¿Qué es la gastrulación?

El ectodermo, el mesodermo y el endodermo son las capas germinales que se desarrollan durante la gastrulación. Estas contienen células madre que darán origen a diversos órganos y sistemas. ¡Te lo contamos!
¿Qué es la gastrulación?
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 21 mayo, 2021.

Última actualización: 21 mayo, 2021

El término gastrulación se utiliza para hacer referencia al desarrollo de las capas germinales embrionarias. Estas son tres y se encuentran muy bien diferenciadas, ya que cada una de ellas contiene células madre capaces de dar origen a órganos y sistemas muy diversos.

Por supuesto, es un proceso natural e indoloro que ocurre en la etapa embrionaria, por lo que en muchos casos sucede antes de que la madre sepa que está embarazada.

Es fascinante por su complejidad y resulta interesante comprender cómo algunas enfermedades -a veces prevenibles- pueden originarse en esta etapa. Si te interesa saber un poco más sobre este tema, te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué es la gastrulación?

La gastrulación ocurre alrededor de la semana 4
La gastrulación da origen a muchas células importantes.

En los inicios del embarazo -alrededor de la cuarta semana- se produce este proceso de forma natural. La gastrulación es vital para garantizar el adecuado desarrollo de todos los tejido del embrión y futuro feto.

Cuando empieza el proceso, se forma una estructura denominada disco germinativo trilaminar. Como su nombre indica, está formada por tres capas: ectodermo, mesodermo y endodermo. Estas darán origen al resto de los tejidos y órganos que formarán al futuro bebé.

¿Por qué es necesario este proceso?

Para entender mejor el propósito de la gastrulación, que no es más que el desarrollo de las tres capas germinales antes mencionadas, es conveniente entender para qué sirve cada una de ellas.

Ectodermo

El ectodermo es la capa más superficial y dará origen a sistemas tan “diferentes” como el cutáneo y el neurológico. Por supuesto, esto es un proceso lento y progresivo, pero en cierto modo explica la relación que existe entre estos dos sistemas.

Según algunos estudios, existen enfermedades caracterizadas por problemas en la diferenciación (es decir, el desarrollo) de las células del ectodermo.

Algunas de ellas son los síndromes neurocutáneos, entre los que destaca la enfermedad de von Riecklenhausen, mejor conocida como neurofibromatosis.

Esta enfermedad tiene varios subtipos. El tipo 1 se relaciona con la aparición de manchas de color marrón “café con leche” en cualquier parte del cuerpo, aparición de tumoraciones cutáneas y problemas en el desarrollo psicomotor.

Mesodermo

El mesodermo es una capa intermedia entre el ectodermo y el endodermo. Dará origen a sistemas tan diversos como el cardiovascular, urogenital y musculoesquelético. También es muy importante para la formación del tubo neural, una estructura vital para el futuro sistema nervioso. De hecho, los defectos del tubo neural son muy bien conocidos por los médicos; algunos de ellos pueden ser incompatibles con la vida.

Según una publicación de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, los defectos incluyen la anencefalia (ausencia de desarrollo de la mayor parte del cerebro) y la espina bífida abierta, un trastorno que requiere resolución quirúrgica.

Por fortuna, muchos de estos problemas pueden ser prevenidos simplemente con la suplementación con ácido fólico. Según la misma fuente, consumir 400 microgramos de ácido fólico puede reducir de forma significativa el riesgo de desarrollar estas enfermedades.

Por tal motivo, son importante las consultas de planificación familiar. Estos suplementos -y los cambios en la dieta para incorporar más ácido fólico en la misma- son efectivos incluso antes de la concepción, mejorando las posibilidades de éxito.

Endodermo

El endodermo es la capa más interna. La progresiva diferenciación de sus células dará origen a algunos órganos del aparato gastrointestinal. También participa en el desarrollo del sistema respiratorio y endocrino.

Embrión mucho después de la gastrulación

¿Se produce algún tipo de síntoma?

La gastrulación es un proceso natural y no se asocia con la aparición de ningún síntoma durante el embarazo. Además, como sucede en las primeras semanas de gestación, es posible que a esas alturas una mujer ni siquiera sepa que está embarazada.

Diferencias entre gastrulación y neurulación

Durante el desarrollo embrionario se dan varios procesos que pueden confundirse por los términos utilizados. Así, es necesario aclarar la diferencia entre gastrulación y neurulación, dos procesos diferentes.

Como ya hemos comentado, el primero de ellos hace referencia a la diferenciación y el desarrollo temprano de las tres capas germinales principales: ectodermo, mesodermo y endodermo. La neurulación es el proceso de diferenciación del tubo neural, proveniente del mesodermo, y según algunas publicaciones, todavía hay muchas teorías sobre cómo ocurre.

Dicho tubo neural dará origen a las estructuras del sistema nervioso central que, por lo menos de forma inicial, originará el prosencéfalo, el mesencéfalo, el rombencéfalo y la médula espinal.

La gastrulación, un proceso complejo e imprescindible

Sin la gastrulación el ser humano no podría desarrollarse tal y como lo conocemos. El embarazo es largo y fascinante y muchas veces es difícil pensar en la inmensidad de procesos microscópicos que son necesarios para que un ser vivo pueda crecer.

Si estás disfrutando de un embarazo, no es imprescindible que conozcas todos estos términos. Sin embargo, en caso de duda, siempre puedes consultar con tu obstetra de confianza, en especial a lo referido a los diversos trastornos congénitos relacionados a la gastrulación y cómo evitarlos.

Te podría interesar...
De embrión a feto, el milagro de la octava semana
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
De embrión a feto, el milagro de la octava semana