¿Qué es la candidiasis del pañal?

Gladys · 5 abril, 2017
Descubre a continuación todo lo que necesitas saber sobre la candidiasis del pañal en los bebés.

La candidiasis del pañal es una molestia más común de lo que podríamos imaginar. Pero antes de tocar este tema a profundidad es importante recordar que la piel es el órgano más grande del cuerpo humano.

La higiene de la zona que queda cubierta por el pañal tiene que llevarse muy bien. Es decir, en vista de que la piel de los bebés es muy delicada, tiende a irritarse y lastimarse fácilmente. Esto puede ocasionarle al bebé varias molestias que deben atenderse prontamente.

Tanto niños como adultos tenemos en el cuerpo pequeñas cantidades inofensivas de hongos, como la muy común Candida albicans. Esta prolifera, por lo general, en sitios calientes y húmedos como intestino, boca y genitales.

Aspecto de la candidiasis del pañal

Una irritación o erupción como la candidiasis del pañal afecta la zona de las ingles, los genitales, el ano y el vientre bajo. Esta infección a veces suele ser confundida con dermatitis del pañal.

La diferenciamos porque la candidiasis de pañal es un sarpullido bastante definido. Su apariencia es de un rojo fuerte y vivo.

Algunos de los bordes de los pequeños granos tendrán relieves y pueden, en algunos casos, llegar a presentar un aspecto escamoso cuando está muy irritado.

Causas de su aparición

La candidiasis del pañal.

Al ser el pañal un elemento absorbente que transpira casi nada, y siendo el que almacena la orina y heces de tu bebé, si no se cambia con regularidad, esa zona de nuestro bebé queda más sensible y se infecta.

La temprana administración de antibióticos al pequeño, o si la madre los ingiere durante su período de lactancia, puede originar esta infección. Dado que, al tomar esos medicamentos se destruyen también las bacterias “buenas”, que son las que impiden la proliferación de la cándida.

¿Cómo prevenir la candidiasis?

Ya sabiendo cuales son las causas más frecuentes de la aparición de está infección te mostramos cómo prevenirla:

  • Cambiar el pañal con frecuencia. La mayoría de los pañales de hoy en día absorben impresionantemente, lo que hace que esa zona de tu bebé se mantenga seca. No importa. Apenas tu bebé haya orinado o evacuado, procura cambiar el pañal lo antes posible. Esto hará que se mantenga limpio y seco, evitando que se reproduzcan bacterias.
  • Lava la zona con agua tibia y sécala bien. Si puedes, en vez de toallas húmedas, seca con una toalla suave. Las toallas húmedas no siempre limpian todo correctamente y pueden quedar rastros en la zona de los genitales y ano, a diferencia de cuando el chorro de agua hace que se deslice toda la suciedad.
  • Mantén esa área seca. Después de limpiarlo, sécalo con cuidado, lo puedes dejar unos minutos al aire. No le coloques el pañal hasta que su piel esté bien seca.
  • Cambia la forma en que colocas el pañal. Si compras pañales super-absorbentes, puedes dejarlo un poco holgado para que el aire circule de manera más libre.
  • Déjalo sin pañal unas horas. ¡Calma! No es que vas a salir con él sin pañal. Después de haberlo alimentado, que haya orinado y defecado, puedes lavarlo, secarlo bien y dejarlo sin pañal por unas horas. Esto sin duda asegura que tu bebé esté libre completamente libre de bacterias.

Tratamiento de la candidiasis del pañal

La candidiasis del pañal.

Para asegurarte de si la irritación de tu bebé es o no candidiasis del pañal, lo más idóneo es consultar al pediatra. No intentes aplicar cremas sin saber qué tiene exactamente, ya que podría ser contraproducente.

El tipo de tratamiento más común es la aplicación de una crema o pomada antimicótica, para tratar hongos y bacterias. Cada vez que se cambie el pañal, se debería cubrir con una capa fina de crema para que la zona se oxigene bien.

En caso de que la erupción persista, el pediatra deberá recetarle al bebé una crema con antibióticos y corticosteroides suaves, que harán que finalmente la infección desaparezca.

Con estos consejos que te recomendamos anteriormente y manteniendo la higiene de tu pequeño en esa zona, sin duda, estarás contribuyendo a que tu bebé se mantenga lo más sano posible y libre de la candidiasis del pañal.