¿Cómo quitar una astilla a un niño?

Las astillas en los niños suelen ser accidentes muy frecuentes. Si bien tienden a ser heridas superficiales, es bueno saber cómo manejarlas.
¿Cómo quitar una astilla a un niño?
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 12 febrero, 2023

Quitar una astilla a un niño puede parecer un procedimiento fácil para realizar en los hogares. No obstante, se deben conocer los recaudos que hay que tomar tanto antes como después de hacerlo. El tipo de material de la astilla, el plan de vacunación del niño y la profundidad de la herida son algunas de las consideraciones necesarias para no recurrir al médico.

¿Qué es una astilla?

Una astilla es un diminuto pedazo de algún material, como metal, vidrio o madera, que se incrusta por debajo de la capa más superficial de la piel. Son las más frecuentes en niños, de acuerdo con estudios publicados por la American Journal of Surgery. La composición de la astilla es lo que va a determinar la reacción de los tejidos propios de la piel. De hecho, algunos materiales tienden a ser más alérgicos y tóxicos que otros.

En ocasiones, se puede proceder a quitar la astilla fácilmente, pero otras veces se deberá requerir de la ayuda de un médico especialista.

¿Es peligroso quitar una astilla a un niño?

Lo principal en el momento de la herida, es evaluar la gravedad de la lesión y si será posible quitar la astilla al niño en el hogar. En algunos casos, suele ser tan profunda que requiere de manejos y cuidados mayores.

Es importante tener conocimiento o documentación sobre el estado de vacunación del niño contra el tétanos para evitar futuras complicaciones. Este es una infección provocada por bacterias que ingresan al torrente sanguíneo a través de heridas recientes y que puede llegar a ser mortal.

Algunas consideraciones previas para quitar una astilla a un niño

Lo más importante es mantener la calma ante estas situaciones, debido a que lo más probable es que el niño se encuentre nervioso y se queje de dolor o molestia. Asimismo, es esencial actuar con la mayor rapidez posible. Cuanto antes se quite la astilla, más rápido se acabará el mal momento y se evitará algún otro mal. Incluso, se puede recurrir a la colaboración de alguien para que entretenga o distraiga al niño mientras se procede con la extracción.

Pasos a seguir para quitar una astilla a un niño

Los cuerpos extraños deben ser removidos lo antes posible para evitar que provoquen una infección o inflamación. De hecho, las espinas, la madera u otros elementos deben ser eliminados rápidamente, mientras que el vidrio, el plástico y el metal pueden descartarse con mayor tiempo.

  • Realizar una correcta limpieza de la zona de la astilla con agua y jabón. No se debe hacer demasiada presión ni fricción en la antisepsia.
  • Insensibilizar la zona para evitar molestias y dolor en el niño. Para esto, se puede utilizar hielo envuelto en un paño y apoyarlo durante un tiempo en el área.
  • Luego de esterilizar una pinza de depilar con alcohol, se la utiliza para intentar agarrar la punta distal de la astilla y jalar de la misma hacia afuera. Esto debe ser realizado con cuidado para poder extraer el cuerpo extraño por completo.
  • Si pudo retirar la astilla por completo, se debe proceder a limpiar con agua y jabón nuevamente la zona. Sin embargo, en caso de ser muy profunda se debe recurrir a una aguja.
  • Mediante una aguja, que de manera previa haya sido esterilizada con alcohol, se puede intentar llevar hacia afuera la astilla.
Si las astillas son eliminadas de manera incompleta, pueden causar complicaciones como infección, inflamación, formación de granulomas y reacciones tóxicas.

¿Cuándo recurrir al médico?

Si bien las heridas por astillas suelen ser superficiales y se pueden manejar de manera fácil y rápida en el hogar, existen casos que requieren la intervención del médico. Algunas de las recomendaciones de la American Academy of Dermatology Association para considerar la atención médica son las siguientes:

  • Se encuentra incrustada en lo profundo de la piel.
  • Es muy grande.
  • No es fácil de quitar.
  • Su localización es en el ojo.
  • La astilla se ha roto y parte de ella continúa dentro de la herida.
  • Presencia de supuración, inflamación o intenso dolor.

La importancia de la asepsia para quitar una astilla a un niño

Las heridas por astillas en los niños son lesiones habituales y comunes. Lo esencial es saber cómo curarla y cómo eliminar el agente externo sin ocasionar infecciones bacterianas secundarias. La antisepsia y la desinfección, de manera previa y posterior al procedimiento, evita que la herida se infecte y se pueda complicar. En caso de dudas, siempre se debe consultar con el médico de cabecera.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.