¿Qué hacer si mi bebé se ha dado un golpe en la cabeza?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 8 enero, 2019
En la etapa en que los hijos son todavía bebés, las caídas y los golpes en la cabeza suelen ser frecuentes. Hay que recordar que pueden ser muy delicados, entre otras cosas porque la cabeza del niño todavía se está formando.

Los impactos en la zona craneal ocurren con frecuencia durante la infancia temprana. A menor edad, se perciben como más delicados. Seguramente ya te has preguntado: ‘¿Qué hago si mi bebé se ha dado un golpe en la cabeza?’

Los doctores dicen que la cabeza de los bebés se termina de formar entre los 8 y los 19 meses. Este es el lapso de tiempo en donde se cierra la parte superior de la cabeza, espacio donde los huesos craneales no se han sellado.

No obstante, y aunque existen riesgos, es común que los niños se golpeen en esta zona. El poco dominio corporal suele ser la causa principal de los impactos. Para ayudarte, aquí te explicaremos como debes actuar frente a estos sucesos.

Cómo determinar si un traumatismo craneal es grave

El hecho de que la cabeza no se haya cerrado aún no significa que el pequeño esté desprotegido. Esto es algo que debemos entender en primer lugar. Lo segundo es determinar qué es lo que se considera como un factor de riesgo.

Un golpe grave en el cráneo, es aquel que implica un daño cerebral o en la constitución  craneal. En este sentido, ciertamente la población más vulnerable son los pequeños menores de un año.

Qué hacer si mi bebé se ha golpeado la cabeza

No obstante, no cualquier impacto suele tener la fuerza capaz para generar daños graves. De hecho, casi siempre el traumatismo cerebral en niños o bebés es causado por descuido de sus cuidadores. Lo común es un chichón o un hematoma.

El llanto como señal

Como padre o madre, seguramente te preocupes por la intensidad del llanto después de la caída. Pero por el contrario, que el niño llore es probablemente el mejor de los síntomas. Así está demostrando que está respirando.

El llanto nos hace inferir que el pequeño no ha perdido consciencia durante el golpe. A su vez, este es un síntoma de que posiblemente no exista daño a nivel craneal o cerebral. Pero esto no implica que una vez pasado el susto no debas prestar atención y vigilar la evolución.

¿Es cierto que después del golpe el bebé no debe dormir?

Algo hay de cierto en esta práctica ancestral posterior al traumatismo craneal. A nivel médico, el problema no es dormir, sino que el niño demuestre que mantiene su estado de consciencia. Es así, como durante las primeras horas podemos dejar dormir al niño, pero debemos despertarlo cada cierto tiempo. La idea no es que no duerma, sino que cada vez que vuelve a despertar demuestre que está consciente.

Es una especie de prueba. Durante estos periodos verás si su comportamiento es errático o normal. Se espera un  tiempo prudencial para descartar vómitos, mareos o convulsiones.

¿Qué hago exactamente si mi bebé se ha dado un golpe en la cabeza?

La atención debe comenzar desde el momento del accidente y tiene que ser cuidadosa. Lo correcto es sujetar la cabeza del bebé y mantenerla recta. Levanta al niño evitando movimientos bruscos en su cuello. Después, acuéstalo en una superficie y evita por todos los medios agitarlo, ya que no sabes si tiene alguna lesión. Mientras puedes calmarlo y revisar el aspecto de la zona afectada.

Verifica que no hay síntomas propios del daño cerebral durante las primeras 48 horas. Estos son los siguientes: vómitos, desorientación notoria, convulsión, desmayos, sangrado en los ojos o la nariz.

¿Cuándo debo ir al médico?

En principio, la presencia de cualquiera de los síntomas antes mencionados aconseja llevar al pequeño a urgencias. En estos casos, no importa la edad del bebé o del niño.

Cuándo debo ir al médico si mi bebé se ha dado un golpe en la cabeza

Si presenta alguna enfermedad o condición asociada al funcionamiento cerebral, la visita al médico es obligatoria. Lo mismo ocurre con pequeños con deformaciones o condiciones craneales. Por supuesto, si el niño presenta un corte grande o hematoma importante también conviene acudir al especialista.