¿Qué alimentos favorecen la concentración en los niños?

Corina González · 29 junio, 2018
Los nutrientes presentes en algunos alimentos ayudan al cerebro de nuestros niños, incrementan la concentración y, por ende, su rendimiento en actividades académicas. ¿Conoces cuáles son?

Algunos alimentos favorecen la concentración en los niños; incluirlos en su dieta con rigurosidad sería una excelente contribución con su salud y el aprendizaje.

La concentración es un elemento imprescindible para el aprendizaje, en especial cuando los niños comienzan la escuela; para mantener su cerebro activo, no hay dudas que la prioridad es ofrecerles una buena nutrición. 

El cuerpo humano requiere de nutrientes, vitaminas y minerales para mantenerse sano y desarrollar su potencial físico y mental al máximo. Estos requerimientos son especiales en los niños, ya que están en pleno crecimiento.

Algunas comidas recomendadas por los especialistas favorecen el proceso de concentración, gracias a su alto contenido de nutrientes que podrían ayudar al cerebro a estar más atento y enérgico. Los alimentos ricos en ácidos grasos, proteínas, vitaminas y minerales son los recomendados para incrementar el grado de atención de los pequeños.

¿Cuáles alimentos favorecen la concentración en los niños?

Si quieres que tu pequeño esté cada día más atento, no pueden faltar los siguientes alimentos en su dieta:

Pescado

El pescado, en especial el azul, es una gran fuente de proteínas y minerales; el fósforo es uno de ellos y favorece las conexiones neuronales, pero este también posee altas concentraciones de grasas omega 3 y omega 6, que benefician el sistema nervioso.

Las grasas omega son consideradas esenciales, pues el cuerpo no puede producirlas; por lo tanto, deben incorporarse a través de ciertos alimentos como el salmón, el atún y la sardina. Todos ellos se ubican entre los pescados con más alta concentración de estas.

Huevos

Los huevos son una importante fuente de fósforo, que además incluye dentro de su beneficiosa composición nueve aminoácidos que resultan indispensables para el óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo.

Los huevos son también ricos en colinaotro nutriente fundamental para la memoria y la concentración. Esta ayuda a la comunicación óptima de las neuronas entre sí, además de ser una gran fuente de proteínas y energía.

Los alimentos favorecen la concentración en los niños y complementan su desarrollo de manera integral.

La leche y los derivados lácteos

Ricos en calcio, los derivados lácteos y la leche regulan las funciones nerviosas y proporcionan triptófano, el cual nos ayuda a producir serotonina, un neurotransmisor cerebral esencial.

El yogurt en especial posee una alta proporción de un aminoácido llamado tirosina, que sirve para estimular la producción de neurotransmisores como la dopamina y noradrenalina. Estos actúan en los procesos de concentración y buen funcionamiento de la memoria. Lo mejor del yogurt es que a los niños les encanta.

Frutos secos

Los frutos secos son otra fuente no solo de triptófano, sino también de ácidos grasos omega que ayudan a la concentración de los niños. Además tienen vitaminas, minerales y antioxidantes que los convierten en alimentos perfectos para el funcionamiento neuronal.

Las nueces y los maníes son una gran fuente de nutrientes que estimulan la formación de conexiones entre las neuronas y las protegen, además de ofrecer proteínas y grasas ricas en tiamina. Estas son sustancias que favorecen la concentración.

Aceite de oliva o aguacates

Las grasas monoinsaturadas son las más saludables y las podemos encontrar en el aceite de oliva o en el aguacate; estas ayudan enormemente a la circulación sanguínea del cerebro, mejoran la comunicación entre neuronas y potencian la memoria.

Los aguacates, además de ser fuente de grasas saludables que mantienen el óptimo funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro, poseen también antioxidantes que protegen la memoria, favorecen el aprendizaje y el desarrollo en los niños.

“La concentración es un elemento imprescindible para el aprendizaje. Para mantener el cerebro del niño activo, no hay dudas que la prioridad es ofrecerles una buena nutrición”

Frutas

Las frutas no deben faltar en la dieta de la familia y en especial en la de los niños. Son ricas en fibra, suministran al organismo azúcares sencillos que sirven de nutrientes para el cerebro y tienen pocas calorías.

El plátano es una fruta con grandes cantidades de potasio y manganeso; ambos son de gran importancia en la dieta de los pequeños. Además, contiene vitamina B6, que ayuda a la segregación de norepinefrina y serotonina, neurotransmisores importantes  para la concentración.

Otras frutas, como las moras azules o incluso el cacao consumido de forma moderada, contribuyen al mantenimiento del grado de atención alto; es una relación ganar-ganar, ya que nutren y son deliciosas.

Los cereales y pastas integrales

Los carbohidratos complejos proveen al cerebro de hidratos de carbono, que serán trasformados en glucosa y aminoácidos que, junto a la vitamina B6 —que ayuda el sistema nervioso—, aumentan la producción de serotonina para disminuir el estrés.

Muchas veces, la carencia de alimentos que aporten energía y favorezcan la concentración es asociada al cansancio. Por tal motivo, los que se han citado anteriormente no pueden faltar en las comidas de nuestros pequeños si queremos hijos activos y con buena disposición académica.

Los cereales y los frutos secos se incluyen en los alimentos que favorecen la concentración de los niños.

Aun así, siempre se sugiere tener prudencia con alimentos que, en exceso, pueden provocar un sobreestímulo que entorpecería la concentración del niño, aunque favorecen la obtención de energía.

Debemos también evitar alimentos con mucho almidón o harina de trigo. Esto se debe a que las fluctuaciones rápidas de glucosa en sangre podrían afectar la memoria y el aprendizaje de nuestros pequeños.

Asimismo, es recomendable disminuir el consumo de azúcares y excluir de la dieta las carnes frías, pues poseen nitrito de sodio. Este podría ser el causante de la pérdida de memoria a corto plazo en los niños.

Siempre hay que buscar el equilibrio. Una buena nutrición no solo les da a los pequeños salud a su cuerpo, sino también a su mente; no tengas dudas de que los alimentos favorecen la concentración en los niños y complementan su desarrollo de manera integral.