartén del fuego y deja que se refresque.

Pasados algunos minutos, cuando ya el sofrito haya perdido calor, échalo dentro de una batidora, añade también las 2 cucharadas de arroz cocido y el aguacate.

Comienza a batir hasta que veas que todos los ingredientes se han mezclado. Cuela la papilla y sírvesela a tu pequeño.

Si a tu hijo no le importan los grumos (cosa difícil en niños pequeños), en vez de usar una batidora puedes optar por aplastar los ingredientes con un tenedor.

Receta de natilla tutifruti

0111

Para el postre dejamos una natilla tutifruti nutritiva y deliciosa. Es una fuente de calcio muy buena para tu hijo, sobre todo si es de los que rechazan el biberón y la leche.

Si quieres proveerle a tu pequeño una fuente de calcio natural extra además de la leche y la maicena incluye entre los ingredientes una gran variedad de frutas.

Ingredientes:
1 cucharada de maicena natural
1 vaso de leche de vaca
Batido de frutas (según la estación y las que tengas a mano en tu país) manzana, jugo de mandarina, piña, cerezas, uvas, jugo de naranja, fresas, guanábana, mango, melón, pera, platanito, papaya…

Modo de preparación:
Disuelve la maicena en la leche y pon la mezcla en un recipiente al fuego. Mantente revolviendo para evitar que la maicena se asiente en el fondo y se pegue.

Cuando la leche se ponga gorda baja el recipiente del fuego y deja que se refresque un poco.

En una batidora echa las porciones de frutas que tengas a mano y ponlas a batir hasta que se desintegren. Es importante que el batido quede sumamente espeso que al colarlo sea difícil que pase por el colador.

Cuando tengas el batido de frutas colado sirve la natilla en un recipiente amplio y añádele el batido de frutas. Las porciones deben quedarte equivalentes, es decir, si tienes un vaso de natilla debes añadir un vaso de batido de frutas.

A continuación toma una cuchara y, suavemente, vete revolviendo el preparado; pero evita que la natilla y las frutas se mezclen por completo. Con esto solo perseguimos que los dos ingredientes se hagan como una ensalada en la que aun estando juntos puedan verse por separados.

Lleva la receta al refrigerador y déjala que se enfríe por algunas horas. Luego, sírvesela a tu niño.

Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar