¿Quiénes son los huérfanos digitales?

Agetna 29 junio, 2016

Los huérfanos digitales son los hijos de los padres que prestan más atención a los beneficios que les ofrece la tecnología que a sus propios niños. Son adultos que sacrifican el tiempo en familia y la atención a sus pequeños para estar más tiempo navegando en internet, chateando con personas al otro lado del mundo que solo conocen de manera virtual, jugando, estudiando o buscando información.

Los huérfanos digitales de este tiempo tienen casa, comida, ropa, zapatos… reciben atención médica y son llevados a la escuela; sin embargo, carecen de cariño y apego. Sus padres, aunque presentes físicamente, se les puede considerar como ausentes.

Sobre esas familias te hablaremos en el presente post.

Las familias de los huérfanos digitales

Los familiares de los huérfanos digitales comparten características comunes. Entre ellas podemos citarte:

  • Les dedican mucho tiempo a las redes sociales
  • Si sus hijos son lo suficientemente mayores como para usar las tecnologías no pocas veces se comunican con ellos por el chat, aun cuando todos estén en casa
  • No se desconectan de internet ni para conversar un asunto serio con sus niños
  • Prefieren delegar todas las tareas que tienen para con sus menores a otras personas: la abuela, una cuidadora, una repasadora que les ayude con las tareas escolares…, etc.

Consecuencias de ser un huérfano digital

Como te habrás dado cuenta los huérfanos digitales son víctimas de sus padres. El hecho de sentirse ignorados, menospreciados, mal atendidos y cambiados por las tecnologías los conduce a:

  • El desarrollo de una baja autoestima y la falta de confianza en sí mismos
  • Sentirse desmotivados
  • Tener bajo rendimiento escolar
  • Aislarse, mantener poco roce social y a encerrarse en su habitación cuando están en casa
  • Preferir el silencio antes que el diálogo
  • Sentir estrés
  • Volverse agresivos o tímidos
  • Confiar en desconocidos, por lo general, personas con las que conectan por internet
  • Tener dificultades para lograr la concentración
  • La tristeza
  • Hacer lo mismo que hacen sus padres: cambiar su vida real por una virtual
Huérfanos digitales

¿Qué hacer para no volver a mi hijo adolescente un huérfano digital?

Para que tu hijo no corra el riesgo de volverse un huérfano digital debes, primero que todo, analizar si verdaderamente las tecnologías te importan más que él. Si no es así, tal y como deseamos que sea y creemos, entonces ¿por qué poner en juego la relación entre ustedes?

Al respecto, te damos algunos consejos.

  • Establece el diálogo cuando estén en casa. Deja el teclado, invítalo a hacer lo mismo y siéntense a conversar sobre cualquier tema, incluso, pueden comenzar hablando de sus amigos virtuales o cualquier otra temática que se relacione con la tecnología. Si ambos son apasionados de ella esta puede ser una buena excusa para entablar una conversación
  • Acuerden horarios para estar juntos: los horarios de comida, por ejemplo. Cuando se sienten a la mesa conversen sobre su día y los asuntos que le compete a la familia
  • Planifica estar un tiempo lejos de los dispositivos electrónicos, aunque sea unas horas
  • Dense cariño mutuo. Si desde pequeñito no le enseñaste a ser cariñoso ni fuiste apegada con él ahora de mayorcito te va a ser un poco difícil lograr la empatía entre ustedes. Pero nunca es tarde. Si se quiere, se puede
  • Utiliza el móvil para comunicarte con él solamente cuando no puedas estar a su lado
huerfanosdigitales2.jpg.imgw.1280.1280

  • El uso y el abuso de los dispositivos electrónicos puede convertirse en una adicción. Tú que sabes los peligros para la salud que causan las adicciones tienes el deber de hacer todo por cambiar tu vida y ayudar a tu hijo a que no se vuelva también dependiente
  • Compartan las tareas domésticas a la misma vez y conversen cuando cada quien haga lo suyo
  • Busquen una afinidad mutua que quede fuera de cualquier aparato electrónico y acuerden un momento para hablar sobre ella y compartirla. En este caso puede ser una afición como la numismática, la filatelia; o el desarrollo de un arte como la pintura, la música… Mamá, invita a tu hijo a bailar, cantar, bordar, tejer, aprender el arte del ebanista y el alfarero… dile que te enseñe a montar patines, muéstrale tú cómo perfeccionar la técnica de hacer bailar el trompo… pasatiempos y oficios para aprender hay miles. Cualquiera de ellos, va a servirles para despegarse de las tecnologías y estar juntos.
Te puede gustar