¿Qué es el síndrome de malabsorción en niños?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 7 enero, 2019
El síndrome de mala absorción en niños puede ser el origen de importantes problemas. Es imprescindible tratar esta patología en el menor tiempo posible para evitar que la situación se agrave. Todo empezará con los análisis clínicos adecuados.

Se habla de malabsorción cuando la pared intestinal no consigue captar los nutrientes de los alimentos durante la digestión. El síndrome de malabsorción en niños puede provocar diarrea crónica, anemia, desnutrición, y asociarse a trastornos como la Enfermedad de Crohn, parásitos intestinales o celiaquía, entre otros.

El síndrome de malabsorción puede ser el origen de importantes problemas. Es imprescindible tratar esta patología en el menor tiempo posible, para evitar que la situación se agrave. Todo empezará con los análisis clínicos adecuados.

El cuadro clínico para evaluar las causas del síndrome de malabsorción en niños requiere de información sobre antecedentes médicos y quirúrgicos. Puede tratarse de un padecimiento por una enfermedad de base relacionada a la pared intestinal, a manifestaciones previas o un problema mayor. En cualquier caso, se deben realizar exámenes clínicos para analizar la situación y realizar un diagnóstico adecuado. A continuación, veremos algunas pautas a seguir.

Características del proceso digestivo

El proceso digestivo se ocupa de transformar los nutrientes de los alimentos en pequeñas partículas que derivarán en el torrente sanguíneo por medio de las paredes intestinales. De allí, cada célula del cuerpo recibirá los elementos necesarios para su correcto funcionamiento.

En casos de síndrome de malabsorción en niños, estos nutrientes serán desechados mediante las heces. Si bien un virus pasajero puede provocar diarrea y malabsorción, al hablar de síndrome el problema es otro. Por ello, ante una diarrea prolongada es necesario acudir al pediatra con urgencia.

Los remedios caseros para combatir la diarrea en niños pueden ayudar a paliar sus síntomas.

Síntomas del síndrome de malabsorción en niños

Son dos los signos más evidentes: el dolor abdominal y las deposiciones blandas, muy seguidas y con olor fuerte. Si no se logra tratar adecuadamente, en el medio y largo plazo el niño será propenso a infecciones, fracturas y piel debilitada. Entre otras cosas, porque las defensas del cuerpo se verán notablemente disminuidas.

El síndrome de malabsorción en niños también genera cambios de humor en los pequeños. Es comprensible, ante un malestar prolongado, que el niño se muestre irritable, apático, decaído y somnoliento.

De todos modos, hay que insistir en que los síntomas graves no resultan de un cuadro de dos o tres días. El problema por el que hay que realizar estudios clínicos en carácter de urgente, tiene lugar cuando luego de una semana o diez días, las heces siguen siendo blandas y el dolor abdominal persiste.

Diagnóstico y tratamiento en casos de síndrome de malabsorción en niños

La determinación de las causas de la malabsorción suele ser un proceso tedioso para padres e hijos. En algunos casos se necesita incluso realizar una biopsia intestinal a fin de descartar enfermedades primarias del intestino delgado.

Con todo ello, es posible que confirmar lesiones intestinales por causas bacterianas sin lograr descifrar enteramente los motivos. En cualquier caso, lo primero que el pediatra solicitará dentro de los estudios clínicos será el cultivo de heces, donde entre otras cosas se evalúa la presencia de grasas en las deposiciones.

Diferentes pruebas

Otra prueba posible es el test de Schilling —que se centra en la malabsorción de la vitamina B12— o la prueba del aliento. Esta última determina si el problema reside en una intolerancia a la proteína de la leche (lactosa).

Las pruebas diagnósticas continuarán hasta establecer con la mayor precisión posible las causas de la malabsorción. La ‘prueba del sudor’, por ejemplo, determina si el niño posee fibrosis quística, que desembocaría en la escasez de un grupo de enzimas necesarias para una adecuada digestión.

En casos graves de desnutrición, el niño deberá ser hospitalizado a fin de realizar en la inmediatez todos los análisis y pruebas correspondientes. En tanto no se conozcan las causas, la dieta del niño debe ser estricta, aunque será el pediatra el que determinará si suspender o no los lácteos o qué alimentos podrá ingerir para no empeorar el cuadro de heces blandas.

Dolor de tripa en el bebé, síndrome de malabsorción

Un tratamiento efectivo

Cuando el pediatra determine a qué responde la malabsorción en el niño podrá proceder a recetar un tratamiento. ¿Cuáles pueden ser los resultados de las pruebas médicas en casos de síndrome de malabsorción en niños? Lo más sencillo sería la presencia de un cuadro bacteriano en las paredes intestinales: esto se trata con antibióticos y en pocos días se podrán ver las mejoras.

Otra de las posibles causas y tratamiento de este síndrome es un intestino demasiado activo. Ante este problema, el pediatra recetará medicamentos que contrarresten la actividad intestinal excesiva, de modo que los alimentos tengan tiempo de ser procesados y sus nutrientes puedan ser absorbidos.

En conclusión, el síndrome de malabsorción en niños puede resultar una complicación en la salud de los pequeños si sus causas no son detectadas a tiempo y no se suministra el tratamiento adecuado. Para los casos en que no logran especificarse los motivos de la malabsorción, el camino para evitar la desnutrición es seguir una dieta de alimentos fáciles de absorber.