¿Qué es el reflejo de Babinski?

Astrid Moreira · 13 marzo, 2020
El reflejo de Babinski, en función de su presencia o ausencia a determinadas edades, nos informa de la salud neurológica del bebé.

¿Has escuchado alguna vez hablar de el reflejo de Babinski?. También conocido como reflejo plantar extensor, tiene que ver con una respuesta automática que experimenta el recién nacido al momento de sentir algún tipo de contacto.

Este tiene lugar cuando se frota fuertemente la planta del pie del bebé. En ese momento se produce un movimiento del dedo gordo hacia arriba, justo hacia el empeine. Con lo cual, los otros dedos reaccionan y se abren en abanico.

Naturalmente, el reflejo de Babinski puede presentarse en los niños hasta los 2 años, pero puede desaparecer antes de cumplir los 12 meses. Quiere decir que suele eliminarse justo en el proceso en el que el bebé comienza a gatear y posteriormente a caminar. Es importante estar atentos a que desaparezca antes de los 2 años pues, si no es así, debemos recurrir a nuestro pediatra.

El reflejo de Babinski en un niño mayor de 2 años

Si este tipo de reflejo no desaparece pasados los dos años de edad, podría ser indicio de un posible trastorno en el sistema nervioso central. Si notamos que nuestro hijo continúa con el reflejo de Babinski, debemos consultar con nuestro pediatra para que pueda indicarnos los pasos a seguir y los estudios que deberán realizarse.

Los médicos pueden provocar el reflejo de Babinski con un examen físico. Incluso las madres también pueden percibirlo. Para ello primero deben frotar la parte lateral del pie con un instrumento plano, especialmente diseñado para no causar ningún tipo de dolor o daño en la piel del bebé.

La presión suave o caricia en cualquier parte de la pierna, también puede causar el reflejo, pero el método más efectivo y conocido es la estimulación de la planta del pie. El instrumento debes pasarlo desde el talón hacia adelante, hasta llegar justo a la base de los dedos.

En los bebés recién nacidos, se puede apreciar claramente cómo reaccionan al contacto. Siempre y cuando no se estimule muy suavemente porque, en ese caso, se produciría un reflejo de agarre.

¿Qué respuestas puede provocar la estimulación en el bebé?

reflejo de Babinski 1

Flexión

El bebé responde al estímulo con sus dedos del pie, que se disponen hacia abajo y hacia el interior. El pie comienza a ponerse en posición de eversión (el hueso que forma el talón se aleja de la línea que pasa por el centro del cuerpo). Esta es la respuesta que suele presentarse en adultos sanos libres de reflejo de Babinski.

Extensión

Otra respuesta que puede tener el bebé es la de la extensión. Ocurre una dorsiflexión del dedo gordo del pie y los otros dedos se abren en abanico. Este tipo de reacción se denomina como “reflejo de Babinski positivo”, y es totalmente normal en recién nacidos.

Ambigua

Puede ocurrir una respuesta totalmente ambigua, con flexión de los dedos del pie antes de la extensión. También puede que el reflejo flexor ocurra de un lado, mientras que el dedo del pie permanece quieto del otro lado. En este caso no queda totalmente claro si presenta alguna lesión en el tracto corticoespinal. Por ello es mejor realizarle otros exámenes variantes del reflejo de Babinski.

Condiciones asociadas al reflejo de Babinski

Es importante recalcar que el reflejo de Babinski debería estar presente en niños menores de 2 años. Y, a partir de esta edad, debería desaparecer y ser sustituido por el reflejo flexor.

Si en los primeros 6 meses de edad del bebé no aparece este reflejo, se podría determinar como reflejo de Babinski negativo. Lo cual podría indicar que existen anomalías como la parálisis cerebral o el retraso mental; o menos frecuente, retraso motor.

reflejo de Babinski 2

En niños mayores pueden indicar la existencia de una anormalidad metabólica o estructural en el sistema corticoespinal. Con ello pueden aparecer diversos síntomas como falta de coordinación, dificultad para controlar los movimientos musculares, debilidad y cansancio.

También es posible presentar el reflejo de Babinski en un lado del cuerpo, sin presentarlo en el otro. Esto podría indicar qué lado del cerebro está afectado.

Es muy importante analizar si nuestro bebé reacciona correctamente al estímulo. Y estudiarlo después de que cumpla los 2 años de edad si aún continúa presentando este reflejo. También puedes acudir a tu médico de cabecera para consultarle cualquier tipo de duda que puedas presentar al respecto.

  • OLEA, R. (1951). Los reflejos tendinosos y cutáneos en el recién nacido y el lactante sanos: Ensayo de una sistematización. Revista chilena de pediatría22(11), 505-524.
  • Bonito, R. R. (2012). Evaluación neurológica del recién nacido. Dr. Rogelio Rodríguez Bonito, 451.